Ir al contenido principal

Sigma SD-14

Con la Photokina asomándose por el horizonte, los fabricantes comienzan a calentar el ambiente con presentaciones y lo que viene en llamarse “teasers”, eso que un castizo podría traducir tranquila y llanamente como “vaciles” (*).

En esos pequeños anuncios, las firmas dejan entrever lo que será una de sus próximas presentaciones. Sony, Carl Zeiss, y ahora Sigma, entre otros, nos “calientan los cascos” con sus promesas de felicidad fotográfica. Y a buena fe, Sancho, que los labios que aparecen en el "teaser" de Sigma no son pecata minuta… seguro.

Al parecer, la nueva réflex monocular digital Sigma SD-14 empleará un captor de tipo Foveon, pero de mayor resolución que el que equipa las Sigma SD producidas hasta la fecha. Resulta difícil expresar con precisión la resolución de un captor Foveon, pero, tal como indica la firma, el numero de píxeles de su captor debería multiplicarse aproximadamente por tres para encontrar dicha equivalencia. Así, por tanto, el captor Foveon de 3 megapíxeles incorporado hasta ahora equivaldría a uno de 9 megapíxeles.


Ello se debe a la arquitectura única del captor de Foveon, que no emplea la pauta Bayer, una pauta que consiste en “repartir el trabajo” en los colores rojo, azul y verde (doble numero de pixeles que para el rojo y el azul). Con ello en cada pixel solo se recibe la información de un color, y para “imaginarse” la correspondiente al resto de los colores tenemos que interpolar, “preguntar” a los píxeles colindantes “que color ven ellos”. Ingenioso, pero poco eficiente, pues ello supone, para el procesador, aproximadamente 100 cálculos matemáticos… por pixel



En el captor de Foveon, cada uno de los píxeles es capaz de reconocer y diferenciar los tres colores, y ello gracias a la distinta capacidad de penetración de las longitudes de onda correspondientes en los componentes físicos del pixel.

En su comportamiento se parece más a una película fotográfica en color de tipo sustantiva, multicapa, que a los captores convencionales (sean CCD o CMOS).
El captor Foveon ofrece la enorme ventaja de no necesitar interpolación de color, evitando los riesgos de moiré, etc. De hecho no necesita del famoso filtro “emborronador” o “filtro de paso bajo”.
No suelen aparecer “serrados” en las estructuras diagonales, ni problemas de moiré en los tejidos más fastidiosos, y además el color es muy bello, neutro y puro.


© Valentin Sama

El "bokeh" del objetivo Sigma 20-40 mm es digno de verse…


© Valentin Sama


© Valentin Sama
Los tonos neutros son especialmente puros

Sin embargo, las cámaras Sigma que incorporan este captador no tienen el éxito comercial que merecería el captor…
Habría que preguntarse que hubiera ocurrido si el Foveon lo hubiese comercializado… Canon, por ejemplo. Ah!
No obstante, parte de la reticencia de los posibles usuarios viene dado por dos o tres factores:


© Valentin Sama

La Sigma SD10 es la precursora de la nueva SD-14


© Valentin Sama

Las cámaras Sigma SD incorporan un filtro de barrera contra el polvo
Su limpieza y sustitución, es simple

• Las cámaras Sigma que incorporan el Foveon solo producen archivos RAW, que deben procesarse en su software específico, un software que personalmente muy operativo, intuitivo y fácil de manejar.



© Valentin Sama

• El factor multiplicador es elevado (hasta ahora), aprox. 1,7 x
• El ruido a altos índices es relativamente elevado, si bien no más que otras muchas cámaras
• La montura es específica de Sigma

Por todos los indicios, la nueva Sigma SD-14 podría incorporar un captor Foveon de 4,7 megapíxeles, equivalente –en teoría– a 4,7 x 3 = 14 megapíxeles.

Todo ello muy interesante, teniendo en cuenta que se especula con que la SD-14 podría ser para el formato Cuatro Tercios…
Cosa que dudo.

(*) Ya que estamos de casticismos, recuerdo ahora que la palabra "cockteaser" tiene también un rotundo y castizo equivalente…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …