Ir al contenido principal

Nikon y su CSC: ¿pequeños Nikkor de gran luminosidad?

La conocida y prestigiosa página “Nikon Rumors”, publica una interesante nota acerca del posible tamaño del nuevo captor que podría incorporar la nueva CSC o “mirrorless” de Nikon, un tema sobre el que nos ocupado en más de una ocasión en DSLR Magazine.

Pensamos que de todos es sabido que el presidente de la compañía, Mr. Makoto Kimura había anunciado –a la japonesa– esa nueva cámara dentro de 2011 y más probablemente para finales de marzo del mismo año, pero los daños sufridos en Japón en general y en la propia fábrica de Sendai (con pérdida de vidas humanas dentro del propio personal), han podido retrasar esa introducción.


Gráfico, © Nikon Rumors y Wikipedia

Pues bien, en la nota citada se cita que el tamaño del supuesto captor de la nueva Nikon CSC impondría un “factor” de 2,5 X a 2,6 X a las ópticas, lo que contrasta con el 2 X del protocolo Micro Cuatro Tercios y el propio 1,5 X (aprox.) de otros sistemas de Samsung y Sony surgidos a la sombra del protocolo de Olympus y Panasonic.
Nada se sabe oficialmente acerca del nuevo producto de Nikon, más allá de algunos esquemas de patentes y del comentario que publicamos en su momento en primicia en el sentido de que el nuevo sistema de Nikon sería “más profesional”.

Sin embargo, ahora, si damos por bueno y definitivo ese tamaño de captor, más pequeño que el del Micro Cuatro Tercios, (17 mm de diagonal frente a 21,5 mm), se nos ocurren, atando cabos, las siguientes cuestiones:

• Nikon ofrecería, aprovechando el menor círculo necesario de cobertura, objetivos de muy alta luminosidad relativa, con aberturas del orden de f/2 para los zoom y de f/1,4 o incluso más allá (f/1,0) para algunas focales fijas.
Estos objetivos serían quizá estabilizados VR, pero resultaría mucho más lógico, dado el complejo esquema óptico para esa gran luminosidad y las excelentes posibilidades ofrecidas por ese captor de menor tamaño... el ir hacia una estabilización en el cuerpo para todos los objetivos.

• El mayor ruido que podría derivarse del captor de menor tamaño, podría ser paliado en parte por la alta luminosidad de los objetivos, la estabilización de nuevo diseño y quizá, por un captor de nueva concepción, ofrecido por Sony bajo especificaciones de Nikon.
De hecho, podría especularse si ese nuevo captor no sería el mismo sobre el que circulan rumores actualmente (ver Four Thirds Rumors) en el sentido de que Olympus está generando las especificaciones para un nuevo captor de tamaño Micro Cuatro Tercios, de resolución contenida pero rango dinámico mucho más amplio.

Todo lo anterior es puro análisis especulativo por mi parte, pero tiene su fundamento, y esperemos no tardar mucho en verlo. También tiene su ironía que, firmas que han criticado negativamente el "pequeño tamaño del captor Cuatro Tercios" (y por ende el Micro Cuatro Tercios, opten ahora por tamaños menores para cámaras de conceptos similares... pero como de momento ello entra –como he comentado– en el terreno de la especulación... callaré.

En todo caso, repasando notas y rumores anteriores, no dejo de sorprenderme de lo avanzados que son –en muchas ocasiones– los informes que recibo de las fuentes fiables del sector. En buena parte de esas ocasiones, podemos hablar de hasta 4/5 años de avance, que es, precisamente, lo que lleva el desarrollo de un nuevo producto de esta categoría.
Casi demasiado avance como para publicarlo en el mismo momento que recibo la información...
“Y hasta aquí puedo leer”...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…