Ir al contenido principal

FV200: Del uno al doscientos, pasando por ciento y una


© Omnicon S.A./FV

En junio de 1988, salía a la calle el numero 1 de nuestra revista Foto-Vídeo Actualidad, conocida después popularmente como “FV”. Y en diciembre de 1996, conseguíamos llegar al numero 100, algo que para una revista periódica especializada en fotografía, no es tarea fácil.
Personalmente estimo que llegar, ahora, al numero 200, en las condiciones actuales del sector fotográfico, y más concretamente en el de las publicaciones especializadas, es, según se mire, o una heroicidad, o un sacrificio próximo a la locura de la autoinmolación.
En lo que concierne a las labores que me corresponden como Editor Técnico de la revista FV, puedo decir que no existen “fines de semana”, ni vacaciones, pues la prueba de cámaras y otros productos fotográficos, la realización de fotografías con los mismos y de los mismos, la evaluación de los resultados, escribir los artículos con las conclusiones de los mismos, analizar las novedades y su relevancia, elaborar el informe correspondiente, seleccionar los porfolios, contestar las cartas de los lectores, realizar las versiones españolas de los artículos extranjeros, escribir las más refinadas pruebas de cámaras clásicas de colección con sus correspondientes fotografías y documentación histórica, así como elaborar artículos de producción propia, deja –mes a mes– sumado a mis labores didácticas, poco espacio para el tiempo libre y para realizar las propias fotografías.
Y sin embargo, ésta ha sido, desde mucho antes de FV1 mi pasión, y esta es desde bastante antes también, mi profesión, y difícilmente la cambiaría por otra.
Cualquiera que se dedique a estas tareas “sabe”, “nota”, cuándo las cosas le salen bien, mejor, regular, mal o muy mal. Y sabe que “los otros” lo notan. Ese es el tormento de hacer las cosas lo mejor posible sin poder llegar a ello.
¿Lo peor? Saber que podríamos hacer muchas más cosas y mejor hechas. Y ser conscientes, día a día, que con los apoyos disponibles, ello quizá no sea posible. Y menos con palos que se meten entre las ruedas.
¿Lo mejor? Muy sencillo: seguir siempre el lema “marche ou crève”, “camina o revienta”.

La técnica
¿Ha evolucionado mucho la técnica en estos aproximadamente 8, 9 y 17 años?
Podía estar tentado en hacer un prolijo desarrollo, pero me voy a limitar a poner dos o tres “botones de muestra”
En FV1, hacíamos una prueba de películas para diapositivas, y entre ellas, la Ektachrome 100 Plus. Pues bien: hoy en día, para fotografiar en estudio, bajo luz de flash, concretamente objetos negros, como pueden ser las cámaras, sigue siendo mi favorita, por su ausencia de dominantes. Menos que las que se producen con los captadores digitales, hipersensibles al infrarrojo.
Ya en FV2 se hablaba de la fotografía de “video estático”, y hoy, 17 años después, estamos enzarzados con la avanzada (y carísima) fotografía digital, sin haber resuelto el tema de la conservación de sus archivos, cosa que el Kodachrome, a punto de desaparecer, tiene resuelto desde hace aproximadamente 65 años.
En FV100, que coincidía con una Photokina, lo fotoquímico reinaba, con la presentación de emulsiones especializadas como la Fujichrome Astia 100, o reveladores como el Xtol de Kodak. También era motivo de artículos, ya, la versión 3.0.5 de Photoshop, o la prueba de una cámara Nikon FM10 para película, con un precio que no superaba los 200 euros de ahora.
Y miro a mi alrededor, ahora, y veo buenas fotos, pero no mejores que las que se hacían entonces, y también veo malas fotos, y veo muchas más de las que veía entonces. Incluidas algunas mías.

Valentín Sama
(Publicado en FV200)

Como podéis ver, ya está en la calle el numero 200 de la revista FV. Pienso que en ese numero están contenidos artículos de crítica y ensayo (Antonio Molinero, Fernando Puche), porfolios (Pepe Castro), así como otros artículos técnicos interesantes.
Me permito llamaros la atención hacia un artículo (en blanco y negro y en color) sobre la película Kodak Kodachrome, un artículo, que, a una profunda investigación, suma una maquetación muy cuidada por parte de Alfonso del Barrio.


© Omnicon S.A./FV



Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …

Film Ferrania: un preocupante silencio

Desde el pasado ocho de agosto de este 2017, que pronto finalizará, los responsables de Film Ferrania no han publicado noticia alguna tras su post "From Zero to P30 in 9 Months". Y afirmo esto ya que las publicaciones que se hacen en su muro de Facebook o en su cuenta de Twitter solo hacen referencias, bien a publicaciones en su "muro" de usuarios de la película P30 APHA, bien a tweets o retweets de otros usuarios.



Nunca –en ese periodo de ya casi cinco meses– ha ofrecido noticias de evolución de su proyecto original de crear una nueva película para diapositivas en color a través de una campaña Kickstarter que obtuvo un importante apoyo. También por mi parte, como "backer" como por la de nuestro medio, Albedo Media, como difusor de las actividades de Film Ferrania. Estamos hablando del primero de octubre de 2014, si bien el anuncio del nuevo proyecto es de finales de julio de 2013.

Es cierto que desde entonces, el valiente equipo inicial de Film Ferrania …