23.11.09

Rick Norsigian, Ansel Adams y "The Lost Hard Drives"


© Rick Norsigian

Rick Norsigian, un especialista en antigüedades, compró –en el año 2000– unos antiguos negativos en placas de vidrio, en una clásica “garage sale”, algo bastante común en U.S.A., cuando los habitantes de casas unifamiliares, deciden “limpiar el trastero” y poner a la venta pública, al aire libre normalmente, en el garaje, pertenencias variopintas a precios habitualmente muy bajos.

Por 45 dólares, se hizo con 60 negativos en placas de vidrio guardados en sobres “manila” (papel marrón vulgar) que ya mostraban signos de deterioro... y a partir de ahí comenzó su aventura.

Rick descubrió una sorprendente similitud de estilo, puntos de toma y técnica con obras originales de Ansel Adams y su investigación, desarrollad a lo largo de todos estos años, le han llevado al convencimiento de que se trata de obras originales del gran maestro.

Entre los datos que lo avalan:

• El marido de Mary Street Alinder, la biógrafa de Adams, ha certificado que la caligrafía de los sobres pertenece a Virginia, la esposa del fotógrafo.

• Está registrado que Ansel Adams sufrió un incendio que le hizo perder 5.000 negativos, y 8 de los 60 que posee ahora Norsigian muestran daño por fuego.

• Y lo más sorprendente: peritos meteorólogos han certificado, tras el examen de las formaciones de nubes en algunos de los negativos ahora descubiertos y los originales, que las tomas fueron realizadas... ¡en el mismo día!

Por supuesto, que Rick Norsigian tiene ahora esas placas a buen recaudo...

Por lo general, con negativos y placas puede llegar a comprobarse si fueron tomados con una misma cámara y/o con un mismo chasis: basta con observar al microscopio los bordes de la “mancha” de luz del negativo: son tan “chivatos” como las macas en proyectiles y casquillos disparados con las armas de fuego.

Al margen del –para mi– indudable interés de este nuevo descubrimiento, que se suma a las “maletas” y “cajas de cartón” rescatadas en los último años con negativos supuestamente de otros fotógrafos famosos, lo que suscita ahora mi inquietud e interés, es la “arqueología” futura de los discos duros desechados.
Entre ellos, aquellos que se dieron por irreparables y que quizá en un futuro pudieran serlo, o simplemente los de aquellos ordenadores descartados por los familiares tras la muerte de sus “controladores” y poseedores”...

¿Qué fotografías de distintos autores, anónimos o famosos, podrán contener?
¿Podrán recuperarse los datos EXIF si los hubiese?
Desde luego, no parece que se puedan llegar a examinar los bordes de los fotogramas...

Página de Rick Norsigian


5.11.09

Micro Cuatro Tercios: posiciones y temas pendientes


Tras la introducción de la nueva Pen E-P2 por parte de OLympus, podría entenderse que se van aclarando algunos temas y que siguen las incógnitas en lo referente a otros.

No es ningún secreto que Panasonic y Olympus colaboran a nivel de "protocolos" y también de uso de sensores Panasonic por parte de Olympus, pero en lo demás, la competencia es seria, si bien habría que saber si no existe un cierto "pacto" intangible en lo que se refiere a las ópticas.
Si examinamos las "hojas de ruta" de objetivos de ambas firmas para el Micro Cuatro Tercios, podria pensarse que Panasonic se decantaría por objetivos ligeramente más ambiciosos y costosos.
Ahí está, por ejemplo, ese 7-14 mm de Panasonic frente al 9-18 mm de Olympus, el Pancake 40 mm f/1,7 frente al Pancake 17 mm f/2,8 de Olympus.

En los cuerpos, la cosa está relativamente clara: ambas firmas siguen líneas suficientemente distintas dentro del mismo protocolo: las muy diferentes opciones de estabilización –en el cuerpo para Olympus y en algún que otro objetivo para Panasonic– marcan la gran diferencia.
Desde nuestro punto de vista, en ese sentido las Pen E-P de Olympus serían la opción ideal para aquellos que pretendan usar un amplio numero de objetivos manuales "extraños" sobre su cámara.

Por su parte, el flash incorporado de la GF1 puede decantar a más de uno por ese modelo frente al o los de Olympus. Y parece que nos olvidamos de que están "ahí" las G1 y GH1.
Y luego está el punto de la rapidez de enfoque, donde la GF1 ocupa "la pole", así como la pequeña "guerra" de visores electrónicos intercambisables, donde por el momento destaca el de Olympus por su calidad de imagen, pero también... por su volumen. No hay que olvidar que se trata de accesorios y que "llevan numero"... o sea que pueden presentarse nuevas y distintas versiones.

Pero para mi, el mayor punto de interés y de conflicto radica en la aparente no compatibilidad total entre los objetivos de ambas marcas en lo que se refiere a la correción de aberraciones, distorsiones y viñeteados, pues parece que la comunicación entre las firmas no es al 100%

En mi opinión, los valientes usuarios pioneros en el Micro Cuatro Tercios se merecerían un acuerdo entre firmas y una actualización de fimware para todos, todos, sus objetivos.
Solo entonces podremos hablar de un auténtico segundo "estándar" abierto.


1.11.09

Va de rumores

Pasadas las recientes presentaciones de Canon y Nikon, la rumorología se vuelve hacia firmas que no acaban en el sonoro "on".

Respecto a Olympus, comienzan a circular supuestas fotografías filtradas de un nuevo modelo para el protocolo Micro Cuatro Tercios. No sería nada raro el que esté próximo ese nuevo modelo: ya en la presentación del E-P1 se comentó, y no precisamente a título de rumor, que ya estaban preparados dos nuevos modelos, uno "por arriba" y otro "por abajo".
Personalmente, me parece bastante claro cuáles han de ser las prestaciones principales del primero, pero tengo más curiosidad en saber cómo podría ser el segundo, pues sería el primer modelo "popular" –leáse económico– del protocolo.

Respecto a Ricoh, ya comentamos hace tiempo que existía el rumor de que estaba preparando algo con óptica intercambiable, quizá con montura Pentax K, lo que, por cuestión de tamaños, nos parece bastante aventurado.
Son bastantes los que se preguntan las razones por las que Ricoh no habría de decantarse por el Micro Cuatro Tercios, algo que sería extensible a Fujiflm.

No está claro el porqué, salvo que Ricoh optase por algo revolucionario, totalmente distinto.
No parece que haya mucho por inventar, pero desde luego, lo que hace falta ahora es que las firmas sigan apostando por conceptos y sistemas nuevos e ilusionantes.
¿Una "GRD" o "GX200" con cambio de óptica? Pensamos que más bien no.
¿Hay hueco entre las réflex al uso, el Micro Cuatro Tercios y su imitación nonata, el sistema NX de Samsung y las compactas de alta gama en las que la propia Ricoh se ha especializado?
Si los rumores son ciertos, debe ser que si que es posible, que ese "supuesto" nuevo nicho, existe.
Mejor para los usuarios.