Ir al contenido principal

Colifotografía

Actualizado a 26/11/05
Científicos de la Universidad de San Francisco (California) y Texas han anunciado en la reputada revista científica "Nature" que han sido capaces de programar las famosas bacterias "Escherishia coli" (
E.coli) para ser utilizadas a fin de obtener fotografías. No es el momento para decir que la fotografía se va a la "m", pero casi, pues de muchos es conocido de dónde viene la palabra "colitis", por los desagradables efectos que produce sobre el cuerpo y en algunos casos sobre nuestra vida social.
El invento de la fotografía basada en la bacteria citada trata de un desarrollo derivado de los trabajos –en dura competencia– de ingenieros y biólogos en un área vinculada a la nanotecnología, según un escenario en el que las nanopartículas necesarias para nuevos procesos serían fabricadas por procesos bacterianos. En ese escenario que describe de forma alarmante e interesante la novela "Prey" de Michael Crichton, se trata de manipular genéticamente las bacterias para que actúen no solo como tales –reproduciéndose a "toda máquina"– sino para que, además, se comporten como minúsculas y eficientes máquinas (al estilo de ordenadores, con una cierta lógica propia) para la producción de, por ejemplo, medicamentos, plásticos y combustibles alternativos.
Chis Voigt (nada que ver, suponemos con Voigt-länder), uno de los investigadores del proyecto, ha comentado …"Existe una cierta cultura de "hackers" detrás de todo esto"…
Lo que han hecho Voigt y el resto de los investigadores es combinar, "cruzar" se decía entre caballos y burros, las bacterias E.coli con algas fotosensibles, que en sus reacciones vitales producen compuestos opacos a la luz (me imagino lo que podrían ser esos componentes…). Los genes de las algas se introducen en los de las bacterias que producen la colitis, y a continuación se "emulsionan", esto es, se extienden sobre el fondo de una cápsula de Petri, de las utilizadas en los laboratorios de todo el mundo para los cultivos. A continuación, los investigadores han proyectado una imagen sobre la cápsula, y … voilá: aparece una imagen en blanco y negro.
El funcionamiento de esta "película" biológica se fundamenta en los "fitocromos" ("Phytochromes"), unos fotoreceptores membranosos que se encuentran en algunas plantas y algas. De mis tiempos como estudiante (fallido) de biología, recuerdo que existía un alga que disponía de un fotoreceptor: chlorella, creo que era el nombre. ¿Quizá sea el alga cuyos genes han insertado en la E.coli?
Un aspecto que puede resultar interesante es la alta resolución del sistema: es equivalente a 100 megapíxeles para un "formato" de 2,54 x 2,54 cm. No existe todavía, en el texto que he podido leer (el completo cuesta 30$) indicación del ISO equivalente.
Ya sabíamos que había muchas fotografías que podían llegar a producirnos efectos parecidos a los de una colitis, pero no deja de ofrecer un aspecto muy orgánico que se pueda utilizar precisamente ese tipo de bacteria para hacer fotografías. Ya puestos a pasarnos de graciosos, podíamos plantearnos si utilizar salmonela podría llevar a imágenes sepia… Lo siento, era casi inevitable.

Evidentemente el proceso no se va a emplear, al menos de momento para hacer fotografía: ¿quíen iba a querer experimentar con un proceso fotoquímico ahora, en la era digital? Se empleará probablemente como "interruptor" fotoquímico para otras aplicaciones.
La creación de mutaciones genéticas de este tipo es algo que pone los pelos de punta al más pintado, no ya solo por la posibilidad de creación de armas biológicas, sino por la posibilidad de que uno de los inventos se "desmadre". Pero como parece que se trata de la única solución a la nanotecnología industrial, pues nada, ¡todos al guano!
Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los "carretes de 120 mm" no existen...¡idiota!

Sitios web, buenos fotógrafos, e incluso profesores... nos hablan en [demasiadas] ocasiones de "rollos de 120 mm" para referirse a los rollos 120 de película que podemos adquirir para nuestras cámaras y respaldos de formato medio.

Pero, vamos a ver... ¿cómo es posible que sobre esos rollos de 12 cm (120 mm) sólo podamos hacer tomas de un alto máximo de 6 cm nominales?
Pues la respuesta es muy sencilla: porque los rollos de 120 mm no existen... ¡idiota!(1).

En la imagen, frente a la caja de película "de 120 mm"(*), aparecen películas en los formatos 118, 120 (en el centro) y 127. A notar, la bobina con núcleo de madera original del año 1901 y una moderna de plástico actual: la compatibilidad con las cámaras actuales y las de hace 120 años es –como veremos– absoluta.

Kodak, que durante casi un siglo fue dominante en casi todos los ámbitos fotográficos, estableció –sobre todo en los primeros tiempos– un sistema de numeración muy simple para sus formatos o –quizá mejor…

7Artisans 75 mm f/1.25 en montura Leica-M: a prueba

Hace ahora aproximadamente un año, publicaba yo en Albedo Media –con una separación de una semana– los artículos "La Amenaza Amarilla (I) – 1957-1964" y "La Amenaza Amarilla (II) – 7Artisans y Leica-M: desde China, con amor"; en ellos, hablaba de la serie de objetivos en montura para las telemétricas Leica-M (y cámaras compatibles) así como de la cada vez mayor calidad de estas ópticas –35 mm f/2 en ese caso– que apuntan claramente a marcas tales como la propia Leica por un lado y a Voigtländer por otro.
Os recomiendo, sin ambages, la lectura de esos dos artículos a fin de... entrar en situación.


Leica y sus "Noctilux"
La muy luminosa óptica Leica Noctilux-M 50 mm f/0.95 ASPH. para las telemétricas de la serie M –introducida en septiembre de 2008– se vio acompañada, en noviembre de 2017, por la extraordinaria referencia Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH.
Como era de esperar, para ese tele corto "de retrato", Leica "ha echado el resto"

Lucubracions de un enero de 2020 (II): Canon y su sistema EF

Canon ha hecho recientemente dos importantes anuncios, que aún sin relacionarlos desde la firma, están –desde mi punto de vista– íntimamente relacionados: por un lado la presentación de su impactante cámara Canon EOS-1 DX Mark III, y por otro, el cese en el desarrollo de [nuevas] ópticas de su sistema EF... el que da servicio a esa misma nueva cámara y a todas las de la firma que dan servicio a esa montura "veterana" de 33 años.

La lista de especificaciones de la más reciente Canon EOS es apabullante: podría decirse que [casi] (1) todo lo que pudiera desear un fotógrafo profesional de acción y deporte en su réflex monocular, está ahí. A "un precio", naturalmente: 158 x 168 x 83 mm para 1.440 gramos de peso y 7.000 / 7.500 €.
Con un sensor de formato Barnack (24 x 36 mm) de 20 Mpx. efectivos, ofrece 16 fps en modo réflex, con ráfagas de "más de 1.000" fotogramas en RAW+JPEG (81 en la Mark II), y 20 fps en modo "Live View". El resto, para no hacer…