Translate

24.12.12

December Mussings 2

Se aproxima el CES, el “Consumer Electronic Show” de Las Vegas, probablemente la feria de electrónica de consumo más importante del mundo o al menos la más popular y cada uno –firmas, medios– elaboran su estrategia. De la PMA, absorbida sin piedad por el monstruoso CES, ya casi solo queda un grato recuerdo.

Para los medios no residentes en U.S.A. la estrategia parece bastante clara: si hay invitación por parte de alguna firma para asistir a la presentación de producto correspondiente, adelante. Y cuando hablamos de invitación hablamos de esa que viene acompañada de un billete de avión y una reserva de hotel. Hay otras “invitaciones” a asistir que son solo indicaciones de fecha y hora, con ruego de “confirmación de asistencia".
Por cierto: cuando esas firmas invitan a los medios según el primer concepto, se viaja en turista y cuando invitan a las “tiendas” o “dealers”, se viaja –por lo general– en “business”. Así son las cosas. Pero... a lo nuestro.



El CES se ha convertido en una feria quizá excesivamente masificada... © CES Press

Si el viaje al CES, o cualquier otra feria, se lo paga el propio medio y todavía quedamos medios que así lo hacemos para el caso de algunas, hay que plantearse más que nunca la rentabilidad de la operación, y ese es el caso de este o esta inminente CES, sobre todo si el medio cubre –más que el popurrí de las tiendas generalistas online– fundamentalmente lo relacionado con el sector fotográfico.

Porque... ¿qué se puede esperar en lo que respecta a presentaciones de nivel en tan solo unos pocos meses tras la celebración de una Photokina y con la fresca feria CP+ de Yokohama (Japón) tan solo tres semanas después?

Pues bien, en este caso, debo comentar que en el momento de escribir estas líneas, lo haré sin referencia ni utilización alguna a material embargado (por ejemplo de Panasonic) pues los medios en los que tengo responsabilidad –DSLR Magazine y CSC Magazine, aparte de este blog personal– se caracterizan y diferencian por no jugar –tampoco en Twitter ni Facebook– desvelando información alguna relacionada con material embargado.



Una todavía muy reciente J2 que podría ser relevada en el CES por la J3... © Nikon

Ya se ha comentado que al parecer Nikon presentará en los próximos meses nuevas adiciones a su sistema CSC, y más concretamente dos cámaras, según comentó hace poco el medio Nikon Rumors. Lo más sorprendente es que uno de los cuerpos sería la Nikon 1 J3, cuando hace tan solo cuatro meses que se presentó la J2, y el segundo cuerpo sería el Nikon 1 S1, el más sencillo de toda la gama, con un sensor de 10 Mpx.



¡Atención! La Sony de la izquierda incorpora un captor de mayor tamaño que la Panasonic de la derecha, pero su objetivo es menos luminoso y no hay opción para visor electrónico a nivel del ojo, como accesorio. ¿Cuál será la tendencia a seguir? © DSLR Magazine

Parece que la tendencia de la mayor parte de los fabricantes de equipo fotográfico es la de ver cómo encajar la evidente y salvaje competencia hacia las cámaras compactas digitales por parte de los smartphones como “tirafotos”. Aunque no parece que los fabricantes de cámaras tengan claro qué hacer, la tendencia se me antoja que es dar por perdido el mercado de los modelos más básicos, crear mayor valor en las gamas intermedias y buscar “nichos” como podrían ser los ocupados por las RX100 y RX1 de Sony. Una Nikon 1 S1 podría –con su sensor de 1” y cambio de objetivo– encajar en esa idea.



Invitación que está comenzando a llegar a algunos medios de fuera de España

Respecto a Fujifilm, ha enviado una invitación a algunos medios extranjeros para el día siete de enero a las 12h (las puertas se abren 15 minutos antes).
No está claro lo que allí se pueda presentar, pero se rumorea que por un lado será la sustituta de la X100, dotada de un sensor tipo X-Trans, idéntico o muy similar (*) al de las X-Pro-1 y X-E1.
En cuanto a objetivos para el sistema “XF” es de suponer que se haga disponible el anunciado 14 mm f/2,8 y quizá algún otro zoom incluido en la hoja de ruta ya conocida.

