Ir al contenido principal

Rick Norsigian, Ansel Adams y "The Lost Hard Drives"


© Rick Norsigian

Rick Norsigian, un especialista en antigüedades, compró –en el año 2000– unos antiguos negativos en placas de vidrio, en una clásica “garage sale”, algo bastante común en U.S.A., cuando los habitantes de casas unifamiliares, deciden “limpiar el trastero” y poner a la venta pública, al aire libre normalmente, en el garaje, pertenencias variopintas a precios habitualmente muy bajos.

Por 45 dólares, se hizo con 60 negativos en placas de vidrio guardados en sobres “manila” (papel marrón vulgar) que ya mostraban signos de deterioro... y a partir de ahí comenzó su aventura.

Rick descubrió una sorprendente similitud de estilo, puntos de toma y técnica con obras originales de Ansel Adams y su investigación, desarrollad a lo largo de todos estos años, le han llevado al convencimiento de que se trata de obras originales del gran maestro.

Entre los datos que lo avalan:

• El marido de Mary Street Alinder, la biógrafa de Adams, ha certificado que la caligrafía de los sobres pertenece a Virginia, la esposa del fotógrafo.

• Está registrado que Ansel Adams sufrió un incendio que le hizo perder 5.000 negativos, y 8 de los 60 que posee ahora Norsigian muestran daño por fuego.

• Y lo más sorprendente: peritos meteorólogos han certificado, tras el examen de las formaciones de nubes en algunos de los negativos ahora descubiertos y los originales, que las tomas fueron realizadas... ¡en el mismo día!

Por supuesto, que Rick Norsigian tiene ahora esas placas a buen recaudo...

Por lo general, con negativos y placas puede llegar a comprobarse si fueron tomados con una misma cámara y/o con un mismo chasis: basta con observar al microscopio los bordes de la “mancha” de luz del negativo: son tan “chivatos” como las macas en proyectiles y casquillos disparados con las armas de fuego.

Al margen del –para mi– indudable interés de este nuevo descubrimiento, que se suma a las “maletas” y “cajas de cartón” rescatadas en los último años con negativos supuestamente de otros fotógrafos famosos, lo que suscita ahora mi inquietud e interés, es la “arqueología” futura de los discos duros desechados.
Entre ellos, aquellos que se dieron por irreparables y que quizá en un futuro pudieran serlo, o simplemente los de aquellos ordenadores descartados por los familiares tras la muerte de sus “controladores” y poseedores”...

¿Qué fotografías de distintos autores, anónimos o famosos, podrán contener?
¿Podrán recuperarse los datos EXIF si los hubiese?
Desde luego, no parece que se puedan llegar a examinar los bordes de los fotogramas...

Página de Rick Norsigian


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…