Ir al contenido principal

Ausencias: una novela de intriga de Carlos Saura

Desde su faceta de experto coleccionista de cámaras fotográficas, el conocido director de cine Carlos Saura (1) ha presentado hace pocos días esta particular obra que funde en su trama personajes interesantes y a ratos muy inquietantes. Las "ausencias" vinculadas a ciertas formas de la epilepsia, los sueños en esa duermevela, y las cámaras clásicas, son protagonistas de esta suerte de "thriller".

Los aparatos fotográficos clásicos son uno de los personajes principales de la obra © Valentín Sama


Una vez que me he leído –y releído– el libro aprovechando estos dos días de "fin de año", os puedo adelantar una breve opinión personal, lógicamente sin "destripar" el libro, eso que ahora se viene en llamar "hacer spoiler", esto es, en otras palabras... ¡fastidiarlo!

Primero, os copio –en ello no hay riesgo de "destripe"– la sinopsis de la contraportada:

"Como una pesadilla dentro de otros sueños, esta novela nos propone una serie de preguntas inquietantes. ¿Qué se veía en la hoja arrancada? ¿Tantas coincidencias responden solo a delirios de un enfermo? ¿Cuántas consecuencias imprevistas tendrá la historia que entretejen Mario y Elena? ¿Por qué una serie de crímenes se relaciona con nombres clave del arte de la fotografía?
Carlos Saura nos ofrece ahora, en ‘Ausencias’, un sobrecogedor juego laberíntico que borra las fronteras entre «realidad» y ficción."

A ello hay que añadir que el libro incluye, como primicia exclusiva, veintisiete dibujos de cámaras fotográficas realizados por el propio autor, aparatos que son elementos fundamentales en la intriga de la obra. (2) Un listado, al final del libro permite localizar cada modelo en la página correspondiente de la trama.

La Leica III, con su Elmar F = 50 mm 1:3,5 en níquel, recibe una mención y su correspondiente dibujo © Valentín Sama





El origen de esta novela, arranca en una situación real que se le plantea a Carlos Saura: adquiere un importante libro sobre Diane Arbus, y cuando se dispone a disfrutarlo con calma, se encuentra con que una de las páginas ha desaparecido al haber sido arrancada, al parecer con una cierta violencia, por los restos rasgados...

Eso mismo le ocurre a Mario, el personaje principal de ‘Ausencias’, al abrir el ejemplar del libro de Diane Arbus, tras adquirirlo y abrirlo ya de vuelta en su casa de la Sierra de Madrid, tras un viaje de negocios.
Mario, profesional de la abogacía y coleccionista empedernido de cámaras fotográficas clásicas, y que sufre de ausencias, probablemente por algún problema relacionado for una forma de epilepsia... y ¡hasta ahí creo "que puedo leer"!

Un anuncio original de una Ermanox en la prensa especializada norteamericana

Las cámaras clásicas forman parte importante de las motivaciones de los interesantes personajes que componen esta suerte de novela negra entretejida entre realidad y sueños en ‘ausencias’, siendo la Ernemann Ermanox la protagonista principal, entre aparatos Hasselblad, Leica, Speed Graphic, Rolleiflex, otros de gran formato... ¡hasta José Luís Mur –de Fotocasión– tiene una suerte de "cameo" en la novela de Saura!

Erich Salomon –de trágico final a mano de los nazis– aparece en este retrato con la Ermanox que utilizaba para fotografiar a hurtadillas a políticos y otro personajes influyente de la época. Puede observarse el enorme diámetro relativo de la lente frontal del objetivo, de una luminosidad extraordinaria para la época entre f/1,8 y f/2 para placas de 6x9 cm

Las descripciones de los aparatos, de su funcionamiento, de su historia y la de los fotógrafos famosos que las utilizaron, así como de la lógica de la aparición en la novela son muy precisas (3), y harán disfrutar a los amantes de esta clase de aparatos. Por otro lado, la trama resultará muy interesante también –en mi opinión– a los menos expertos en fotografía, ya que demuestra una gran sensibilidad por los detalles nostálgicos, el sutil erotismo, el amor...y la traición.

Un momento de la presentación, mientras Saura señala la Ermanox de Erneman. José Luís Mur había organizado, sobre la mesa y en vitrinas, las 27 cámaras citadas en "Ausencias". En el extremo derecho, el cuidador de la novela, Antonio Fernández. © Valentín Sama

Durante la presentación, en los locales de Fotocasión, estuvieron presentes, además del autor, José Luís Mur –importante coleccionista y responsable de Fotocasión– así como Antonio Fernández Ferrer, catedrático de literatura de la Universidad de Alcalá de Henares y "cuidador" de la novela.

Dicha presentación fue una amena "pugna" entre Antonio Fernández, deseos de hacernos conocer la más posible de la obra... y Carlos Saura, por evitar lo que él mismo llamó "el destripamiento" de la misma. Finalmente, tras un ameno coloquio, Saura –siempre natural y próximo, firmó y dedicó ejemplares, incluso con una ilustración ad-hoc.

Carlos Saura, dedica y firma ejemplares © Valentín Sama


© Valentín Sama

La carpeta de edición limitada incluye, además, láminas originales a todo color © Valentín Sama

SAURA, Carlos
13 x 21 cm, 350 páginas en blanco y negro, con portada en color
Cartoné. Edita: LABORINTO. Madrid, octubre de 2017
ISBN 978-84-946638-1-9

Además de a través de los canales habituales, el libro puede adquirirse en Fotocasión

(1) Carlos Saura (Huesca 1932) ha escrito al menos tres novelas anteriores a esta, así como seis libros de fotografías, siendo especialmente conocido como director de cine, con más de cuarenta películas a su cargo. Menos conocida públicamente es su faceta como coleccionista y experto en aparatos fotográficos clásicos (no cámaras cinematográficas).

(2) Además de la edición normal, se comercializa una edición limitada, con una carpeta que incluye láminas originales a todo color

(3) No obstante, he "pillado" algún "gazapillo" menor, cuya presencia parece casi inevitable dado lo prolijo del contenido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …