Ir al contenido principal

Entradas

Novedades Fujifilm: GFX-100S II, GF500 mm f/5.6 R LM OIS WR, T-50...

Fujifilm anuncia su GFX 100S II, una nueva versión de la ya de por sí muy evolucionada cámara sin espejo de formato medio (1), dotada de un sensor de GFX 102MP CMOS II, de 102 megapíxeles, en un formato de 32,9 x 43,8 mm (diagonal de 55 mm), un sensor que ha recibido, al parecer mejoras que –según la firma– redundan en: Rendimiento mejorado de los fotodiodos, que ofrece mayor rango dinámico y menor ruido que el modelo anterior, permitiendo además utilizar el ajuste de ISO 80 como el estándar o «base». Pauta de microlentes mejorada, lo que no sólo permite mejorar el aprovechamiento de la luz de centro a esquinas del fotograma, sino que –además– mejora el rendimiento del AF en los bordes, respecto al modelo anterior. (2) © Fujifilm La nueva GFX 100S II presume de una detección de sujetos basada en Inteligencia Artificial (IA) lo que mejoraría el rendimiento AF; esa detección por IA permite discriminar sujetos tales como animales –entre ellos, aves–, coches, motos, bicicletas, aviones, t
Entradas recientes

¿Qué fotografiar? – Un artículo de Fernando Puche

Sabemos que del vacío solo surge el vacío. Caminamos sobre carreteras pavimentadas por nuestros antecesores. Es inevitable, por tanto, que nos pasemos la vida mirando fotos, guardando algunas de ellas en la memoria, admirando autores y definiendo qué es una buena foto y cuál no.  Incluso las personas autodidactas beben de lo que han hecho quienes les precedieron. La única diferencia es que no asisten a una escuela de fotografía, pero ven parecidas imágenes y reciben similares estímulos. Con todo esto vamos armando una idea, nunca definitiva, de qué merece la pena retratar. Porque fotografiamos lo que nos atrae, nos deslumbra, nos seduce, nos asombra. No deja de ser una búsqueda de placer, no solo visual. Y los gustos, casualmente, tienen un componente social muy elevado. Por eso están determinados en gran medida por el contexto en donde vivimos. Yo, de pequeño, salía al campo. Lo suficiente como para cogerle cariño a la Naturaleza. Cuando tuve mi primera cámara no me pregunté qué fotog

«Cuarto y mitad»: Rollei 35 AF y Ricoh-Pentax

Ya es sabido que hay proyectos bastante avanzados de poner en producción dos cámaras compactas para película –fílmicas o analógicas– y de hecho ya avancé en primicia , a la vista del despiece de la MINT 35, finalmente denominada Rollei 35 AF, que se trataría de una cámara dotada de autoenfoque y de que se fundamentaría en el diseño de la famosa Rollei 35. Todo está ya ampliamente publicado en distintos medios, e incluso se han visto algunas primeras imágenes tomadas con la 35 AF. (*) © MINT Camera Hoy, querría lucubrar un poco acerca de las distintas decisiones tomadas respectivamente por MINT para su Rollei 35 AF y por Ricoh-Pentax para sus camaritas, ambas para película de 35 mm en chasis comerciales estándar. Puesto que todavía no conocemos el nombre de la segunda, por cuestión de comodidad, me voy a inventar uno provisional: «RP-HF». Las decisiones principales: La Rollei 35 AF seguirá el formato Barnack tradicional de 24x36 mm. La RP-HF será para el medio formato o «half frame», y

