Ir al contenido principal

Sigma SD-14

Con la Photokina asomándose por el horizonte, los fabricantes comienzan a calentar el ambiente con presentaciones y lo que viene en llamarse “teasers”, eso que un castizo podría traducir tranquila y llanamente como “vaciles” (*).

En esos pequeños anuncios, las firmas dejan entrever lo que será una de sus próximas presentaciones. Sony, Carl Zeiss, y ahora Sigma, entre otros, nos “calientan los cascos” con sus promesas de felicidad fotográfica. Y a buena fe, Sancho, que los labios que aparecen en el "teaser" de Sigma no son pecata minuta… seguro.

Al parecer, la nueva réflex monocular digital Sigma SD-14 empleará un captor de tipo Foveon, pero de mayor resolución que el que equipa las Sigma SD producidas hasta la fecha. Resulta difícil expresar con precisión la resolución de un captor Foveon, pero, tal como indica la firma, el numero de píxeles de su captor debería multiplicarse aproximadamente por tres para encontrar dicha equivalencia. Así, por tanto, el captor Foveon de 3 megapíxeles incorporado hasta ahora equivaldría a uno de 9 megapíxeles.


Ello se debe a la arquitectura única del captor de Foveon, que no emplea la pauta Bayer, una pauta que consiste en “repartir el trabajo” en los colores rojo, azul y verde (doble numero de pixeles que para el rojo y el azul). Con ello en cada pixel solo se recibe la información de un color, y para “imaginarse” la correspondiente al resto de los colores tenemos que interpolar, “preguntar” a los píxeles colindantes “que color ven ellos”. Ingenioso, pero poco eficiente, pues ello supone, para el procesador, aproximadamente 100 cálculos matemáticos… por pixel



En el captor de Foveon, cada uno de los píxeles es capaz de reconocer y diferenciar los tres colores, y ello gracias a la distinta capacidad de penetración de las longitudes de onda correspondientes en los componentes físicos del pixel.

En su comportamiento se parece más a una película fotográfica en color de tipo sustantiva, multicapa, que a los captores convencionales (sean CCD o CMOS).
El captor Foveon ofrece la enorme ventaja de no necesitar interpolación de color, evitando los riesgos de moiré, etc. De hecho no necesita del famoso filtro “emborronador” o “filtro de paso bajo”.
No suelen aparecer “serrados” en las estructuras diagonales, ni problemas de moiré en los tejidos más fastidiosos, y además el color es muy bello, neutro y puro.


© Valentin Sama

El "bokeh" del objetivo Sigma 20-40 mm es digno de verse…


© Valentin Sama


© Valentin Sama
Los tonos neutros son especialmente puros

Sin embargo, las cámaras Sigma que incorporan este captador no tienen el éxito comercial que merecería el captor…
Habría que preguntarse que hubiera ocurrido si el Foveon lo hubiese comercializado… Canon, por ejemplo. Ah!
No obstante, parte de la reticencia de los posibles usuarios viene dado por dos o tres factores:


© Valentin Sama

La Sigma SD10 es la precursora de la nueva SD-14


© Valentin Sama

Las cámaras Sigma SD incorporan un filtro de barrera contra el polvo
Su limpieza y sustitución, es simple

• Las cámaras Sigma que incorporan el Foveon solo producen archivos RAW, que deben procesarse en su software específico, un software que personalmente muy operativo, intuitivo y fácil de manejar.



© Valentin Sama

• El factor multiplicador es elevado (hasta ahora), aprox. 1,7 x
• El ruido a altos índices es relativamente elevado, si bien no más que otras muchas cámaras
• La montura es específica de Sigma

Por todos los indicios, la nueva Sigma SD-14 podría incorporar un captor Foveon de 4,7 megapíxeles, equivalente –en teoría– a 4,7 x 3 = 14 megapíxeles.

Todo ello muy interesante, teniendo en cuenta que se especula con que la SD-14 podría ser para el formato Cuatro Tercios…
Cosa que dudo.

(*) Ya que estamos de casticismos, recuerdo ahora que la palabra "cockteaser" tiene también un rotundo y castizo equivalente…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los "carretes de 120 mm" no existen...¡idiota!

Sitios web, buenos fotógrafos, e incluso profesores... nos hablan en [demasiadas] ocasiones de "rollos de 120 mm" para referirse a los rollos 120 de película que podemos adquirir para nuestras cámaras y respaldos de formato medio.

Pero, vamos a ver... ¿cómo es posible que sobre esos rollos de 12 cm (120 mm) sólo podamos hacer tomas de un alto máximo de 6 cm nominales?
Pues la respuesta es muy sencilla: porque los rollos de 120 mm no existen... ¡idiota!(1).

En la imagen, frente a la caja de película "de 120 mm"(*), aparecen películas en los formatos 118, 120 (en el centro) y 127. A notar, la bobina con núcleo de madera original del año 1901 y una moderna de plástico actual: la compatibilidad con las cámaras actuales y las de hace 120 años es –como veremos– absoluta.

Kodak, que durante casi un siglo fue dominante en casi todos los ámbitos fotográficos, estableció –sobre todo en los primeros tiempos– un sistema de numeración muy simple para sus formatos o –quizá mejor…

7Artisans 75 mm f/1.25 en montura Leica-M: a prueba

Hace ahora aproximadamente un año, publicaba yo en Albedo Media –con una separación de una semana– los artículos "La Amenaza Amarilla (I) – 1957-1964" y "La Amenaza Amarilla (II) – 7Artisans y Leica-M: desde China, con amor"; en ellos, hablaba de la serie de objetivos en montura para las telemétricas Leica-M (y cámaras compatibles) así como de la cada vez mayor calidad de estas ópticas –35 mm f/2 en ese caso– que apuntan claramente a marcas tales como la propia Leica por un lado y a Voigtländer por otro.
Os recomiendo, sin ambages, la lectura de esos dos artículos a fin de... entrar en situación.


Leica y sus "Noctilux"
La muy luminosa óptica Leica Noctilux-M 50 mm f/0.95 ASPH. para las telemétricas de la serie M –introducida en septiembre de 2008– se vio acompañada, en noviembre de 2017, por la extraordinaria referencia Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH.
Como era de esperar, para ese tele corto "de retrato", Leica "ha echado el resto"

Lucubracions de un enero de 2020 (II): Canon y su sistema EF

Canon ha hecho recientemente dos importantes anuncios, que aún sin relacionarlos desde la firma, están –desde mi punto de vista– íntimamente relacionados: por un lado la presentación de su impactante cámara Canon EOS-1 DX Mark III, y por otro, el cese en el desarrollo de [nuevas] ópticas de su sistema EF... el que da servicio a esa misma nueva cámara y a todas las de la firma que dan servicio a esa montura "veterana" de 33 años.

La lista de especificaciones de la más reciente Canon EOS es apabullante: podría decirse que [casi] (1) todo lo que pudiera desear un fotógrafo profesional de acción y deporte en su réflex monocular, está ahí. A "un precio", naturalmente: 158 x 168 x 83 mm para 1.440 gramos de peso y 7.000 / 7.500 €.
Con un sensor de formato Barnack (24 x 36 mm) de 20 Mpx. efectivos, ofrece 16 fps en modo réflex, con ráfagas de "más de 1.000" fotogramas en RAW+JPEG (81 en la Mark II), y 20 fps en modo "Live View". El resto, para no hacer…