Ir al contenido principal

Kodak cierra el laboratorio Kodachrome de Lausana. Consideraciones personales en relación al concepto de "baja demanda".

Eastman Kodak Company ha emitido una nota oficial acerca de su mítica película Kodachrome, que cumple este 2006, nada menos que 70 años de vida en el mercado.
Según mi opinión, uno de los puntos a destacar de esa nota es que se cierra el único laboratorio de Kodak (*) que quedaba en activo para el procesado de esas insuperadas películas en color, laboratorio situado en Lausana, Suiza, "trasladándose los servicios" a un laboratorio independiente en U.S.A., eso sí, "certificado" por Kodak.
Se trata del laboratorio Dwayne's Photo Parsons de Kansas, que ya procesaba con anterioridad este tipo de película para diapositivas en color.

Como ya ocurría desde hace más de un año con el laboratorio de Lausana, los usuarios de las películas Kodachrome tienen que enviar por su cuenta y riesgo las películas (servicios postales o courier) para su procesado. Anteriormente, las películas se podían entregar en las tiendas para ser confiadas a Kodak para su envío por valija asegurada. Como medio disuasorio para que los usuarios dejen de serlo y dejar de fabricar la película con el viejo pretexto de "baja demanda", no está mal, pero es burdo.
Ahora viene otra "perla": …"Kodak seguirá vendiendo la película de 35 mm en aquellos mercados en los que actualmente sigue teniendo demanda. La filial española dejó de comercializar película Kodachrome tanto para el aficionado como para el profesional a finales de 2004."

Pues bien: personalmente, a principios del curso 2005/2006, y a efectos de llevar a cabo un proyecto de investigación en colaboración con los alumnos de quinto curso de la Facultad de Bellas Artes de la UCM, me puse en contacto con responsables de esa "filial española" y me comentaron que aunque no disponían de material "en stock", bastaba con que una tienda hiciese un pedido de 20 rollos para que los importasen.
Me puse en contacto al efecto con una de las más importantes tiendas de Madrid, e incluso me comprometí a pagar de mi bolsillo los rollos que no llegasen a adquirir mis alumnos (necesidad que gentil y elegantemente declinaron).

Me consta que por parte de la tienda, interesados en el tema, y con una buena cartera de clientes pra ese material, se realizó el pedido de al menos 100 rollos, quizá 100 de Kodachrome 64 y una cantidad algo menor de Kodachrome 200.

¿El resultado? Todavía estamos "esperando" unos rollos… que nunca llegarán. Mis intentos de aclarar la situación con las personas responsables de la filial española se han concretado en vagas promesas de "devolución de llamada", justificadas por "averías en los ordenadores", etc, etc, etc.
¿Baja demanda?


© Emilia Valencia
En español, con una sonrisa, todo el Kodachrome necesario,
en Foto Pro Ganz, de Museumshalle 8001 Zürich. ¡Gracias, Nadia!

Personalmente no he podido hacerme cargo de una compra masiva de Kodachrome en el extranjero, pero si la he realizado, en cantidad modesta para mi uso personal, sin ninguna pega y a un buen precio en Foto Pro Ganz , cinco tiendas en Zurich, tres en Lucerna, una en Berna y una en Baden.

País… que dirían los entrañables personajes de Forges

¡Cuánto le debe molestar el Kodachrome a Antonio Pérez!
A la hora de pensar en el Kodachrome siempre me acuerdo del chiste "negro" que dice:
¿Cómo se puede evitar que alguien se ahoge?
Respuesta: quitándole el pie de encima de la cabeza.
(*) Los 20 empleados que pierden su puesto de trabajo serán indemnizados según las leyes aplicables, bla, bla, bla
Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…