Buscando Respuestas - Prólogo. Un artículo de Fernando Puche

Decir que “todos” buscamos respuestas es exagerado, lo sé. Una generalización que pocas veces se cumple porque cada persona es un mundo, a menudo muy distinto del resto de mundos. Pero también he aprendido que buscamos ciertas cosas que nos unen: el cariño, la aceptación y el sentido. No todos lo buscamos de la misma manera, ni al mismo tiempo, ni con la misma energía. Pero sin algo de amor que nos llegue, sin cierto sentimiento de pertenencia y sin algún tipo de significado la vida vale muy poco. Prácticamente nada. Por eso utilizo “todos”.  En fotografía pasa lo mismo. Somos muy distintos e incluso así perseguimos algunas metas comunes. Desde pequeños preguntamos, somos curiosos, necesitamos saber. La familia, los amigos, la escuela. No paran de proporcionarnos respuestas, una tras otra, simples o complejas, de un signo o de otro. Si existen escuelas, manuales y tutoriales sobre fotografía es porque seguimos buscando respuestas. Qué, cómo, dónde, cuándo, por qué. Podemos intentar apr

Fotografía e Inteligencia Artificial (V)

Parece mentira, pero las personas de mi generación, los denominados «baby boomers», hemos asistido en un periodo de tiempo relativamente corto al fin de la Historia (Fukuyama, 1992), al ocaso de las utopías (comenzando por Herbert Marcuse), al final del mundo (año 2000) y parece que ahora estemos asistiendo a la muerte de la fotografía.  El caso es que las facultades de Historia permanecen abiertas, seguimos soñando mundos imposibles, la Tierra continúa girando y todavía hay quienes, cámara en mano, transforman la realidad en imágenes que exhiben a veces en una performance que aún llamamos «exposición de fotografía». La moraleja de esto podría ser que somos esencialmente pesimistas, que nos gusta demasiado el final de las cosas o que preferimos hablar de la muerte sin nombrarla a través de la desaparición de realidades más cotidianas y menos oscuras. A saber. Creative Commons A la fotografía le pasa lo mismo que a otras cuestiones sociales, es decir, cada vez que algo amenaza con trans

Una mente dispersa. Un relato de Fernando Puche

Esquizofrenia. El diagnóstico fue demoledor. La propia palabra lleva en sí misma el estigma del rechazo, la locura y el abandono. Tras una primera fase de shock hubo que asumir que solo quedaba aceptar la realidad y luchar por mejorarla. Después de probar con varias medicaciones y buscar alguna terapia alternativa, alguien nos comentó que, a veces, la creación artística puede dar lugar a resultados sorprendentes. Si bien es difícil que atenúe ciertos síntomas, podía lograr una distracción para esa mente quebrada, un cierto alivio a la sensación de futilidad y una expectativa cumplida para esos casos en los cuales el futuro se desintegra. © Fernando Puche Fue entonces cuando la cámara de fotos de nuestra madre cobró protagonismo. Años sin saber qué hacer con ella, dudando entre anunciar su venta o regalarla, y ahora se convertía de repente, por capricho del destino, en la piedra angular de muchas de nuestras esperanzas. El manejo era sencillo de explicar, pero pasaron días hasta que ese

Leica SL3: presentación y prueba

Leica anuncia –en este mismo momento– su modelo SL3 , perteneciente a su gama de cámaras sin espejo para formato Barnack dotadas de montura «L» y visor electrónico. Tal como era de esperar, monta el sensor BSI de 60 Mpx a color y triple resolución (60/36/18 Mpx.) ya experimentado en las M11, M11-P y Q3. He podido disponer de una unidad de la cámara unos pocos días antes de su presentación (1), y así, a continuación van mis impresiones de manejo y resultados de la más reciente versión de esta serie. © Valentín Sama No todos los días se estrena una Leica SL3... vídeo de arranque, en el monitor posterior, de una unidad © Valentín Sama Dos momentos de la presentación ayer tarde de la SL3 en Madrid © Valentín Sama Primeramente, una respuesta rápida a la pregunta más repetida: ¿en qué se diferencia la SL3 de la SL2, además de en su sensor? Nada mejor para ello que una tabla muy visual. © Leica Si tuviésemos que expresarlo muy brevemente diríamos: ¡«más potente, más rápida, más ligera»! A s