Ir al contenido principal

PHE06: PHotoEspaña 2006


Karl Blossfeldt, en el Centro Cultural Conde Duque

PHotoEspaña 2006, que tendrá lugar desde el día 1 de junio al 23 de julio, ha sido presentado hoy por Alberto Anaut, su creador desde hace ocho ediciones, como “un milagro colectivo”.
Esta edición, mostrará la obra o parte de la obra, de 375 fotógrafos de 33 nacionalidades a través de 62 exposiciones, de las cuales 24 estarán acogidas en la Sección Oficial y 38 en lo que viene en llamarse el Festival Off, esto es en los espacios de diversas galerías situadas en los aledaños del Paseo de la Castellana. Siempre me ha llamado la atención el hecho de que, una mayoría de esas galerías, con algunas honrosas excepciones, no suelen exponer fotografía durante el resto del año, y ello conduce a la sospecha de que puedan estar aprovechando el “paraguas protector” de PHotoEspaña en un mes en el que Madrid, para las galerías de arte en general, es muy poco comercial.
Matadero Madrid y el Museo Thyssen-Bornemisza son dos nuevos espacios que se suman a los ya tradicionales de la Sección Oficial.
En esta edición, PHotoEspaña utiliza como “leit motiv” el tema de Naturaleza, y resulta por lo menos curioso, que no se haya cursado invitación alguna a Fernando Puche, uno de los más sólidos fotógrafos y ensayistas españoles de fotografía relacionada con la naturaleza, cuando, por lo que he podido entrever a través del vídeo mostrado en la la presentación y rueda de prensa, es probable que algunas de las exposiciones hayan sido “metidas con calzador” para adaptarse al tema.


Cristóbal Hara, en el Canal de Isabel II

En todo caso, hay que contar con la honestidad y buen hacer de Horacio Fernández, el comisario de PHotoEspaña 2006 y esperar a ver las exposiciones completas.
Además de las exposiciones, se contará, como en otros años, con las actividades del “Campus PHE”, en Aranjuez, donde se impartirán talleres y conferencias a cargo de famosos autores. Es de esperar en ese terreno que los organizadores hayan realizado encuestas entre los alumnos participantes en la edición pasada, y hayan previsto medidas correctoras. Igualmente, sería de tomar en consideración la reducción de la “potente tasa” o peaje a pagar por el visionado de los porfolios: los tiempos han cambiado, pero en Arles, te los veía –entre otros– el propio Lemagny… y gratis.
Igualmente, “PHotoEspaña en la calle”, ocupará pacíficamente el Barrio de las letras, con los proyectos “Madrid Abierto” , las proyecciones en la Plaza de Santa Ana, y el “Camera Truck”, el camión-cámara probablemente más grande el mundo. Por segundo año consecutivo –y este, con “AVE”– Toledo es una de las sedes del Festival.
Como en otras ediciones anteriores, llama la atención la relativamente escasa presencia de autores y expertos españoles entre los conferenciantes y profesores de talleres, dando la sensación de que quizá, en ese aspecto, se piensa más en lo “mediáticamente comercial” que en lo “auténticamente meritorio”.


Joel Sternfeld, en el Círculo de Bellas Artes

En todo caso, PHotoEspaña es un acontecimiento anual que no ha fallado a la cita desde su creación, y supone un enorme esfuerzo comercial, de imaginación, de seducción, colaboración y organización ante el que –que duda cabe– hay que descubrirse. No es un invento nuevo, pues ahí estaba y está Arles, el modelo de todo “lo demás”, y en su estilo, la “Tarazona Foto” original, pero desde luego, hacerlo en Madrid, con esa envergadura y en pleno junio/julio tiene mérito y requiere valor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…