Ir al contenido principal

Elogio de los "clics"

Si, lo tengo claro: decididamente me gustan los “clics”, y si no existiesen, soy de la opinión de que habría que inventarlos.

De hecho, quizá tengamos que reinventarlos.


Y no me me refiero a los simpáticos muñequitos, ni tampoco a los modernos golpes de clic que realizamos con el ratón del ordenador –que también son clics– sino antes bien, a ese peculiar toque que ofrecen los dispositivos que incorporan bastantes artefactos inventados y realizados por el hombre, y que permiten seleccionar posiciones discretas de ajuste, con tanta precisión como repetibilidad, y ello, gracias al fino tacto, y también, si se desea, a un cierto nivel sonoro, nivel de donde derivan su nombre… los ajustes por clics.
Y tengo en mente especialmente los clics de los aparatos fotográficos.

Hoy, como consecuencia de la invasión de los sistemas electrónicos, y su ya casi total conquista del territorio, manejamos bastante más dispositivos de entrada tales como “joysticks”, conmutadores de balancín y ruedas selectoras, y la mayoría de los clics, son del tipo de “clic de ratón”, nada más que señales secuenciales de entrada que no tienen nada que ver con nuestro clic auténtico, el de las cámaras “analógicas” de toda la vida, cámaras que entran casi todas ya en la categoría de “clásicas”. En la mayoría de los nuevos dispositivos de ajuste de parámetros, si bien existen unos ciertos clics, estos no determinan ajuste concreto o posición, puesto que su funcionamiento es del tipo "sinfín".

Todavía recuerdo, que en las últimas pruebas que realicé para alguna compañía fabricante de cámaras, pruebas “beta” sobre prototipos a fin de evaluarlos para introducir ligeras modificaciones antes de lanzar las versiones definitivas “de serie”, siempre presté especia atención a la calidad de los clics.

Si: a los clics. Al tacto de su encastre en posición. Nada más aberrante que un tacto “gomoso”, o quizá uno inconcreto, que muestra juegos en posición, o aquellos con separaciones entre sí perceptiblemente distintas. O quizá, relacionado con ello, aquellas ruedas moleteadas que –unidas a la posible dureza del mecanismo del clic– tienden a incidir dolorosamente sobre nuestros pulpejos. Aunque quizá, algunos de los peores clics son aquellos gobernados por un resorte que produce un cierto salto y contrarrebote entre clic y clic, sugiriendo con ello que el ajuste no está completamente bajo nuestro control, sino bajo el del propio mecanismo… ¡Ah, los clics!

Porque, claro está, supongo que todos sabemos que –hasta este momento– estábamos hablando fundamentalmente de los clics que gobiernan los diales de ajuste de los tiempos de exposición de nuestras queridas cámaras, pero también, de los que dotan a los barriletes de nuestros no menos queridos objetivos. ¡Ah, notar la diferencia entre los clics del aro frontal de ajustes de abertura de diafragma de un objetivo Olympus para la serie OM, y los clics de un aro de un auténtico objetivo Nikkor de las primeras series! Y digo de las primeras, porque Nikon ya emasculó a sus objetivos desde la serie G… pero otros le siguieron. Sincera y comparativamente: me gustan más los clics de los Nikkor, por lo sutil, si bien los de Olympus son más recios y varoniles…bordeando lo tosco. Desde luego, en todo caso nada que ver con los de una Pentax Spotmatic: los registros de los clics del aro de aberturas de diafragma de sus Super Takumar superan en tacto y sonido a los todos los citados anteriormente, y desde luego la “educada” contundencia de los clics de su selector de tiempos de exposición supera la rudeza del de la primera Nikon F, quizá gracias al calculado diámetro del tambor…
No es menos cierto que en ambas áreas, diafragma y tiempos, la discreta contención de los clics de una Topcon RE Super, marcan una cierto cortés distanciamiento que los hace muy sugerentes y distintos… todo es –claro está– cuestión de gusto personal.
Y no debería entrar en ejemplos tales como el control por clics de la compensación de exposición en una Olympus OM-2… por caridad cristiana hacia los sistemas secuenciales equivalentes de las cámaras modernas, sean digitales o no.

Lo cierto es que los clics nos permiten un manejo muy intuitivo de los controles fundamentales de un aparato fotográfico y más concretamente los de una cámara fotográfica. Quizá se nos haya olvidado ya, pero mediante los clics podemos realizar ajustes precisos sin mirar a la cámara, solo con el tacto, incluso en la oscuridad. Y no solo podemos hacer variaciones precisas de ajuste: ¡podemos conocer el ajuste “contando” clics! Sabremos si estamos a plena abertura, o a f/5,6 y a 1/1000 de segundo o quizá a 1/60 de segundo: solo es cuestión de conocer los límites de nuestro aparato y… contar clics.
De hecho, en algunos objetivos para las duras y nobles cámaras Robot, sobre todo en las versiones para la “Luftwaffe” o fuerza aérea germana, también operaban bajo el concepto de los clics los propios aros de enfoque: de esa manera, al simple tacto, el fotógrafo podía –puede– conocer la distancia a la que tiene enfocado su objetivo.

La realidad es que resulta bastante más difícil de mecanizar y montar un fino dispositivo mecánico por clics, que un rueda selectora y un contacto eléctrico, y por eso, y por razones que todos conocemos, los ajustes por clics, mediante tambores y aros de selección, de valores de tiempos de exposición y de aberturas, han desaparecido casi por completo de las cámaras de hoy en día, con algunas honrosas excepciones. De hecho, la incorporación de esos modos de ajuste a un modelo concreto de cámara, se considera, y es, un detalle de costoso refinamiento.

Y de la misma manera que, en un vehículo terrestre a motor, un cambio de marchas manual nos ofrece un control sin igual sobre la máquina, además de un sobrio y contundente tacto mecánico frente a un anodino, gomoso y un tanto impredecible y quizá traidor cambio automático, nada igualará, para un fotógrafo “de raza”, el control y sentimiento que le puedan ofrecer, los clics de un aro de abertura en la punta de los dedos de su mano izquierda, y los precisos clics de su selector de tiempos de obturación bajo los pulpejos de los dedos de su mano derecha. Incluso antes de echarse la cámara a la cara. En la oscuridad, bajo cualquier circunstancia.

Si: recuperemos los clics, los auténticos clics.


Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…