Ir al contenido principal

Photoshop no es San Photoshop

La Casa Real envía a los españoles, como felicitación de Navidad, un sucedáneo de fotografía.
El burdo montaje, me hace recordar lo que suelo comentar a mis alumnos: “Photoshop no es San Photoshop”.
Y hasta San Photoshop, que, según las últimas investigaciones, se ha podido comprobar es un santo de origen aragonés, tiene entre sus máximas fotográficas la de “onde nohay nosepué sacar”.
Ya todo el mundo comenta que el Rey no es precisamente manco (cosa que todos sabíamos), y que algunos de los retoños, no son precisamente ángeles (como se ha podido comprobar a través de televisión), a pesar de las imposibles semitransparencias con las que se superponen en el pastiche.

En los tiempos en los que la Fotografía se respetaba, y para aquellos que todavía hoy la respetan, la realización de una fotografía familiar era y es un acto de ceremonia, de reunión auténtica, de pequeño o gran sacrificio para esa reunión, con la conciencia de que, en muchos casos, quizá no se pudiera volver a repetir con todos sus miembros. En ocasiones, hasta la ausencia de un ser querido se representaba a través de la de presencia de una silla vacía. Todo se cuidaba con el respeto debido al acontecimiento, a la autenticidad irrepetible. Yo mismo he realizado alguna de esas fotografías profesionalmente, y todavía tengo el buen sabor del recuerdo de la ocasión.

Este patético “collage” informático, me produce una cierta tristeza, sobre todo conociendo la afición del Rey por la fotografía.
También siento una cierta compasión solidaria, en el caso de que se trate de un profesional, por la persona que se haya visto abocada a realizar semejante engendro. Todo buen profesional debe saber rechazar un trabajo si piensa que, por los medios disponibles y las circunstancias dadas no va a poder realizar un buen trabajo. Y sin embargo, en alguna de mis fases profesionales, ¡personalmente he cometido tantos errores equivalentes!

Claro que a lo mejor el responsable es uno de esos aficionados que cree que “todo” se puede hacer con una camarita digital y Photoshop (*).

Soy de la opinión de que la Fotografía, y entre sus múltiples facetas, en su vertiente de registro del devenir humano y familiar, se merece un respeto mucho mayor. Y aunque realmente no pidamos ninguna felicitación, nos merecemos, si se nos impone, un producto auténtico, no un “Ersatz”.

(*) La “cosa” no tiene por qué haberse realizado con “Photoshop” sino que puede haberse cometido con cualquier otro programa de tratamiento de imagen.

Actualización: Con fecha 01/10/08, el diario "El País", en su versión "online", publica la notica de que –con motivo de la publicación de un discutido libro sobre la Reina Dña. Sofía– ésta afirma que la autora del "montaje, fue ella misma: ...."Sobre sus nietos, y su afición por la fotografía, la Reina hace una curiosa confesión: ella fue la autora del fotomontaje de la felicitación de los Reyes en la Navidad de 2005. "Tenía la foto del Rey y mía con Leonor, así que cogí la del verano anterior en Mallorca con los otros nietos y los coloqué debajo", cuenta doña Sofía. Aquello causó un pequeño revuelo en algunos medios que la Reina recuerda con una sonrisa: "Que si Victoria no tenía brazos -que tampoco los tenía en el original- y no sé cuantas cosas más. Pero no me importa, estaba orgullosísima"....


Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…