Ir al contenido principal

El Espontáneo de la Diagonal

Uno acude a la presentación del último chasis digital intercambiable para cámaras de formato medio y de banco óptico, y con ese espíritu profesional que implica tratar de atender atentamente al desarrollo de la comunicación por parte del responsable de la firma, tratando de separar el polvo de la paja y de valorar lo que de nuevo, positivo, y diferenciador pueda ofrecer ese producto –que lo tiene, pues parece un producto muy cuidado y de altas prestaciones– y se encuentra con ciertas sorpresas…

La pequeña sala alquilada en lujoso hotel céntrico está abarrotada de personas al parecer interesadas, probablemente fotógrafos profesionales en su mayoría, con contados medios de comunicación entre ellos. Ya desde el comienzo de la presentación se invita a los asistentes a intervenir con preguntas en cualquier momento de la misma.

Entre las virtudes destacadas del nuevo dispositivo figura la transmisión vía Bluetooth de una previsualización hacia un "PDA" estándar. Esa previsualización debe servir, entre otras cosas, para evaluar el foco. Cuando finaliza esa parte de la presentación el ponente se interesa por si existe alguna pregunta el respecto… Levanto mi mano y me intereso por mi parte, acerca de la resolución de esa imagen sobre el PDA y el peso en Mb de la misma. Gesto de extrañeza del ponente, responsable del producto para "Europa, Oriente Medio y Asia", que no solo no lo sabe sino que no le parece relevante…
Vaya… pues si entre otras cosas debe servir para comprobar el foco…

La cosa se complica, cuando, tras poner repetido énfasis en las ventajas del ratio de formato del CCD DALSA (4:3) y hacer varias demostraciones mediante una Mamiya 645 AF, observo que, finalmente, se obvia el aspecto del "factor multiplicador de la focal" y decido preguntar acerca de ello.
La razón no es otra que los dos modelos de chasis presentados, en resoluciones de 17 Mp y 22 Mp, obedecen a unos tamaños de 43,2 x 31,7 mm y 48 x 36 mm respectivamente, distintos, evidentemente del formato real correspondiente al "6 x 4,5", que es, en su variante más normalizada, de 55 x 43,5 mm efectivos. Puesto que no encuentro el dato del factor en la documentación escrita suministrada no deseo quedarme sin escuchar la opinión del presentador…
Claro que pienso que no debe tener mucho interés en expresarla pues de lo contrario ya lo habría hecho, y me puede "salir por peteneras" aunque sea en inglés (lenguaje en el que se expresa, asistido por traductor), al poder emplearse el chasis sobre distintos modelos de cámara, y por ello decido realizar la pregunta de forma muy concreta: "sobre esa configuración que están Ustedes empleando, con el chasis modelo Aptus 22 y la Mamiya 645 AF, ¿cual es el factor de multiplicación de la focal?

Nueva cara de escéptico asombro, y ni el traductor (de la empresa) ni el ponente parecen entender la pregunta… y por tanto la repito de otra forma: "por poner un ejemplo, sobre ese chasis y sobre esa cámara, mi angular de 45 mm para esa Mamiya, ¿en qué focal equivalente se transforma"?
Ahora, si hay reacción. Otro miembro del equipo trata de convencerme de que el tamaño es el mismo (que el de un 6 x 4,5) y que gracias al formato 4:3… no hay variación.
Y entonces, al no darme por satisfecho, salta el espontáneo, no contento al parecer, con el trabajo de la cuadrilla, :

En la fila de delante, una de las personas del público asistente, "salta al ruedo" y me argumenta y "corrige", que "todo dependerá del formato de la cámara, porque, claro, si se trata de una cámara de 6 x 6"… etc. etc.
Comete dos imprudencias. La primera, no escuchar o entender la pregunta realizada, y la segunda intervenir cuando nadie le ha preguntado.
Lo mejor de todo viene cuando le indico que su corrección no es válida pues yo he expresado con toda precisión mi pregunta y…
Ahora su "mosqueo" es grande y pasa prácticamente al insulto…
Curioso. Ya teníamos conversos, pero ¡ahora tenemos también espontáneos!

¿El final? A falta de calculadora, me quedo con las ganas de conocer "in situ" el factor multiplicador, que existe, pero no así una vez llegado "a base".
No hay más que calcular la diagonal de los respectivos formatos:

Para el 6 x 4,5 cm (5,5 x 43,5 reales): 70 mm
Para el captador de 43,2 x 31,7 mm: 53,58 mm
Para el captador de 48 x 36 mm: 60 mm

Dividiendo una diagonal por otra, conseguimos el factor aproximado…

Por tanto, el dichoso, molesto, inconveniente, indiscreto pero real e ineludible factor, es de un nada despreciable 1,3 x para el modelo "17" y de un más discreto, pero muy real 1,166 para el modelo "22".

Dicho de otra forma: mi objetivo angular de 45 mm pasaría a equivaler a un poco interesante "angular" de 58,5 mm, o un 52,47 mm para el mejor de los casos. Pero me costó bastante dinero, en su momento pagar la diferencia entre el 45 mm y el 50 mm… pues ambas opciones estaban disponibles.
¿Real? Absolutamente. ¿Despreciable? En absoluto. Buena prueba de ello debería ser que en una de las cámaras empleadas para la demostración el visor está dotado de una mascarilla de corrección… ¡para compensar el efecto del factor multiplicador!

Mi opinión
Existen fotógrafos que estaríamos interesados en emplear esos excelentes chasis o respaldos digitales aprovechando al máximo las posibilidades de nuestros angulares.

Los responsables de las presentaciones deben conocer la realidad de sus productos y ser honrados en las respuestas ante una pregunta realizada con precisión.

Y a los espontáneos, debe llevárselos la Guardia Civil o la Policía Nacional.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …

Film Ferrania: un preocupante silencio

Desde el pasado ocho de agosto de este 2017, que pronto finalizará, los responsables de Film Ferrania no han publicado noticia alguna tras su post "From Zero to P30 in 9 Months". Y afirmo esto ya que las publicaciones que se hacen en su muro de Facebook o en su cuenta de Twitter solo hacen referencias, bien a publicaciones en su "muro" de usuarios de la película P30 APHA, bien a tweets o retweets de otros usuarios.



Nunca –en ese periodo de ya casi cinco meses– ha ofrecido noticias de evolución de su proyecto original de crear una nueva película para diapositivas en color a través de una campaña Kickstarter que obtuvo un importante apoyo. También por mi parte, como "backer" como por la de nuestro medio, Albedo Media, como difusor de las actividades de Film Ferrania. Estamos hablando del primero de octubre de 2014, si bien el anuncio del nuevo proyecto es de finales de julio de 2013.

Es cierto que desde entonces, el valiente equipo inicial de Film Ferrania …