Ir al contenido principal

Llamando a Klaatu

Cuando no resulta fácil concentrarse, ¿debe uno permanecer en silencio?
Quizá si, pero el Blog espera y es posible que una forma de retomar el rumbo sea volcar las ideas sueltas que se entremezclan entre las neuronas supervivientes... Algunas de esas ideas pasan fugazmente en blanco y negro, en los milisegundos que transcurren entre el dormir y el despertar, y si bien su relevancia puede ser dudosa, su pasar deja huella.

He enviado una señal cifrada a Klaatu en petición de ayuda, y mientras espero una eventual respuesta, aporto aquí algunos de los volcados extraídos del papel continuo de la vieja impresora de agujas que se puso en marcha de forma inesperada, tras años de inactividad en esta suerte de Nostromo.
Si: de esa impresora que cuando opera con su vaivén, es el equivalente del NAPALM: si bien no huele, si que suena a victoria...

Lo último en los culebrones de firmware viene de las recientes actualizaciones de Nikon para su D3 por un lado y de Canon para sus 1D Mark III y 1Ds Mark III.

Sin entrar en grandes pormenores, ya es sabido que la actualización del “firm” de la D3, que debía introducir interesantes mejoras al tiempo que solucionaba algún que otro pequeño “bug” de menor importancia, provocó en las cámaras de los que lo instalaron, “bugs” mucho más graves que las mejoras introducidas.
Parte del problema radica en que –al diferencia de las actualizaciones de ACR– las actualizaciones de “firm” eliminan sin posibilidad de recuperación el “firm” anterior...
Nikon tuvo que colgar en su Web a toda prisa el “firm” antiguo, para que los sufridos usuarios pudiesen volver a reinstalarlo. Una bonita faena que nos hace pensar... “en qué están pensando” los “algoritmeadores” que cuelgan semejante engendro sin probarlo a fondo con anterioridad.
Pero, al fin y al cabo, por lo menos, las cláusulas de actualización de Nikon no son tan abusivas como las de Canon, que ya son famosas por “encasquetar” a los sufridos usuarios toda la responsabilidad de la actualización, aunque se trate de algo que solucione o trate de solucionar fallos graves de funcionamiento de modelos concretos de sus cámaras.

La realidad es que uno, como usuario, debería plantearse seriamente si actualizar o no el firmware de su cámara tan pronto se ofrecen, pues las consecuencias pueden ser –como se ha demostrado– nefastas. Esperar unos días y revisar los foros específicos podría ser aconsejable.
Y no solo en cuestión de cámaras, sino también de aplicaciones informáticas. En más de una ocasión, actualizar alguna de esas aplicaciones ha supuesto –en casos bien documentados– pérdida de compatibilidad con archivos flash y otros “bugs” notables.
Como de costumbre, si te pones en contacto con el “soporte técnico”, nadie sabe nada.

En otros casos, las actualizaciones de firmware suponen, bien mejoras sobre el funcionamiento en base al feedback recibido por los usuarios, bien aportación de compatibilidad con “hardware” (cámaras, objetivos y flashes) debido a posibles evoluciones de los mismos.

Un caso reciente, es la posibilidad que se ofrece, mediante una actualización de “firm”, de que objetivos “anteriores” de Olympus y Leica D (Panasonic) para el sistema Cuatro Tercios, puedan realizar el “Contrast AF” o enfoque por contraste, tanto sobre la L-10 de Panasonic como sobre la Olympus E-420 y quizá algún futuro modelo que puedan presentar ambas firmas.
En este sentido, ya no llama la atención, pero si se puede observar, con una cierta ironía, que Phil Askey, de DPReview/Amazon vea como un serio problema que para actualizar un objetivo Olympus para compatibilizarlo con una cámara Panasonic sea necesario hacerlo.... sobre una cámara Panasonic (y a la inversa, objetivo Leica D Panasonic sobre cámara Olympus), y no se haga eco proporcional de la importancia de los fallos recientes de los “firm” de Canon y Nikon.

Ello no significa que algunos usuarios de Olympus estén enteramente satisfechos de que –al menos por el momento– “no se pueda” disponer de una actualización de firmware que permita hacer “Contrast AF” con su flamante E3.
No es menos cierto que el usuario objetivo de una Olympus E-420 o una Panasonic L10 es diferente del de una E3, y quizá esa función no se considere “propia”, pero personalmente soy uno de los que piensan (quizá erróneamente) que no les resulta convincente el argumento de que “no se puede hacer” vía actualización de firmware. Y si es cierto que no se puede... es un fallo.
Afortunadamente ya se aportó la opción de disponer de estabilización para los objetivos OM...

Y dentro de este revoltijo de ideas, y ya que estamos con Olympus, de recientes declaraciones de altos responsables de la firma, podemos deducir que ya se está trabajando, y de firme, en un modelo superior a la E-3 y que “se tardará menos” en tenerla lista comparativamente a lo ocurrido con la E-3.
Mientras tanto, corren los rumores de un nuevo zoom angular “ligero, compacto y relativamente económico” en la gama de los 8-18 mm (equivalente a 16-36 mm), así como de un macro de 100 mm (equiv. a 200 mm) y de algún que otro cuerpo de gama media.
Con un poco de suerte veremos algo antes de Photokina y el resto para Photokina.

Seguiremos esperando un despacho de Klaatu. Mientras tanto, el silencio se nos hace clamoroso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…