Ir al contenido principal

Centenario de Victor Hasselblad: chasis CFV y Hasselblad 503CWD


Hasselblad ha presentado hoy dos productos muy interesantes dentro del ámbito de la fotografía de formato medio. Se trata de la nueva cámara Hasselblad 503CWD y del nuevo respaldo digital Hasselblad CFV.
La Hasselblad 503CWD es un nuevo modelo conmemorativo del centenario del nacimiento de Víctor Hasselblad que, en una serie limitada de 500 unidades, integra con total fluidez un cuerpo clásico de cámara, como es la 503CW con un respaldo digital dotado de un captador CCD de 16 megapíxeles y 36,7 x 36,7 mm de formato.


El chasis digital que monta la nueva Hasselblad 503CWD se interconecta directamente al cuerpo especial de la cámara, pero puede utilizarse sobre cualquier otro cuerpo del sistema V, e incluso sobre cámaras para gran formato, mediante un sencillo adaptador para su sincronización. Las sensibilidades equivalentes ofrecidas son de 50, 100, 200 y 400 ISO. El modelo Hasselblad 503CWD tiene el valor añadido de que, al tratarse de una versión conmemorativa, cada una de las 500 unidades lleva el chasis con la firma de Víctor Hasselblad.


La Hasselblad 503CWD, una cámara digital integral, se entrega completa con el clásico visor de capuchón, la pantalla de enfoque especial con el recorte indicado y el no menos clásico Carl Zeiss Planar CFE 80 mm f/2,8, así como todos los complementos necesarios y una tarjeta CF de 1 Gb. Porque este modelo puede operar, almacenando en la tarjeta, desde su propia batería normalizada de alimentación (situada en la parte inferior), pero también sobre un disco duro portátil externo, o directamente, por cable Firewire al disco duro de un ordenador.
En este último aspecto, hay que decir que las soluciones digitales que aporta la Hasselblad 503CWD son las más avanzadas de Hasselblad del momento, y así, goza de la “Instant Aproval Architecture”, un soporte lógico FlexColor que permite clasificar las imágenes instantáneamente, con un código de colores y sonidos de tres vías, además de controlar los archivos RAW de tipo 3FR en un flujo de trabajo muy lógico y profesional. La Hasselblad 503CWD es una cámara digital integral , al estilo de las H1D y H2D, y aunque la parte digital puede retirarse para la limpieza del captador, no incorpora sistema de arrastre para la película y por tanto no debe concebirse como una cámara sobre la que puedan emplearse como alternativa chasis para película.

Quizá aún más importante, desde el punto de vista funcional, es el nuevo chasis digital Hasselblad CFV.
Este chasis es utilizable sobre cualquier cuerpo o dispositivo Hasselblad al que se pueda acoplar un chasis, e incluso con los modelos 202 FA, 203/FE y 205FE, la conexión no necesita adaptador de sincronización, que si que es necesario para el resto. Así, el chasis Hasselblad CFV “digitaliza” desde una Hasselblad 500C hasta un ArcBody o un FlexBody (*) pasando por las SWC/SWC/M y los modelos motorizados. Por tanto, pueden utilizarse todos los objetivos disponibles para el sistema V, y por supuesto, alternar con película. En cuanto a las soluciones digitales, son las mismas citadas para el chasis citado más arriba.

(*) En el caso de los FlexBody/ArcBody, puede encontrarse una ventaja adicional sobre el empleo de película, y es que el tamaño algo menos del captador de 16 megapíxeles, que es de 36,7 x 36,7 mm frente a los 55 x 55 mm del formato de la película, podemos “jugar” mejor con los movimientos correctores y permanecer dentro del círculo de cobertura de los objetivos.
Tanto en la Hasselblad 503CWD como en el chasis CFV, la superficie útil del captador es más de un 50% mayor que la disponible en una cámara digital al uso de formato 24 x 36 mm.
Los precios de estos productos, cuya disponibilidad se anuncia para marzo, podrían situarse en el entorno de los 11.900 euros (+ IVA) para el modelo 503 CWD y de 8.990 (+ IVA) para el versátil chasis CFV.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…