Translate

16.2.12

Acerca de las varas de medir o el misterioso caso de "las tomas del mundo real"

Suponemos que el que más y el que menos conoce el medio DPreview, un portal de Internet, especialmente popular en el mundo anglosajón, que hace unos años fue adquirido por la tienda online Amazon.
También son conocidas sus pruebas de cámaras, por un lado por lo prolijo de las mismas y por otro, por ser –por lo general, aunque con algunas excepciones– de las primeras en aparecer publicadas.
Ello se debe a que la mayor parte de las firmas –aunque no todas– benefician a ese medio con la cesión exclusiva de equipos para las pruebas o “reviews”, en ocasión semanas antes de que se desembargue la información de la presentación del producto en si. ¿Quizá porque detrás hay una poderosa tienda?
Entre esas firmas figura de forma preferente, desde hace muchos años, Canon.

Las mencionadas pruebas incluyen un atractivo panel interactivo en el que pueden compararse a la vez hasta cuatro cámaras distintas –a diferentes ajustes ISO– en base a la toma de un bodegón muy bien compuesto en lo que se refiere a sus elementos y estilismo.
La comparativa permite evaluar visualmente parámetros tales como ruido, nitidez, acutancia, procesado, etc.

Ello resulta, tal como hemos comentado, muy atractivo visualmente, si bien, desde un punto de vista técnico adolece del defecto a nivel comparativo, de que las escalas de reproducción varían -en ocasiones–  de un modelo de cámara a otro, así como que se emplean aberturas de diafragma diferentes, que conducen a profundidad de campo no equivalente.

Lo que me ha parecido absolutamente genial es el caso de su última prueba, la de la Canon PowerShot G1 X, en la que los responsables de la misma incluyen una nota, que traducida viene a ser más o menos así:

“Nota: el objetivo de la G1 X es ligeramente suave (poco nítido) hacia las esquinas a la corta distancia de enfoque empleada para este test. Recomendaríamos mirar las muestras (fotografías) tomadas del mundo real antes de extraer conclusiones firmes en este sentido”.

Vamos, que según DPreview no debemos de fiarnos de los resultados de nitidez de su prueba a nivel comparativo...
Pero, veamos, para entendernos:
• ¿En general?
• Entonces... ¿su panel de comparación no tiene validez?
• ¿Solo en este caso?
• ¿Porque es una Canon?

¡Ah!...

5.2.12

Oscuras luminosidades

Un día de estos, voy a retomar el tema de las "luminosidades" o aberturas máximas que ofrecen las ópticas.
Parece un tema clásico, pero se está volviendo a poner de actualidad.
Por ejemplo, un fabricante de cámaras compactas presume de poner en el mercado una camarita muy selecta con un zoom "tres y pico por" f/1,8... ¡ah! vamos a por ello y resulta que es un f/1,8-4,9.
Pues vaya...
Y cada vez es más frecuente que las firmas, en sus notas de prensa, nos hablan de objetivos zoom 40x o más, equivalentes a 24-1.000 mm en alguna ocasión, pero "olvidan" indicarnos su luminosidad.
Todavía recuerdo, al final de la era de las compactas fílmicas, que en el extremo tele, algunos objetivos llegaban a ser –como abertura máxima– un f/11,4....
Lejos queda la época de las réflex fílmicas que venían equipadas con un 50 mm f/1,8 o f/1,4... y para que hablar del primer objetivo zoom para 35 mm, el Voigtländer Zoomar 36-82 mm f/2,8 de abertura constante... hace medio siglo.
Ya mostré mi extrañeza al presentarse el nuevo M-Zuiko Digital 12-50 mm f/3,5-6,3, pues parece bastante lógico que un superzoom Tamron 18 x recurra a ese f/6,3 para su extremo tele, pero en un 24-100 mm equivalente? Inicialmente, pensé que sería por estar optimizado para vídeo y estar motorizado.
Quizá en este caso, sus diseñadores deben de tener mucha fe en los sistemas de Contras AF...
Veremos. Pero estoy por montar un "vice squad" que vigile esas afirmaciones de luminosidad máxima que se quedan en una birria en cuanto "tiramos de tele". Y no digo nada de aquellos fabricantes que nos obligan a examinar –muy ampliadas–… las imágenes de producto de las cámaras, a efectos de averiguar focal y luminosidad real de sus objetivos.