Ir al contenido principal

Sobre la imagen latente y los científicos

Leo en el el excelente suplemento cultural "Babelia" de "El
País", del pasado 23 de octubre, a Manuel Falces, en su
comentario acerca de la exposición de Mariano Zuzunaga en la
nueva galería "DS Gallery" (dedicada exclusivamente a exponer
fotografía digital) y cuando cita una frase al parecer contenida
en el …"interesante texto del profesor Manuel Laguillo y del
fotógrafo Mariano Zuzunaga"…, me sobresalto ligeramente cuando
prosigo en mi lectura (del texto de Babelia) y, sin saber si la frase
citada a continuación es del profesor o del fotógrafo,
leo …"Si la fotografía analógica (FA) ya era de por
sí misteriosa y enigmática -los científicos siguen sin saber
qué le ocurre a la plata tras haber sido expuesta a la luz y
esconden tras la expresión de una
imagen latente su ignorancia-
aún lo es más en el territorio de la fotografía digital (FD)".

¡Cielos! Pienso yo… ¿habré estado engañando
todos estos años a mis distintos alumnos al explicarles en
clase, a lo largo de aproximadamente 14 años ya, lo que le ocurre a la plata (Ag)
inmediatamente tras haber sido expuesta a la luz?
No ya mi
ignorancia, sino mi osadía podría haber sido infinita de ser eso cierto.
Al hallarme a la sazón bajo los posibles efectos secundarios de una medicación, dudo,
me levanto, y consulto mis libros, y tras hacerlo, siento un cierto
alivio y hasta un muy ligero escalofrío de satisfacción:
no, allí, en los libros, veo confirmado que ya en 1938 hubo
científicos (los británicos Gurney y Mott, este
último, premio Nobel en 1977) que plantearon los principios en
los se sustenta ese maravilloso fenómeno de la imagen latente,
principios sobre los que elaboró más tarde (1945-1959) el
científico neozelandés John Wesley Mitchel,
científico que, finalmente, en 1981 recibió el
"Kulturpreis Deutsche Gesellschaft für Photographie" (*DGFP), por
sacarnos de la ignorancia a
la que aluden, bien Manolo Laguillo, bien Mariano Zuzunaga, acerca de lo
que les ocurre a las sales de plata o haluros de plata utilizadas en
las emulsiones fotográficas, tras ser impresionadas por la luz.
Mitchel pudo confirmar sus teorías acerca de la muy real imagen latente través de
diversos modelos experimentales.
Un núcleo de imagen latente, según la DGFP

Dicho de forma muy breve (explicarlo
de forma sencilla en clase lleva aproximadamente 45 minutos), el
núcleo de plata se forma a causa de la precipitación de
plata en un cristal de haluro de plata supersaturado de plata, y cuya
energía es, naturalmente, suministrada por la luz de la
exposición.
Por mi parte, puedo modestamente añadir que existe un
paralelismo muy interesante entre ese fenómeno y la
fotografía digital, que sin entender muy bien por qué,
algunos intentar separar radicalmente
de la fotoquímica: en ambos
procedimientos para registrar imágenes por medio de la luz, que
es, en ese primer instante de la toma, lo que es la Fotografía, es al parecer
necesaria una pequeña partícula de impureza (controlada)
para que el registro se produzca. Así pues, también en los captadores
utilizados en la moderna fotografía digital, la palabra
"epitaxial" aplicada al substrato de silicio empleado en su
construcción, nos habla de ello.
(*) Se trata de uno de los premios que otorga, en traducción
aproximada, la prestigiosa Sociedad Alemana para la Fotografía

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…