Ir al contenido principal

Ricoh Caplio R4: 28-200 mm en 26 mm


Caplio R4

Ricoh ha desvelado hoy su nueva Caplio R4, una compacta cámara digital, que, sobre la base del modelo R3, incorpora el objetivo zoom más potente de su clase (*), un 4,6-33 mm f/3,3-4,8, con focales equivalentes a un 28-200 mm (7,1 x). Evidentemente, todo es cuestión de criterios, pero alcanzar una luminosidad de f/3,3-4,8 con esa gama de focales, partiendo de 4,6 mm e incorporado en un cuerpo de tna solo 26 mm de espesor, la luminosidad de este objetivo me parece incluso favorable.
Además de ese objetivo, incorpora un captador de 6 megapíxeles y un valioso sistema de estabilización en un cuerpo de muy poco espesor, con unas dimensiones de tan solo 95 x 53 x 26 mm, para un peso muy ligero, de tan solo 135 gramos.

El sistema de estabilización es por movimiento del captador CCD y ello ha brindado a los diseñadores margen de maniobra a la hora de establecer los parámetros del objetivo, que un sistema doble de elementos retráctiles. Hay que llamar la atención hacia el hecho de que la focal equivalente a 28 mm (y por supuesto, inferiores) es muy difícil de conseguir en cámaras compactas digitales.

La reactividad de esta cámara se anuncia como muy elevada, con tiempos de arranque entre 0,5 y 1,1 segundos, y retardo de disparo (tras alcanzar el autofoco) de tan solo 0,07 segundos.
Se dispone de sensibilidades equivalentes de 64, 100, 200 400 y 800 ISO, al tiempo que el monitor posterior es de 2,5 pulgadas (6,35 cm) y 153.000 píxeles (110.000 en la R3). Muy curiosamente, incorpora una función que permite agrandar los iconos para una mejor legibilidad, una función cuya incorporación sugerí personalmente a unos ingenieros de Ricoh en una de sus visitas a nuestras oficinas de nuestra revista FV.
La Caplio R4 mantiene la opción macro extrema a 1 cm, y también aquella que permite, en ese modo, sin alterar el encuadre, enfocar sobre aquel punto del mismo que deseemos.
Se dispone también de una función opcional muy apreciada por aquellos que asisten a conferencias y presentaciones, que es la de convertir en rectángulos aquello que detecta como trapecios: ello permite fotografiar las pantallas y registrar datos que no tradicionalmente no se ofrecen por escrito a los asistentes. La R4 salva las imágenes en tarjetas de tipo SD, en formatos TIFF o JPEG.
El diseño de la R4 es simpático en sus formas y eficiente ergonómicamente, debido a la original forma del extremo derecho.

Simultáneamente, Ricoh ha presentado una cámara más sencilla: la Caplio RR630, dotada a pesar de ello de un captador de 6,1 megapíxeles y una pantalla de 2 pulgadas. El zoom óptico equivale a un 36-108 mm f/2,8-4,8. Las dimensiones son de 91 x 61 x 27 mm para un peso de 150 gramos, y es posible alimentarla con dos pilas AA.
(*) Cámaras compactas con un peso inferior a los 150 gramos




Caplio R4

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …