Ir al contenido principal

HP Photosmart Pro B9180: tintas Vivera Pigmentadas


Impresora HP Photosmart Pro B9180

Hewlett Packard (HP) ha presentado en Madrid su HP Photosmart Pro B9180, la primera de su nueva serie de impresoras para tintas HP Vivera, en su nueva variante de tintas pigmentadas. Esta impresora fue anunciada en la todavía reciente PMA.
A la vista de sus características y prestaciones, no cabe duda de que HP ha dado un salto cualitativo muy importante en lo que se refiere a calidad de imagen, durabilidad de las impresiones y versatilidad para los fotógrafos profesionales y aficionados avanzados.

La HP Photosmart Pro B9180 es una impresora DIN A3+ diseñada para fotógrafos profesionales, y emplea 8 cartuchos independientes de tinta, de 28 ml, que incluyen amarillo, magenta y cian, además de cian claro, magenta, claro y tres niveles o tipo de tinta “negra”: negro fotográfico, negro mate y gris.



HP Photosmart Pro B9180: cartuchos y cabezales
renovables por el usuario

Según el experto independiente, Henry Wilhelm, la combinación de las nuevas tintas Vivera pigmentadas con los papeles para chorro de tinta propuestos ahora por HP, la estabilidad de las imágenes en el tiempo es la más alta de todos los materiales en color disponibles hasta la fecha, con una estimación de durabilidad de 200 años (*). Los seis nuevos papeles propuestos por HP son del conocido y prestigioso fabricante alemán Hahnemühle, y a través del acuerdo con HP estarán disponibles a un precio “interesante”, teniendo en cuenta que se trata de uno de los soportes para “inkjet” más selectos y caros del mercado. Por supuesto, la HP Photosmart Pro B9180 es compatible con todo el resto de papeles disponibles, de todos los fabricantes. La HP Photosmart Pro B9180 admite papeles de hasta 1,5 milímetros de grosor y un gramaje de 800.

Según Pedro Martínez Nieto, de HP, se estima un coste de desde 2 euros por copia A3+, con una capacidad para 80 copias por juego de cartuchos. Los tiempos están entre 1,5 a 6 minutos (según resolución) para una copia A3+ y menos de 10 segundos para las 10 x 15, de las que podrían imprimirse 840 por carga. El secado es instantáneo y las copias son a prueba de agua.

La nueva HP Photosmart Pro B9180 incorpora avances muy importantes, y uno de ellos, a mi juicio es el calibrado de color en bucle cerrado. Por esta opción, podemos pedir a la HP Photosmart Pro B9180 que imprima una tabla de colores que figura en su memoria interna, y la propia impresora analiza cualquier posible desviación para efectuar las correcciones pertinentes.

Todo está pensado para un flujo de trabajo óptimo desde el punto de vista fotográfico, y así, el software opera como un “plugin” de Photoshop, por lo que podemos imprimir directamente desde ese programa sin prácticamente pasos intermedios. Además, la HP Photosmart Pro B9180 está dotada de perfiles ICC para una amplia variedad de soportes de impresión, y se asegura que sus impresiones en blanco y negro están libres de toda dominante de color.
La HP Photosmart Pro B9180 está configurada por defecto para operar en red, y dispone también de conectividad USB de alta velocidad. Los 4 cabezales duales comprenden 8.448 inyectores, y pueden ser fácilmente intercambiados por el propio usuario, con una vida media de 3-4 años a unas 240 impresiones al mes.
Con un precio aproximado de 700 euros, la HP Photosmart Pro B9180 estará disponible entre los meses de junio y julio, y será –evidentemente– la primera de una nueva serie de impresoras HP para tintas Vivera pigmentadas.



A pesar de lo relativo que estimo son las pruebas de envejecimiento acelerado, que nos hablan de 80, 120 y 200 años, en un medio en el que las imágenes más antiguas en color han demostrado “durar” 130 años, siempre que surge uno de estos nuevos instrumentos, no puedo por menos de pensar las maravillas que hubiésemos podido hacer con ellos, los pocos pioneros que en España dominábamos el famoso Cibachrome, allá por los años 80.

(*) Según los protocolos de prueba de Wilhelm Research. Bajo cristal, las pruebas tardarían 200 años en acusar una variación de un 10% en la densidad de uno de sus colores. Ello significaría una durabilidad cinco veces superior a la del mejor material en color argéntico actualmente en producción, el papel Fujicolor Crystal Archive.

Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …