Ir al contenido principal

Leica M11: ¿una plataforma para una eventual futura Leica M con visor electrónico?

Cuando, por primera vez puse en marcha mi primera unidad para pruebas de Leica M11 (1), noté que... ¡algo había cambiado definitivamente en la saga de las Leica M! Y no, no me refiero a la ausencia de tapa base separable, ni tampoco al visor, que no es híbrido, sino convencional, ni  a la resolución de 60 Mpx. de su nuevo sensor BSI... 
Me refiero a que esta nueva Leica M11... ¡opera de entrada –de forma discreta, eso sí– como una «mirrorless»!

Leica M11, conmutador en «OFF». A notar que las laminillas del obturador mecánico son todas en un único tono gris muy oscuro/negro © Valentín Sama

Leica M11, conmutador en «ON»; ¡entra instantáneamente en Live-View sin mostrarlo en pantalla! La medición –en todos los modos, incluyendo el matricial– se determina por lectura del sensor © Valentín Sama

Una Leica M anterior a la M11 (2), conmutador en «ON»: el obturador permanece cerrado, y se inicia la medición de la luz reflejada por las laminillas del obturador, mediante una célula ubicada en la base de la cámara oscura. La pauta negro/gris/blanco permite la medición promedio, preponderancia central y puntual, pero no matricial © Valentín Sama

Al final de este post, me atrevo a exponeros lo que creo que ello significa cara al futuro de la serie Leica M... y no es malo.

Voy a explicarme:

En una «mirrorless», o en mi propia jerga, una «despejada», ya que no existe visor óptico réflex, la imagen previa captada por el sensor es reenviada electrónicamente al visor o monitor, igualmente electrónicos.
Para que ello sea posible, hay algo imprescindible: que llegue luz –la imagen generada por el objetivo– al sensor, y por lo tanto, para que ello sea posible, el obturador, si lo hubiese, debe estar abierto.

Así, una vez que se pulsa el disparador, la secuencia es la siguiente:
a) se cierra el obturador
b) se abre el obturador y se inicia la exposición prevista
c) se cierra el obturador  para terminar la exposición
d) se abre de nuevo el obturador para volver a disponer de visión en el visor o monitor.

Hay excepciones posibles:

a) obturación totalmente electrónica: no hay movimiento alguno de cortinillas o laminillas, y la exposición se determina por medio del tiempo de lectura del sensor. Esto es lo que hace la M11 en el modo de «obturación electrónica».
b) obturación de primera «cortinilla» electrónica: se inicia la exposición por lectura electrónica del sensor, y se termina con las cortinillas. En este caso sólo se producen los movimientos c y d del apartado anterior.

Así, en todo caso, en la M11, también se prescinde de la medición de luz sobre las laminillas del obturador, utilizada en los modelos anteriores, entre ellos los más recientes M 10-R y M 10-R Monochrom. Por tanto, observaremos que está ausente la célula de medición ubicada en la parte baja de la cámara oscura, al tiempo que las laminillas del obturador son ahora de un gris uniforme, en lugar de emplearse la pauta de los obturadores anteriores –para la medición con promedio central o puntual– que constaba de laminillas de un tinte que tornaba desde la periferia –gris muy oscuro– hacia el centro, blanco, pasando por un gris medio.

Ello ofrece, por primera vez en el caso de las Leica-M la posibilidad de una medición de luz en modo matricial, modo que ya se ofrece en esta M11; además del puntual y el promedio con preponderancia central (3).
Me consta, que la posibilidad de mayor incidencia de polvo en el sensor «con motivo del cambio de ópticas» es contemplada desde Wetzlar, pero en mi opinión ello no debería ser motivo de mucha «mayor» preocupación que ahora... ¿todavía cambiáis de ópticas –con la cámara en «on» con cualquier cámara?

En cambio, sí que habrá más ciclos de movimientos de cortinillas, salvo en el modo de obturación electrónica, y eso es algo a tener en cuenta: desgaste, posibles microsalpicaduras de aceite y otras partículas...

Adicionalmente, el modo de obturación electrónica incorporado y en la M11 –con tiempos de 60 segundos a 1/16.000 de segundo– abre el camino a ofrecer una estabilización electrónica de la imagen, aún con el sensor estático. ¿Podría contemplarse? Bueno... la M11 ya incorpora un estabilización digital oculta, que sólo se utiliza –de momento– para estabilizar la imagen en Live-View (4) que se muestra en pantalla y en el visor Visoflex II «a fin de facilitar el confort de la operación de enfoque en ese modo».

De hecho, hay una cuestión que me intriga: ¿no estará ya usando la M11, de forma oculta experimental, la estabilización de imagen, también para la toma, en el modo de «obturador electrónico»? ¿Tendría mucho sentido –aunque es posible– separar la señal que va al visor y pantalla de la que debe generar el arhivo?

Por todo lo anterior, pienso –aunque puedo estar equivocado– que la nueva M11 puede representar –además de los avances actuales– una sólida base para la posible y rumoreada Leica-M dotada de visor electrónico integrado, en lugar del mítico sistema óptico telemétrico: toda la electrónica «está ya ahí», incluyendo el envío de señales al visor electrónico Visoflex II, que ahora es accesorio externo opcional, y mañana podría ser integrado, ocupando el espacio del telémetro actual.

Lo importante son las ópticas Leica-M: inmarcesibles. Varios cuerpos para controlarlas todas © Valentín Sama

Que se haga o no, es otra cuestión que depende más de marketing que de otros aspectos. Una nueva Leica «ME», podría ser más económica que la versión telemétrica, y podría sacar muy buen partido con enfoque manual en Live-View, a todas las ópticas Leica-M, ópticas que no pocos están usando de esa forma, mediante adaptadores, con cuerpos de otras firmas, como las Sony de las series A7 y A9.

Soy consciente de algunos me diréis, que las Leica SL son ya «ese cuerpo de visor electrónico» que puede utilizar –mediante adaptador– los objetivos Leica-M, pero una genuina Leica M de visor electrónico sería más coherente en estética, volumen y peso, como para combinar su uso con el de un cuerpo telemétrico tradicional. Mucho más seductora, como alternativa para un usuario de la firma.

Ya sé que Stefan Daniel, de Leica Camera AG, lo ve poco probable, pero lo cierto es que la base está ya ahí, en esta Leica M11. El «cableado» la «preinstalación» está hecha...
¡Ah!, y de paso, esa nueva cámara debería integrar ya un visor con corrección dióptrica... ¿eh?

NOTA: por razones técnicas, los comentarios no deben superar los 3.000 caracteres, incluyendo espacios



(1) Cedida para las pruebas por Leicastore de Madrid
(2) Monochrom Typ 246
(3) En el momento de escribir este post no se ha indicado el numero de zonas
(4) Cámaras y terminales móviles utilizan hace años ese sistema, bien como único, bien como complemento a uno mecánico, y lógicamente requiere un sensor activo electrónicamente

Comentarios

Valentín Sama ha dicho que…
Por Daryl:

«Very insightful. Gracias»

Thank you so much for visiting my page and for your kind comment, Daryl

Best regards

Valentín
Juan Carlos Giménez ha dicho que…
Buenas tardes, Valentín.

Como en todos sus artículos, su sapiencia sobre el tema que nos ocupa es tan amplia que me he visto obligado a seguirle desde hace mucho tiempo y a pesar de no ser un usuario de Leica (por motivos que conformarían una carta demasiado extensa y que seguramente no vendría al caso).

El motivo de este mensaje no es otro que compartir con usted una añoranza, una postura tal vez melancólica a la vista de los tiempos que corren. Porque es una realidad (triste para mí) la desaparición a corto y medio plazo de los sistemas réflex de visualización, y por el paso que ha dado Leica intuyo que ya le ha tocado a los sistemas telemétricos que tantas satisfacciones (de venta y de seguimiento) han supuesto para la marca.

Soy de la opinión, contrastada con profesionales relacionados con las marcas, de los que piensan que se ha optado por la tecnología más acorde con la reducción de costes (y así más beneficios) justificando dicha evolución en el aumento de la calidad de imagen del sistema. Dicha calidad es innegable, como también lo es la de los sistemas réflex y telemétricos (que suponen un mayor coste en el proceso de fabricación), más sanos para la salud visual que muy pocos usuarios se plantean. Por eso considero que, frente a los aplausos de todos los que abren sus cinco sentidos ante cualquier novedad, se debería haber tenido en cuenta la posibilidad de permitir un espacio que diera cabida a varias opciones sin condenar a la desaparición a algunas de ellas.

Gracias, Valentín, por sus concienzudos artículos, difíciles de encontrar en un medio sobresaturado de desinformación. Y gracias por soportar mis "peroratas". Atentamente:

Juan Carlos Giménez
Valentín Sama ha dicho que…
Gracias, Juan Carlos, por su atinado comentario y amables palabras.

Coincido con lo que transmite, y en ese sentido me gustaría que Pentax tuviese éxito en su empeño de ser "la última" firma en seguir produciendo sistemas réflex, tal como ha manifestado ser su intención.

Recordemos los tiempos de las Leica de rosca, en los que existían dos "ventanas" en el lado del ocular: una para el telémetro (con mayor aumento) y otra para el encuadre...
¿Sería posible, en una Leica M disponer de sistema telemétrico además de un visor electrónico incorporado?. El problema sería el precio...

Saludos cordiales

Valentín

Entradas populares de este blog

Olympus M. Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO: razones y otras cuestiones.

OM Digital Solutions (OMDS) ha publicado su nueva hoja de planificación de desarrollo de ópticas, pero... eso ya lo habéis leído de sobra en otros medios, y no os voy a hablar aquí de eso. Tampoco voy a "meter el dedo en ojo" –todavía– a los agoreros que todos conocemos: por prudencia debida, esperaré a ver cómo es esa nueva cámara que OMDS ha registrado ya, cara a su homologación electrónica, ante los organismos internacionales. En este artículo voy a reflejar más bien mi sorpresa frente que, a algunos, incluso expertos... les sorprenda que se anuncie la producción del equivalente a un 40 mm f/1.4 en formato Barnack, el "prime" M.Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO . Actualización: presentado a 04/11/2021 Ya en los años 50 del siglo pasado, Olympus ofreció los primeros 40 mm para las SLR de 35 mm de la época © Valentín Sama De alguna manera, hace tiempo que se estableció considerar "focal estándar" o "normal" de un objetivo, a la más aproximada

Olympus M.Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO: prueba de campo (II)

En esta segunda parte de la prueba del nuevo objetivo Olympus M. Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO , ofrezco resultados de campo, con sensaciones de manejo de esta óptica, que es equivalente a un 16-50 mm para el formato Barnack (24 x 36 mm). Para poner en contexto estos resultados, recomiendo leer igualmente la primera parte , dedicada al rendimiento técnico, con datos cuantificados acerca de aspectos tales como resolución, viñeteo, etc.  © Valentín Sama Aunque, como objetivo de la serie "PRO", el nuevo producto de OM Digital Solutions está destinado primordialmente a las cámaras igualmente PRO, tales como las E-M1, II y III, así como la E-M1 X, por sus dimensiones todavía relativamente contenidas –especialmente en posición retraída– estamos ante una óptica que hace también buen "maridaje" con los cuerpos de las PEN-F (arriba) y, por supuesto, con el de la E-M5 III. Aunque el Olympus M. Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO –en buena lógica, por rango focal y dimensiones

OM SYSTEM es tu nueva marca para Olympus

Hamburgo: a través de un importante comunicado institucional, OM Digital Solutions (OMDS) anuncia el nacimiento de la marca «OM SYSTEM» , junto a la que coexistirá, por un tiempo la actual de Olympus. Los nuevos productos, se comercializarán de inmediato ya bajo la nueva marca. © OM SYSTEM En la declaración de intenciones, figura implícita la de perpetuar la filosofía de Yoshihisa Maitani, a la que obedecería también la nueva cámara que se ha dejado desvelar hoy muy ligeramente, una cámara «revolucionaria».  El joven Yoshihisa Maitani, hacia 1972, con una OM-1, una de sus creaciones Respecto a lo primero, en el documento hecho público se destaca la determinación de desafiar los convencionalismos a través de un continuo desarrollo de producto dentro del estándar Micro Cuatro Tercios, aprovechando sus enormes capacidades para ofrecer, compacidad, rendimiento y ópticas de calidad excepcional, con focales y luminosidades difíciles de conseguir con otros formatos, acelerando los avances en