Ir al contenido principal

Carl Zeiss ZW: para objetivos granangulares



Carl Zeiss ha anunciado recientemente la comercialización –a partir del próximo septiembre– de su nuevo modelo de cámara para película de 35 mm “Zeiss Ikon SW”.
Este modelo acompañaría a la cámara telemétrica Zeiss Ikon presentada hace dos años, durante la pasada Photokina.
Lo que caracteriza a la nueva Zeiss Ikon ZW es que carece tanto de telémetro como de visor, utilizando para encuadrar visores externos adaptados a la focal del objetivo en uso.


Una ZW en negro, con visor adecuado para el Biogon T* 25 mm f/2,8 acoplado

El hecho de eliminar esos elementos se debe a que la cámara “ZW” (“W” de Wide, angular) está diseñada fundamentalmente para su uso con los objetivos ultragranangulares y muy angulares de la gama Carl Zeiss ZM, tales como por ejemplo, el Distagon T* 15 mm f/2,8 o los Biogon T* 21 mm f/2,8 y 25 mm f/2,8.
Por supuesto, al tratarse de una montura de tipo “Leica M”, pueden usarse objetivos Leica, Konica y de otras marcas en focales equivalentes (de rosca mediante adaptador).

La idea es que con focales tan cortas, la profundidad de campo es tan grande que puede considerarse como no imprescindible el enfoque por telémetro. Con las focales extremas de 15 mm, 21 mm y 25 mm deben utilizarse forzosamente visores externos en todo caso, pues el visor de la Zeiss Ikon muestra marcos en su visor para 28/85 mm, 35 mm y 50 mm. Se mantiene la fotometría, pero al carecer de visor, se emplean tres diodos luminosos (dos rojos y uno verde) sobre el cuerpo de la cámara. En definitiva, fundamentalmente se trata de una profunda revisión de la Bessa T (*), que seguía el mismo planteamiento de base.
Al eliminar el visor y el telémetro, el precio experimenta una reducción de aproximadamente un 36,5% .

La cámara no ha sido muy bien recibida entre los más aficionados a las cámaras “de telémetro” o quizá debiéramos decir en este caso “no réflex”. Según la mayoría de ellos, lo mejor de una Zeiss Ikon es precisamente el telémetro, de base más ancha (más favorable) que la de las míticas Leica M, y el visor, de gran claridad y buen aumento para una telemétrica: 0,74 x. Claro que en ese aspecto, las últimas Bessa y la R-D1s ofrecen ya un espectacular visor 1x.
Todo el mundo sabe ya a estas alturas, que el cuerpo, incluyendo el obturador, es una evolución a partir de las Bessa R, fabricadas por Cosina, y precisamente esa parte, a pesar de su gran calidad de fabricación, es quizá menos apreciada que la parte telemétrica y las ópticas.

Dejando aparte la ironía de que la mayor parte de las ópticas tampoco están realizadas en las factorías alemanas, mi opinión es que hay que entender a la nueva ZW como lo que es: como una cámara especial para unos objetivos excepcionales.
(*) Esto no es totalmente exacto, pues como muy bien aparece en los comentarios, la Bessa T aunque carecía de visores, si incluía telémetro. Si embargo, tampo podríamos compararla al 100% con una Bessa L, pues la Bessa L llevaba montura de rosca…



Tabla de características

Tipo de cámara: para película de 35 mm, sin visor ni telémetro (telémetro acoplado al visor)
Montura: Carl Zeiss ZM (tipo “Leica M”)
Medición: TTL, promedio, a la abertura de trabajo
Gama de medición: 0 a 10 VE
Modos de exposición: automatismo de prioridad a la abertura de diafragma y manual asistido
Compensación de exposición: ± 2 puntos en incrementos de 1/3
Indicaciones: tres LED en el cuerpo de la cámara (indicación en el visor del tiempo de obturación y avisos de sobre y subexposición)
Obturación: planofocal, de laminillas metálicas, de recorrido vertical
Gama de tiempos: 1/2.000 a 1 segundo y “B”, en incrementos de 1 punto (1/2.000 a 8 segundos en automatismo)
Sincronización para flash: hasta 1/125 de segundo
Arrastre: palanca manual con posibilidad de varios “golpes” (palanca manual de un solo "golpe")
Cuerpo: fundición de aluminio y paneles metálicos en zinc o latón (paneles externos en titanio)
Zapatas: dos zapatas externas, una para flash y otra para los visores (una zapata para flash o en su caso, visor)
Dimensiones (sin accesorios): 138 x 72,5 x 32 mm (138 x 78 x 32 mm)
Peso: 395 gramos (500 gramos)
Precio (sin IVA): 799 euros (1.257 euros)
Nota: entre paréntesis, las diferencias correspondientes a la Zeiss Ikon
Las cámaras Zeiss Ikon son distribuidas en España por Rodolfo Biber S.A.
www.robisa.es


El modelo Zeiss Ikon inicial se mantiene en producción
y dispone de telémetro acoplado al visor incorporado
En ambos modelos, la lámina de tono claro hace que la
medición (a partir de la luz reflejada sobre todas) tenga
carácter de preponderancia central.
El obturador es de juego doble de láminas para prevenir
La entrada de luz parásita, al no haber un espejo inter-
puesto, como en las réflex

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…