Ir al contenido principal

Tener o no tener


El propio Phil Askey, de www.dpreview.com, lo deja muy claro en su nota de hoy en la que es la página de referencia internacional acerca de información sobre productos fotográficos: está harto. Aunque lo dice con otras palabras.

Como lo estamos todos los que nos dedicamos a estas tareas.

Como lo estoy yo.

La situación es muy clara: para los que nos dedicamos profesionalmente a la información, sea en revistas “de papel”, sea en páginas en internet, sea en ambos medios -como es mi caso- se está haciendo común la norma de firmar documentos “NDA” (Non Disclosure Agreement), esto es, contratos de confidencialidad en los que nos comprometemos -en ocasiones con cláusulas muy duras- a no desvelar (leáse no publicar) la información antes de una fecha y hora determinada. Es lo que se denomina un “embargo” de la información. Disponer anticipadamente de esa información nos permite trabajar sobre ella, elaborarla dignamente, maquetarla, hacer tablas comparativas, etc., todo con el fin de poder ofrecer una información veraz y profesional a tiempo, una vez liberado el embargo. Los beneficiados somos nosotros mismos, los lectores, y no precisamente en última instancia, las firmas.

Sin embargo, tal como comenta Phil, son ya incontables las ocasiones en las que vemos -ya sin asombro, pero con creciente irritación- cómo, unos días antes de la fecha de levantamiento del embargo, se desvelan “accidentalmente”, fotografías y datos acerca del producto (leáse cámara, objetivo u otro accesorio) a presentar. ¿Dónde se producen las filtraciones? Muy sencillo: ¡en las propias páginas web de las firmas originarias, esto es, de las firmas con las que tenemos firmado el NDA!

Podemos citar los últimos casos:

Nikon: manual de usuario completo en formato PDF
Panasonic: manual de usuario de la FZ30 e imágenes
Canon: EOS 5D, EOS Mark II N y objetivos, fotografías y datos técnicos
Olympus: E-500, datos técnicos completos y fotografías

Y la última y motivo de esta nota:

Nikon, con fotografías características e incluso precio de su última creación, para la cual, “los firmantes” tenemos una fecha próxima de liberación. No doy más datos, puesto que tengo por costumbre cumplir mi palabra.

Insisto, al igual que lo hace Phil Askey: todas esas filtraciones se han producido bien desde las sedes de las propias firmas, bien desde las de sus agencias de comunicación.

Resulta ya tan previsible lo que va a ocurrir (filtración entre 72 y 48 horas antes de la liberación del embargo), que uno llega a plantearse seriamente si no se está jugando despreciativamente con todos nosotros -incluídos los lectortes y consumidores potenciales- y si las propias firmas no son responsables de esas filtraciones interesadas, a fin de calentar el ambiente cara a la presentación final.

Tal como comentamos en Barcelona, durante la presentación de prensa de Nikon (Finicon), de nada sirve que se nos obligue a los informadores a mantener la confidencialidad si no son capaces de poner orden en sus propias casas.

Lamentablemente, y tal como algunos nos temíamos, la filtración se ha producido de nuevo, al menos dos veces en las últimas 48 horas. Las firmas, Nikon en este caso, tienen la obligación de controlar sus sistemas. No puede uno creerse que queden personas tan negligentes como para “subir” páginas web confidenciales completas para “probar”, o que tengan guardadas esas páginas en su servidor sin protegerlas con contraseña. En el primero de los casos citados para Nikon en estas 48 horas pasadas, el acceso se consiguió al parecer con un simple motor de búsqueda. El resultado: magníficas fotografías, entre ellas ¡algunas que no se nos habían entregado a “los firmantes”!

En el segundo caso, el acceso lo consiguieron “probando”, cambiando un simple carácter en una dirección URL.

Al igual que Phil Askey, jamás he publicado lo más mínimo acerca de un material embargado, ni en mis páginas ni en las de nuestra revista FV, a pesar de que las informaciones filtradas por las propias firmas “accidentalmente” circulasen hace días.
Hay quien tiene palabra, y hay quien no.

Nota a 07/11/05
Puede leerse un interesante artículo de opinión en torno a este tema en la página de "quesabesde.com"


Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …

Film Ferrania: un preocupante silencio

Desde el pasado ocho de agosto de este 2017, que pronto finalizará, los responsables de Film Ferrania no han publicado noticia alguna tras su post "From Zero to P30 in 9 Months". Y afirmo esto ya que las publicaciones que se hacen en su muro de Facebook o en su cuenta de Twitter solo hacen referencias, bien a publicaciones en su "muro" de usuarios de la película P30 APHA, bien a tweets o retweets de otros usuarios.



Nunca –en ese periodo de ya casi cinco meses– ha ofrecido noticias de evolución de su proyecto original de crear una nueva película para diapositivas en color a través de una campaña Kickstarter que obtuvo un importante apoyo. También por mi parte, como "backer" como por la de nuestro medio, Albedo Media, como difusor de las actividades de Film Ferrania. Estamos hablando del primero de octubre de 2014, si bien el anuncio del nuevo proyecto es de finales de julio de 2013.

Es cierto que desde entonces, el valiente equipo inicial de Film Ferrania …