En lo que concierne a Sony, la página Sony Alpha Rumors parece confirmar lo que aventuraba por mi parte en mis “December Mussings 1”, concentrando sus esfuerzos en su primera CSC NEX para formato 24 x 36 mm o “Double Frame” para 2014, y ofreciendo modelos de transición SLT para el mercado de consumo.

No parece que Olympus tenga motivo para presentar nada adicional a su gama actual CSC basada en el trío PEN y la OM-D, pues el modelo anunciado por el presidente, Mr. Haruo Ogawa para dar servicio a los objetivos Cuatro Tercios es para finales de 2013. Dada la nueva relación con Sony, los más atrevidos especulan con una colaboración para 2014 entre ambas firmas, para el proyecto de Sony de una NEX en Double Frame, para lo que Olympus podría aportar.... ¡objetivos! O hasta una cámara en común...
Si que es probable que –al igual que otros muchos fabricantes– Olympus lance en este CES una serie de compactas dentro de sus series habituales, aunque ya se había anunciado hace un año que habría una “limpia” de las mismas, reduciendo y concentrando en valor.



© Samsung

Y aunque estos December Mussings 2 no pretenden ser exhaustivos, he oído por ahí que para el CES Samsung remodelará su línea de objetivos para sus CSC NX y aunque de Pentax no se sabe nada, no sería de extrañar que –por eso mismo– pueda dar un golpe de mano, pero me inclino a pensar que no sería en el CES.

(*) El sensor que equipa a las X100 está “dedicado” al objetivo fijo, no intercambiable 23 mm f/2, con microlentes especiales.

10.12.12

December mussings 1 (Actualizado)

Al acercarse no ya el final de un año, sino el principio de otro, con cierto mal augurio, pues no hace más que oírse lo de ...“el 2013 va a ser aún peor”... se agolpan tal cantidad de cosas en mi cabeza –más que ideas– que no voy a tratar de reflexionar sobre todo aquello que nos ha dejado la Photokina, ni tampoco tratar de predecir lo que, desde el punto de vista del “hardware” fotográfico nos pueda ofrecer 2013 y sus ferias del sector, pero si trataré de lucubrar un poco sobre distintos temas, de hacer “mussings” como dicen los anglos.

Todavía recuerdo, cómo, hace unas décadas, cuando Canon comenzó con su sistema EOS y más concretamente con su modelo profesional EOS-1 el entonces presidente japonés de la compañía vaticinó algo así como que “en unos cuantos años, solo quedarán dos grandes fabricantes de cámaras fotográficas en Japón, y uno de ellos será Canon”.
Bien... perdonen ustedes que no me acuerde exactamente del nombre del presidente, ni de la fecha vista que citó en su momento, pero si de lo relevante de su afirmación, pero desde luego, estaba equivocado, pero que muy, muy equivocado.

Seguro que no había previsto la evolución hacia el concepto CSC, sin espejo, la entrada de Panasonic en ese nuevo segmento, y de su mano la resurrección de Olympus, ni tampoco la irrupción de Sony en el mercado de las cámaras de gama media/alta e incluso profesional. Si siguiese activo (lo ignoro), es probable que antes de fin de año se llevase una buena sorpresa adicional con lo que es probable que ocurra en alguna delegación de su marca de cierto país europeo.

Y es que nadie, ni fabricantes ni medios estamos exentos de los riesgos de situaciones económicas imprevistas (estoy harto del uso de la palabra crisis, que creo recordar se aplicaba a acontecimientos de duración puntual...) y mucho menos de cuadros de gestores ineptos, a nivel de empresa o gubernamental.... si, amigo Darwin...





© Valentin Sama

Y hablando de “los mayores”, dicen que se han detectado pequeños movimientos sísmicos en cotas cercanas a la tumba de Victor Hasselblad.
No se si será cierto, pero de ser así lo que me gustaría saber es si es por la presentación de la nueva “Lunar” de la firma o por el anuncio no ya de la colaboración entre Hasselblad y Sony, sino por la afirmación de que a la Lunar –una Sony NEX7 travestida– seguirán cámaras “Hasselblad” en formato “réflex 35 mm”, trípodes y accesorios.



