Ir al contenido principal

El Espontáneo de la Diagonal

Uno acude a la presentación del último chasis digital intercambiable para cámaras de formato medio y de banco óptico, y con ese espíritu profesional que implica tratar de atender atentamente al desarrollo de la comunicación por parte del responsable de la firma, tratando de separar el polvo de la paja y de valorar lo que de nuevo, positivo, y diferenciador pueda ofrecer ese producto –que lo tiene, pues parece un producto muy cuidado y de altas prestaciones– y se encuentra con ciertas sorpresas…

La pequeña sala alquilada en lujoso hotel céntrico está abarrotada de personas al parecer interesadas, probablemente fotógrafos profesionales en su mayoría, con contados medios de comunicación entre ellos. Ya desde el comienzo de la presentación se invita a los asistentes a intervenir con preguntas en cualquier momento de la misma.

Entre las virtudes destacadas del nuevo dispositivo figura la transmisión vía Bluetooth de una previsualización hacia un "PDA" estándar. Esa previsualización debe servir, entre otras cosas, para evaluar el foco. Cuando finaliza esa parte de la presentación el ponente se interesa por si existe alguna pregunta el respecto… Levanto mi mano y me intereso por mi parte, acerca de la resolución de esa imagen sobre el PDA y el peso en Mb de la misma. Gesto de extrañeza del ponente, responsable del producto para "Europa, Oriente Medio y Asia", que no solo no lo sabe sino que no le parece relevante…
Vaya… pues si entre otras cosas debe servir para comprobar el foco…

La cosa se complica, cuando, tras poner repetido énfasis en las ventajas del ratio de formato del CCD DALSA (4:3) y hacer varias demostraciones mediante una Mamiya 645 AF, observo que, finalmente, se obvia el aspecto del "factor multiplicador de la focal" y decido preguntar acerca de ello.
La razón no es otra que los dos modelos de chasis presentados, en resoluciones de 17 Mp y 22 Mp, obedecen a unos tamaños de 43,2 x 31,7 mm y 48 x 36 mm respectivamente, distintos, evidentemente del formato real correspondiente al "6 x 4,5", que es, en su variante más normalizada, de 55 x 43,5 mm efectivos. Puesto que no encuentro el dato del factor en la documentación escrita suministrada no deseo quedarme sin escuchar la opinión del presentador…
Claro que pienso que no debe tener mucho interés en expresarla pues de lo contrario ya lo habría hecho, y me puede "salir por peteneras" aunque sea en inglés (lenguaje en el que se expresa, asistido por traductor), al poder emplearse el chasis sobre distintos modelos de cámara, y por ello decido realizar la pregunta de forma muy concreta: "sobre esa configuración que están Ustedes empleando, con el chasis modelo Aptus 22 y la Mamiya 645 AF, ¿cual es el factor de multiplicación de la focal?

Nueva cara de escéptico asombro, y ni el traductor (de la empresa) ni el ponente parecen entender la pregunta… y por tanto la repito de otra forma: "por poner un ejemplo, sobre ese chasis y sobre esa cámara, mi angular de 45 mm para esa Mamiya, ¿en qué focal equivalente se transforma"?
Ahora, si hay reacción. Otro miembro del equipo trata de convencerme de que el tamaño es el mismo (que el de un 6 x 4,5) y que gracias al formato 4:3… no hay variación.
Y entonces, al no darme por satisfecho, salta el espontáneo, no contento al parecer, con el trabajo de la cuadrilla, :

En la fila de delante, una de las personas del público asistente, "salta al ruedo" y me argumenta y "corrige", que "todo dependerá del formato de la cámara, porque, claro, si se trata de una cámara de 6 x 6"… etc. etc.
Comete dos imprudencias. La primera, no escuchar o entender la pregunta realizada, y la segunda intervenir cuando nadie le ha preguntado.
Lo mejor de todo viene cuando le indico que su corrección no es válida pues yo he expresado con toda precisión mi pregunta y…
Ahora su "mosqueo" es grande y pasa prácticamente al insulto…
Curioso. Ya teníamos conversos, pero ¡ahora tenemos también espontáneos!

¿El final? A falta de calculadora, me quedo con las ganas de conocer "in situ" el factor multiplicador, que existe, pero no así una vez llegado "a base".
No hay más que calcular la diagonal de los respectivos formatos:

Para el 6 x 4,5 cm (5,5 x 43,5 reales): 70 mm
Para el captador de 43,2 x 31,7 mm: 53,58 mm
Para el captador de 48 x 36 mm: 60 mm

Dividiendo una diagonal por otra, conseguimos el factor aproximado…

Por tanto, el dichoso, molesto, inconveniente, indiscreto pero real e ineludible factor, es de un nada despreciable 1,3 x para el modelo "17" y de un más discreto, pero muy real 1,166 para el modelo "22".

Dicho de otra forma: mi objetivo angular de 45 mm pasaría a equivaler a un poco interesante "angular" de 58,5 mm, o un 52,47 mm para el mejor de los casos. Pero me costó bastante dinero, en su momento pagar la diferencia entre el 45 mm y el 50 mm… pues ambas opciones estaban disponibles.
¿Real? Absolutamente. ¿Despreciable? En absoluto. Buena prueba de ello debería ser que en una de las cámaras empleadas para la demostración el visor está dotado de una mascarilla de corrección… ¡para compensar el efecto del factor multiplicador!

Mi opinión
Existen fotógrafos que estaríamos interesados en emplear esos excelentes chasis o respaldos digitales aprovechando al máximo las posibilidades de nuestros angulares.

Los responsables de las presentaciones deben conocer la realidad de sus productos y ser honrados en las respuestas ante una pregunta realizada con precisión.

Y a los espontáneos, debe llevárselos la Guardia Civil o la Policía Nacional.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…