Ir al contenido principal

Adiós, Technical Pan


© Valentín Sama

La dura y simple realidad es que muerde el polvo otro producto fotográfico fotoquímico especializado que no tiene sustitución alternativa, ni en sistemas fotoquímicos ni mucho menos en digitales: la película Kodak Technical Pan. Y desaparece probablemente víctima de esa suma de causas que caen fuera del control del usuario, tras las que está, probablemente, una mezcla del capitalismo más desaforado, y la toma de decisiones a alto nivel por parte personas que quizá ni conocen el producto ni conocen la realidad última del hecho fotográfico: lo que no es rentable, se hace desaparecer.
La película Kodak Technical Pan era una película para aplicaciones especiales, y por ello nunca pudo ni podría tener una gran demanda. Se trataba de una película negativa en blanco y negro que podía exponerse a índices de exposición (IE) a lo ancho de un abanico de nada menos que entre 25 y 400 ISO, dependiendo del tipo de revelado aplicado y de los resultados deseados. La película comercial de más alta capacidad de resolución del mercado, con hasta 200 pares de líneas por milímetro, cuando “la mejor” del resto en esas mismas circunstancias puede llegar a las 125 o 160. Una película con una sensibilización extendida al rojo, que la hacía ideal para muchas aplicaciones dentro de los campos de la medicina científica en general, y en particular de la fotografía forénsica, policial y técnica.
En mi humilde opinión personal, en el fondo subyacen dos cuestiones sencillas de plantear, pero para las que resulta imposible, bajo las circunstancias actuales llegar a un punto de encuentro: ¿Todos los productos vendidos por una gran compañía que pretende ofrecer soluciones globales dentro de un campo de actuación (en este caso fotográfico) deben ser forzosamente rentables para la compañía?
¿Puede un usuario permanecer fiel a una marca que basa sus planteamientos operativos exclusivamente en la rentabilidad de todos y cada uno de sus productos, alterando la idea de servicio global?
Partiendo de la pobrísima resolución que son capaces de generar los sistemas digitales actuales, unas tres veces por debajo de lo que podía ofrecer la “obsoleta” Technical Pan, quizá lo que irrita más a los usuarios de productos especializados es la costumbre de Kodak de ofrecer, probablemente con su mejor voluntad, soluciones “alternativas”. Últimamente, todas las “alternativas” ofrecidas parecen pasar por usar, de una forma o de otra, la película Kodak T-Max 100. Pero eso es querer hacernos comulgar con ruedas de molino, por muy buena que sea esa emulsión T-Max 100… para sus aplicaciones previstas.
La “desaparición de especies” constituye, en cualquier ámbito, una señal de alarma. Y esta no es la primera ni será la última. Preparémonos ante los riesgos de la imposición del pensamiento único.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…