© DSLR Magazine

Es pronto para saber qué ocurrirá con esa alianza Hasselblad–Sony, pero los más expertos si que están de acuerdo en que Hasselblad, junto con Sony, ha perdido una gran ocasión: lanzar la primera “CSC” de formato medio, una moderna cámara digital integral, sin espejo, con visor electrónico y un sensor cuadrado con cambio de formato (proporciones) vía botonería y firmware. Una cámara que no hubiese que pasar de “horizontal a vertical” con el giro de nuestros brazos y muñecas.
Si no podían hacerla de 6 x 6 cm, la apuesta podía haber sido 4 x 4 cm o incluso 36 x 36 mm.
E incluso.. otra cuestión es si sobre la base de la NEX7 de Sony, en lugar de volcar tanto esfuerzo en una estética para clientes chinos ricachones hubiesen retomado (en colaboración con Fujifilm) una estética más “XPan” y presentado tres objetivos Hasselblad “pata negra” en focales finas luminosas.

Y como estamos con Sony por medio... sigamos con esa firma.
La pregunta se puede realizar de distintas maneras:
1) ¿Será Sony la primera (aparte de Leica, con su modelo M) en lanzar una CSC de 24 x 36 mm?
2) ¿Cuando abandonará Sony su sistema SLT de espejo parcialmente tratado en favor de la ausencia total de espejo?

No entro aquí a discutir el tema del famoso formato 24 x 36 mm, un accidente histórico, una absurda herencia de lo fílmico en una era digital, pues eso daría para mucho y nos remontaríamos como sabe mi amigo Tito al tiempo de las cuadrigas romanas.

Personalmente estimo que Sony presentará, pasado 2013, su primer modelo CSC de 24 x 36 mm, libre de espejo, y ello antes de la próxima Photokina de 2014. Y una vez que ese modelo esté operativo, no tendría sentido seguir con el concepto SLT a nivel profesional. ¿Quizá por eso la A99 tiene ese nombre, para comenzar con una nueva serie “100” o “101”? Conste que son meras lucubraciones mías y que no dispongo de información interna o externa alguna.
Cabe preguntarse, tras esa supuesta decisión, qué pasaría con la gama SLT media. Lo normal es que las NEX se ajustasen, en formato APS-C para completar la gama. Supongo que no tiene nada que ver todo ello con el hecho de la propia Sony ha hecho circular no hace mucho un vídeo en el que se ridiculiza a los usuarios de cámaras tipo “réflex” o con la aparatosa forma de las réflex (SLT) frente a las NEX.



© Sony

Mientras tanto, todos esperando a poner sus sucias manos sobre la RX1, ese bello artefacto de culto por el que se va a pagar cerca de 3.000 euros para disponer de una cámara con un sensor de 24 x 36 mm, y óptica fija 35 mm f/2 con obturación central. Los que la han probado, hablan maravillas.

Y ¿por qué me habrá venido a la cabeza la expresión “sucias manos”?
¡Ah si, ya caigo!

Ya es sabido que en las más de las ocasiones, las cámaras y objetivos que reciben los medios para pruebas son proporcionadas por los distribuidores de las distintas marcas. El “pecking order” se establece en unas ocasiones con lógica y otras bajo criterios que los anglos definirían como “bizarre”.
En ocasiones los productos son revisados por las firmas antes de ser enviados a otro medio para su prueba y en ocasiones, evidentemente no.
¿Cómo lo sabemos?



© Valentin Sama

Pues porque en más de una ocasión los productos nos llegan, a DSLR Magazine y CSC Magazine, bastante sucios, y más concretamente con “dedazos” muy aparentes en las lentes de los objetivos.
Y uno no puede dejar de preguntarse si en el medio que las ha probado con anterioridad han hecho la prueba de rendimiento del objetivo con el dedazo puesto como parte del protocolo, o los han puesto –por casualidad por supuesto– antes de enviarlos a su siguiente destino.



© Valentin Sama
Con lo que tenemos ya registrado, en manos de un experto se podría hacer una identificación por huellas y si me apuran hasta por ADN.
Vamos a tener que crear el “carnet de manipulador de cámaras”, a modelo del de manipulador de alimentos...

Actualización a 31/10/2013
No me resisto a añadir lo último que nos ha llegado (abajo)... ¡si, lo adivinaron! De la misma "fuente" que los envíos con "huella digital" anteriores. ¿Casualidad? En fin....


De un día antes, de envío oficial de una firma (abajo), el cuerpo de una EOS 1DX viene de esta guisa. Sin tapa, y por oclusión, un plástico con una goma...