Ir al contenido principal

Novedades Kodak



Kodak Easyshare V610

De entre los productos presentados ayer por Kodak destaca la nueva cámara compacta digital Kodak Easyshare V610, una cámara de doble objetivo que podría confundirse a primera vista con la Easyshare V570, pero que ofrece la novedad de ser la cámara con zoom óptico 10x de menor grosor del mundo: 23,2 mm.
La amplia gama de focales se alcanza “repartiendo la tarea” entre los dos objetivos Schneider-Kreuznach C-Variogon, que son equivalentes a un 38-114 mm f/3,9-4,4 y un 130-380 mm f/4,8.
Puede verse, que –aunque existe un pequeño salto "en vacío" de focales– la luminosidad es bastante favorable dados los parámetros físicos de la cámara. No se dispone, como es el caso de la V570, de un objetivo granangular más extremo equivalente a un 23 mm de focal, y por tanto, los usuarios de la V610 deberán conformarse con ese extremo equivalente de 38 mm a cambio de la enorme potencia de los 380 mm equivalentes y el hecho de que los objetivos no se extienden en absoluto por fuera de la caja de la cámara en el modo de toma.



El segundo aspecto muy interesante de la nueva V610 es que dispone de conectividad “Bluethoth” incorporada (alcance hasta 9,15 metros), haciendo realmente honor al lema de “Compartir fácilmente”, pues la cámara puede enviar fotografías inalámbricamente a impresoras, kioscos Kodak, “PDAs”, teléfonos móviles e incluso otra unidad de cámara V610.
La cámara ofrece ajustes ISO equivalentes para 64, 100, 200, 400 y 800, con tiempos de obturación de 8 seg a 1/1.200 de segundo, con aberturas mínimas de f/7,1-8 según focales.
El captador es de 6 megapíxeles efectivos, siendo el encuadre y la visualización a través de la pantalla de 2,8 pulgadas y 230.000 píxeles, que ofrece histograma en vivo y en revisión.



Se dispone de una memoria interna de 32 Mb, admitiéndose tarjetas SD, y
respecto al modelo V570, se ha mejorado en ese sentido la trampilla de acceso.
La V610 incorpora el sistema de ensamblado automático (Panorama Stitching) de hasta tres fotogramas, para la creación de panorámicas y viene acompañada de la nueva versión 6.0 del software Kodak Easyshare, e igualmente puede realizar vídeos a 30 f.p.s., con acción simultánea de la gama completa de focales del zoom. En este modo, dispone de software automático para estabilización de imagen, pero no en el modo de toma estática. Es de suponer, que el sistema de exposición esté programado para introducir los tiempos más breves de exposición posibles, para tratar de evitar fotos trepidadas por usuarios inexpertos a la focal equivalente a 380 mm.



Comparativa entre la nueva V610 (a la izquierda, 111 x 55,5 x 23,2 mm) y una cámara "todo en uno" dotada de un zoom 10x equivalente

Otros avances presentados, incluyen la tecnología Kodak Perfection Touch, para mejora automática de imágenes de calidad inicial lejos de la ideal, mejoras en los papeles Kodak Endura y en los productos químicos (RA-4).
En el apartado de películas, y aparte de la nueva versión de la Portra 800, de la que ya avancé la información, el nuevo soporte incorporado por la firma hace unos meses en las película de 35 mm parece ser que consigue reducir la atracción electrostática de las películas ya reveladas, lo que redundaría en un 65% menos de problemas originados por motas de polvo.

Simultáneamente, Kodak ha presentado su nuevo sensor CMOS KAC-0131 para teléfonos móviles, dotado de tecnología Pixelux, una tecnología que permite ofrecer superficies de fotodiodo equivalentes a los de un CCD.
Este nuevo captador de 1,3 megapíxeles, se suma al KAC-3100 (3,1 mp), igualmente destinado a telefonía móvil, y al KAC-500 (5 mp), para cámaras digitales.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…