Ir al contenido principal

"Off-topic": Rember

Los que hemos superado los 50 :-) miramos con interés, todos los avances que se puedan producir acerca del tratamiento del Alzheimer, y aunque sea un tema aparentemente “off-topic” para este blog, la noticia de hoy podría ser la de la nueva droga descubierta –el “Rember”– que ha producido nada más y nada menos que un 81% de mejora apreciable en 321 pacientes en relación al grupo de control que tomaba el placebo.

Lo que más me interesa del tema es la aproximación científica al mismo.

Al parecer, una de las culpables del Alzheimer es la proteína “Tau” que hace “enredos” dentro de las células nerviosas del cerebro, especialmente en las responsables de la memoria, destruyéndolas.


La nueva droga Rember se basa en el cloruro de “Methylthioninium” (no me atrevo a traducirlo, por cuestión de rigor científico).

Pues bien, lo que me parece muy interesante es que este compuesto es colorante azul muy común utilizado en experimentos científicos.

Y… ¿cómo se descubrió el efecto beneficioso contra la malvada proteína “Tau”?

Por accidente: el profesor Wischik dejó caer accidentalmente una gota del colorante citado en un tubo de ensayo que contenía la proteína Tau… y la hizo desaparecer.

Ello no quita mérito al desarrollo, pues el accidente ocurrió hace 20 años, y ha habido que trabajar mucho para llegar, ahora, a las conclusiones clínicas tan favorables. Además, por supuesto, el accidente no hubiese ocurrido s no hubiesen estado investigando ya sobre la "Tau".
Se prevé que el Rember (*) estará comercializado para 2012 aproximadamente, pues faltan por comprobar los efectos secundarios.

Al margen de la muy buena noticia, parece interesante el factor accidente, y podría pensarse si en fotografía no quedará todavía espacio para algo parecido desde un punto de vista técnico… ¿se imaginan que la fotografía digital, tal como la conocemos ahora, quedase absolutamente obsoleta en un plazo relativamente corto? Por un simple accidente.

(*) Quizá tengan algún problemilla con el nombre, pues que nosotros sepamos, ya estaba registrado para productos de conservación de fachadas.

Fuente: BBC NEWS


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …