Ir al contenido principal

El caso de las imágenes desaparecidas, o “Fíate de la Virgen y no corras” (*)


Canon EOS-1 Ds Mark II
© Canon
Ya desde hace un tiempo se rumoreaba que, en ocasiones, imágenes que estábamos seguros de haber captado con nuestra cámara digital réflex monocular, no aparecían en la tarjeta de memoria. Aunque algunos pensaban que se trataba de una “leyenda urbana” más, a mi, personalmente, me ocurrió durante la prueba de una de las primeras Canon EOS 300D, si bien lo achaqué a una mala manipulación por mi parte, debido al poco conocimiento (a la sazón) sobre ese modelo concreto.
Ahora, el pasado 20 de mayo, Canon (U.S.A.) ha colgado en su Web un comunicado, que, se mire como se mire, me parece bastante alarmante.
En el se indica que existen dos problemas distintos, aunque interrelacionados entre sí por la desaparición (irremediable) de imágenes durante su grabación sobre la tarjeta de memoria.
Uno de los problemas se produce sobre determinados modelos “DSLR” Canon independientemente de la marca de tarjeta utilizada y el segundo problema se produce concretamente sobre las nuevas tarjetas Lexar Professional 80x. Esta última incidencia ha llevado a Lexar a emitir su propio comunicado, de hecho un día antes del de Canon, el 19 de mayo.

© Lexar

Los modelos Canon afectados por el problema de pérdida irreversible de imágenes en el buffer (memoria intermedia), independientemente de la tarjeta empleada, son, según la firma, los EOS-1 DS Mark II, y EOS-1D Mark II.
Los modelos afectados por el problema con las Lexar Professional 80x son los EOS-1 DS Mark II, EOS-1D Mark II, EOS 20D, EOS 350D, Digital EOS Rebel XT (350D en U.S.A.) y EOS Kiss Digital N (350D en Japón). De los modelos actuales de EOS digitales no parece faltar ninguno…

Todos los modelos afectados por los problemas emplean tarjetas CompactFlash.
El primero de los problemas citados, que se produce independientemente de la marca de tarjeta empleada consiste en que si se pulsa el botón “DISPLAY” antes de que las imágenes que se encuentren en el “buffer” se hayan salvado sobre la tarjeta (en el modo RAW + JPEG), la cámara se bloquea, la pantalla de pone en blanco, y se pierden todas las imágenes del buffer. Casi nada.
Pienso que no tiene sentido establecer competiciones entre marcas a cerca de qué cámara es capaz de hacer “ráfagas” de tomas con mayor frecuencia de fotogramas por segundo, para un numero lo mayor posible de fotogramas, si luego tienen problemas para “digerir” esos archivos a través del buffer. Parece un gesto bastante legítimo y natural para un fotógrafo pulsar el botón de visualización de una imagen para verla en la pantalla, aunque haya realizado un ráfaga, por ejemplo en “bracketing”, por muestreo, y todavía parpadee la luz de "salvando sobre la tarjeta".

En el segundo caso, sobre las Lexar Professional 80x, algunas imágenes se pierden por las buenas, aunque “en casos extremadamente poco frecuentes”, según Canon. En su nota, Lexar añade …”y difíciles de reproducir”… refiriéndose a esas situaciones. O sea, en aragonés: que no se sabe por donde va el asunto.
También parece un tanto absurdo comercializar una tarjeta “80x” (nos habla de su rapidez), que en la práctica es incapaz de tragar todo lo que muerde.
Cada una de las compañías (Canon/Lexar), indica por su parte, que podrán ofrecer una actualización de firmware (un “parche”, vamos), para evitar el problema, para finales de mayo. Ignoro cuándo se han comercializado esas tarjetas, pero las cámaras llevan un buen tiempo en el mercado, y pueden fallar sobre todas las tarjetas…
En algunos países, como U.S.A., la legislación era bastante clara en los casos de conflictos con imágenes profesionales perdidas y no se lo que pasaría en el caso de que un fotógrafo profesional demandase a alguna de las dos compañías por las imágenes perdidas. Los tiempos han cambiado, y si en el caso de la fotoquímica y los laboratorios profesionales las cosas estaban claras, en estos tiempos de la lógica difusa, parece que todo vale.
En su nota, Canon aparece bastante contrita, si bien es España, de momento no hay comunicación oficial.
La verdad es que, si bien no se trata de “crucificar” a las compañías por esta situación, uno no puede por menos de… “hacerse cruces”.
Hace poco criticaba yo el hecho de que Nikon, para su nueva D50 recomendase exclusivamente determinadas tarjetas, y recibí por mi parte, críticas en en ese sentido. Si bien debo reconocer ahora que al parecer Nikon había realizado pruebas previas, lo que parece loable, mi crítica de fondo persiste: no parece de recibo que un usuario que se gasta entre 1000 y más de 5000 euros en una cámara digital réflex esté expuesto a estos sobresaltos.
La sensación que tiene uno es que estos productos (cámaras y accesorios), se lanzan al mercado sin hacer estudios de funcionamiento (pruebas beta) lo suficientemente profundos, y las pruebas beta las realiza el consumidor a costa de su bolsillo.
(*) Refrán aragonés


Canon EOS Rebel XT (version U.S.A. de la 350D)
© Canon

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…