Ir al contenido principal

Sony Alpha: posibles características



Actualizado a 30/05/06
Los rumores respecto a las primeras cámaras réflex monoculares de Sony con cambio de objetivos, fruto de la colaboración/adquisición de Konica-Minolta se concretan cada vez más ante la inminente presentación-seminario que la firma tiene previsto realizar en el entorno del día seis de junio en Marrakech. En este sentido, tampoco se descarta que la presentación mundial se realice un poco antes, en el entorno del día 31 de mayo. De darse la primera circunstancia, se ignora sin la información quedaría liberada de inmediato o si se entregaría bajo el famoso concepto de “embargo”.
Mientras tanto, y sin ninguna base personal que me permita asegurar la precisión de los datos, fuentes al parecer absolutamente fiables han permitido entrever algunas de las características fundamentales de ese nuevo modelo de Sony. Las elaboro a continuación con todas la cautelas lógicas del caso.
La nueva Sony Alpha, que, como muestra la supuesta fotografía que rueda por la red hace semanas, tendría un aspecto muy similar a la de una Konica-Minolta Dynax 5D, incorporaría un captador CCD de tipo APS-C (15,8 x 23,6 mm) de 10,3 megapíxeles efectivos, esto es, con toda probabilidad el mismo que suministra Sony a Nikon para su Nikon D200. Puesto que Sony es el suministrador, tiene opciones amplias –en principio– no solo para usarlo, sino para incorporar mejoras específicas derivadas de la experiencia extraída.
Si eso no es poco como noticia, lo más interesante a mi juicio serían dos aspectos concretos, el primero de ellos, la estabilización en el cuerpo de la cámara, bastante lógico y de esperar, pues ya la Dynax 5D, lo incorporaba. Este sistema se denominaría “Super Steady Shot”, para seguir con la nomenclatura propia de Sony.

El segundo sería aún más importante: un supuesto sistema de eliminación del polvo. Desde luego resulta creíble pero difícilmente, pues para incorporarlo, Sony o Konica-Minolta tendrían que haber estado trabajando sobre ello duro y hace tiempo. Lo más difícil, por cuestión de ingeniería, sería ubicar el sistema, por cuestión de espacio, pues recordemos que se ha prometido compatibilidad de montura con los objetivos y equipos anteriores, y por tanto no puede desplazarse hacia delante la caja del espejo (y la montura por tanto), para “hacer sitio” a un sistema entre la parte posterior de ese espejo y el captador… ¡salvo que se haya reducido el espesor a un mínimo!
Una opción de diseño sería aprovechar el propio sistema de estabilización por movimiento del captador para convertirlo en un sistema "antipolvo": ello se lograría produciendo un movimiento de alta frecuencia. Para atrapar el polvo "suelto" se utilizaría una cinta "atrapamoscas" parecida a la empleada por Olympus en sus cámaras. Otra cuestión sería si a la larga, el sistema de estabilización soportaría con buen talante esas vibraciones de alta frecuencia. De incorporar Sony un sistema antipolvo serio, Olympus dejaría de ofrecer, junto con Panasonic para su Lumix L1, esa ventaja para mi imprescindible. Por otro lado, está claro que la Alpha de Sony tampoco ofrecerá el importante sistema “Live-View” de Olympus y Panasonic.

El visor de esta nueva Sony Alpha, evidentemente, de ser cierto lo anterior, una competidora de la NIkon D200 y hasta cierto punto de algunas Olympus, será de tipo pentaespejo, al tiempo que el monitor posterior, de 2,5 pulgadas, ofrecería una resolución de 230.000 píxeles.
Otra intrigante función sería de la una “optimización del intervalo tonal”. Se me ocurre pensar que el sistema podría funcionar como una derivación de la función que en la Nikon D200 permite superponer dos imágenes captadas con distintos niveles de exposición. El nuevo procesador, lo que viene en llamarse “motor” o “engine” recibiría el nombre de “Bionz”, aunque personalmente tengo mis dudas de lo cierto de la aseveración, pues “Bonzo” es el nombre de un mítico payaso estadounidense, y ambos nombres suenan muy parecidos…
La nueva Sony Alpha ofrecería todas las amenidades de este tipo de cámara, y sería capaz de fotografiar a 3 f.p.s., guardando los archivos, bien en tarjetas Memory Stick, bien en CompactFlash, y ello gracias a la doble ranura (*). No parece que vaya a disponer de una memoria "buffer" importante, pues al parecer se anuncia un límite por ráfaga de 6 fotogramas para RAW, y de 3 para RAW + JPEG. En este último formato comprimido, habría una opción de fotogramas ilimitados (según resolución) , siempre dependiendo de la "rapidez" de la tarjeta. Al margen de su captador del entorno de 10 megapíxeles, este dato colocaría a la nueva cámara en su lugar: para aficionado avanzado, pero en ningún caso para profesional de prensa. Se habla de un precio de aproximadamente 1000$ en U.S.A.
Y si: se anuncian objetivos Carl Zeiss para ella, si bien es pronto para saber si serán “genuinos” (hasta cierto punto, como siempre), o si se habrá producido la claudicación de “reetiquetar” con ese nombre algunos de los diseños preexistentes de Konica-Minolta, al menos alguno de ellos fabricado, por cierto, por Tamron.
Lo más probable es que al principio se haga un "mix", aportando algún objetivo estrella nuevo, y reeditando parte de los raros objetivos Minolta (no Konica-Minolta) de las serie dotada de objetivos de enfoque ultrasónico, como algunos de los teleobjetivos apocromáticos de la serie "blanca". Al parecer, se van a ofrecer focales cortas, del ordne de los 16 a 20 mm, para poder ofrecer buenos ángulos de toma a pesar del "recorte" que supone el captador de tipo "APS-C", y que introduciría un "factor multiplicador" de aproximadamente 1,5 x.
El total de objetivos que se sugieren inicialmente como parte del "sistema", parece ser que será en torno a 15.
(*) Finalmente se comprobó que se trata de una única ranura, para CompactFlash, y que el eventual uso de un MemoryStick se realizaría mediante adaptador.
Actualizar /Volver al Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…