Ir al contenido principal

“Soft”, “Hard”, “Firm”... o simplemente “Fungibleware”

La noticia no es nueva, y ya salió a los medios hace unos días, pero hacía falta un cierto grado de reflexión para digerir algo que se puede reflejar de forma sencilla: los CCD “se borran”.
Hasta ahora, estábamos acostumbrados ya a las actualizaciones de "firmware", para resolver problemas no detectados antes de la comercialización de los productos, y de hecho, Canon acaba de anunciar la enésima actualización para algunas de sus "Mark", pero lo de ahora es más grave.

Canon, Fujifilm, Konica-Minolta, Nikon, y Sony, no por ese orden, que es simplemente alfabético, emitían notas de aviso en el sentido de que, en cámaras que se habían fabricado hace unos dos años por término medio, los captadores CCD incorporados fallaban y, o bien no producían imágenes, o bien producían borrones abstractos como resultado de su errático funcionamiento. Como es habitual en estos casos, se habla con eufemismos tales como, “unas pocas unidades”, "lo sentimos mucho", etc. Se ofrece, en todos los casos una reparación gratuita. No la entrega de material de sustitución mientras dura la reparación (en el caso de que sea posible), ni restitución de las imágenes perdidas, por supuesto.
En los respectivos comunicados emitidos (hasta el momento…) se puede comprobar cuáles son los modelos afectados (por el momento) y los números de serie (por el momento).

No es de extrañar que se vean afectadas bastantes firmas, pues Sony, por ejemplo, suministra captadores, entre otras firmas, a Nikon, y por su parte, algunas de las cámaras compactas de grandes nombres están fabricadas, por otros… grandes fabricantes de menor renombre. Pero no Fujifilm… por lo que el problema es bastante grave, pues no afecta a un solo fabricante, lo que, de ser el caso, de alguna manera, podría resultar menos inquietante.

Un traspiés bastante dramático para las firmas, teniendo en cuenta que, además, es más que probable que sigan apareciendo fallos múltiples en los próximos años.
Nadie puede alegrarse (los usuarios de las cámaras afectadas, menos), pero si cabe reflexionar acerca de la anunciada “muerte de la fotografía analógica” (sic) con la que algunos fabricantes de productos digitales promocionaban sus productos hace unos años, sin conocer -entonces– que sus maravillosos “ojos electrónicos” estaba afectados de nacimiento, por una retinopatía.

No deja de ser dura y tristemente irónico, que algunos de los captadores CCD hayan durado menos de los que suele durar una película fotoquímica, dentro de su fecha de caducidad, marcada en el embalaje.

Los que deseen encontrar información, por si su camarita digital está entre las posibles afectadas, pueden leer las notas oficiales de las respectivas marcas. Es posible que existan notas distintas según los países. Y como pueden imaginarse, puesto que es habitual, existe algún País en el que alguna firma no ha emitido notas…
Pueden estar seguros de que encontrarán una gran similitud en los contenidos. Y suponemos que otro tanto ocurrirá con los de otras firmas que probablemente se irán sumando conforme pase el tiempo.

Nota de Canon
Nota de Fujifilm
Nota de Fujifilm (S2)
Nota de Konica-Minolta
Nota de Nikon
Nota de Sony




Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…