Ir al contenido principal

¿Leica + "Cuatro Tercios"?: expectación para Photokina



El reciente “tráfico de señales” habla en el sentido de que “se cuecen” bastantes cosas en el ámbito del concepto “four thirds” o “cuatro tercios” propugnado por Olympus desde hace dos "Photokinas" y ofrecido libre de "royalties" al resto de las firmas.

Ya hemos tenido ocasión de leer interesantes comentarios en torno a este tema, tanto en relación a algunos “posts” sueltos en este blog, como al artículo algo más extenso “Posible evolución del Olympus E-System”.
Hasta ahora, de todo ello podía deducirse que habría una nueva y original cámara de Olympus para primeros de año, que quizá pudiera presentarse un modelo estabilizado de la misma marca para la primavera, y que con casi total seguridad se presentaría el buque insignia de Olympus para la Photokina a celebrar en otoño de 2006.

Paralelamente corre el rumor de que podría presentarse un modelo “cuatro tercios” por parte de Panasonic, nada menos que para el día de los Santos Inocentes, el casi inminente 28 de diciembre. No parece tan claro que ese modelo esté ya listo, pues se hablaba de su presentación en la PMA, en el primer trimestre de 2006. Y todo ello sin entrar a fondo en el tema de que Sigma y Foveon estén pensando ofrecer su propia “cuatro tercios”…

Si todo ello es interesante y refuerza la idea de que el concepto cuatro tercios es posiblemente el más coherente de todos los planteamientos existentes acerca de las cámaras réflex monoculares digitales, me parece quizá aún más interesante el hecho de que ¡es altamente probable que Leica entre con fuerza en el concepto “cuatro tercios”!
En colaboración con Panasonic, su “partenaire” para temas digitales, lo que Leica podría estar dispuesta a comercializar sería nada más y nada menos que una SLR digital con óptica intercambiable para el comentado sistema cuatro tercios: la Leica Digilux 3. Las ópticas serían de diseño y cálculo Leica, y fabricadas en la muy avanzada factoría Panasonic para objetivos.
Ahí es nada: objetivos Leica para el sistema cuatro tercios. Inicialmente está claro que habría algún Leica DC Vario-Elmarit, pero ¿quién sabe si no se animarían con alguna de las esperadas focales fijas de alta luminosidad?
Quizá sea conveniente recordar que el protocolo cuatro tercios incluye la total compatibilidad entre objetivos y cuerpos de cámara. Así, si se nos puede hacer la boca agua al pensar en poder utilizar un objetivo Leica en –por ejemplo– nuestra veterana E-1, no deberíamos regocijarnos menos de poder utilizar nuestro difícilmente batible Digital Zuiko 14-54 mm f/2,8-3,5 sobre un más que probablemente refinado y avanzado cuerpo Leica.
Esa hipotética Leica Digilux 3 para cuatro tercios podría presentarse en la citada Photokina 2006.

¿Quiere decir ello que, además de su Leica Digital Modul-R, lo representado por la Leica Digilux 3 sería la única vía de desarrollo de Leica en lo que a cámaras réflex monoculares se refiere?
Personalmente estoy convencido de lo contrario: de que Leica ofrecerá –en algún momento– además de la Leica Digilux 3, una SLR digital de diseño también completamente nuevo, pero dotada de montura compatible con los objetivos “R”, los destinados a sus R9 y R8 actuales. Soy de la opinión de que se crearán nuevos objetivos específicos para esa “Leica RD”, y también estimo que serán de nueva generación, autofoco: de hecho, aunque la idea no prosperó, en el cuerpo de la Leica R8 “hay sitio”, desde un principio, para un módulo autofoco. Tampoco podemos olvidar que el “Leica Correfot” fue el primer módulo prototipo funcional autofoco para una cámara réflex monocular.

Y mientras tanto, no nos podemos olvidar de la futura “Leica M digital”
Esta cámara de telémetro, cuyo concepto partió bajo el nombre de Leica MD, estará lista también probablemente para esta próxima Photokina.
Es muy probable que su captador, “Made in Germany”, tenga un relativamente bajo “factor de multiplicación” del orden de 1,37.

En lo que respecta a ópticas, existiría compatibilidad casi total con las anteriores al tratarse de una bayoneta “M”, pero además, podría estarse trabajando en al menos dos nuevos objetivos “específicos”: un “equivalente” a un 28 mm y un nuevo “Tri-Elmar”, con focales “adaptadas” al tamaño del captador. Según mis cuentas, el nuevo angular debería estar en el entorno de los 21 mm de focal, y el “Tri-Elmar D”, cuyas focales son de 28, 35 y 50 mm f/4 en su versión para las Leica para soporte fotoquímico, deberían ser del orden de los 21, 27 y 38 mm, lo que no parece imposible para este original objetivo de tres focales (no zoom).
Si bien parece posible que el nuevo “equivalente a 28 mm” pueda cubrir también el formato “de película”, me parece mucho más difícil conseguirlo con el nuevo Tri-Elmar.

Respecto a esa nueva Leica M digital quedan todavía bastantes incógnitas. Entre las más importantes figuran si incorporará o no un obturador de laminillas, de control electrónico y armado “a motor”, o si seguirá fiel a la arquitectura M tradicional (palanca y obturación textil horizontal), así como para qué objetivos necesitará de visores externos.
Ni siquiera el nombre es seguro: cuando parecía ser casi seguro el de “M8”… ya no parece tan seguro.

Y sin embargo,una cosa si parece segura y clara: para los amantes de la Fotografía el polo magnético y geográfico de la Photokina, lejos de estar ligeramente separados, podría muy bien coincidir en el estand de Leica.


El sistema "four thirds" es un estándar que se ofrece abierto a cualquier fabricante que quiera emplearlo, y en el se fijan las características de la montura, la distancia montura/plano focal, y el diámetro del círculo de cobertura.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …