Ir al contenido principal

Ricoh GX100
















Ya es noticia pública la presentación por parte de Ricoh de su nueva compacta alto de gama Caplio GX100.

Lejos de seguir la filosofía de su GR Digital ("GRD"), de objetivo de focal única equivalente a un 28 mm, con la nueva GX100 la firma sorprende con un objetivo zoom 5-15,3 mm f/2,5-4,4, equivalente –en focales- a un 24-72 mm. Con esa corta focal, la GX100 pasa a ser una de las pocas cámaras digitales de la historia en alcanzarla (Easyshare P880, Sony DSC-R1, Coolpix 8400…), algunas de ellas no precisamente compactas.

El objetivo está compuesto por 11 elementos en 7 grupos, enteramente realizado en vidrio óptico. Las aberturas mínimas, llegan hasta f/9,1 en el extremo angular y hasta f/15,8 en el “tele”. Lentes aesféricas y vidrio óptico de baja dispesión son elementos de lujo que probablemente hagan viable una gran calidad de imagen.
Un suplemento afocal permite llevar la focal más corta hasta el extremo de los 19 mm (en la GR D, se pasaba de 28 mm a 21 mm).


En lo que respecta al captor, se trata de un CCD de 10,01 millones de píxeles efectivos, en el formato de 1/1,75 pulgadas (*).

Uno de los aspectos más originales de la nueva GX100 lo configuran sus soluciones de visor: a la ya clásica pantalla o monitor LCD posterior en color, se suma ahora como accesorio, no ya un visor opcional óptico, sino uno electrónico, que recibe el nombre de “VF-1”.
Este EVF (Electronic View Finder) se acopla sobre la zapata portaaccesorios, y a través de los contactos específicos es capaz de mostrar una visión –electrónica- al nivel del ojo.
Se trata de una solución bien distinta de la del visor óptico –nada que ver en claridad y limpieza- pero ofrece sus propias ventajas: el EVF va abisagrado en su parte anterior, y permite bascularlo sobre ese punto, a fin de poder usar la cámara desde un punto de toma muy bajo, mirando desde arriba. Ni que decir tiene que un visor así, a la altura del ojo, soluciona el problema de la pobre legibilidad de los monitores externos bajo condiciones de elevada iluminación ambiental, y también ofrecen más estabilidad a la toma, al poder apoyar la cámara contra nuestro rostro.
















Si el monitor exterior es de 2,5 pulgadas para 230.000 píxeles, no hemos visto por ningún lado las especificaciones del VF-1 en lo que respecta a resolución… por lo que nos tememos, que a pesar de su inteesante cobertura del 100% no se podrá esperar mucho de el en términos de calidad de imagen.


Respecto a otros parámetros más técnicos, puede indicarse que la GX100 dispone de un sistema de estabilización real, por desplazamiento del captor, lo que la coloca en esa selecta categoría de compactas que ofrecen esa sofisticada y práctica solución. Igualmente, ofrece el salto automático a altos índices ISO para evitar borrosidad en los sujetos en movimiento.
La gama de sensibilidades disponible se extiende de 80 a 1.600 ISO.
La gama de tiempos de obturación, por su parte, se extiende desde 1/2.000 de segundo a tres minutos. Y puede registrarse en los formatos RAW y JPEG, sobre tarjetas SD, incluso del protocolo SDHC (hasta 4 Gb, por el momento).

Por otra parte, les de destacar que la GX200 conserva algunos de los mejores rasgos de la GR D, como son las dos rudas de control, al “estilo SLR”, pero –no menos importante- el sistema autofoco externo pasivo de apoyo, que permite un autofoco mucho más rápido y preciso del habitualmente disponible en las compactas digitales.

La GX100 obedece a unas dimensiones muy reducidas: 111,6 x 58 x 25 mm, para un peso de 220 gramos y se ofrecerá a un precio de 500 euros la cámara en si, y de 600 euros en "kit" con el visor electrónico VF-1.

Un aparato, si duda muy interesante, pero sobre el que, a priori, habría que hacer unas reflexiones previas.

Una de ellas, es relativa al tema del ruido.
El captor de 1/1,75 pulgadas (*) parece muy pequeño para soportar de buen grado esos 10,01 megapíxeles, no ya para la sensibilidad de 1.600 ISO, sino para aquellas a partir de 200 ISO. Es de esperar que se haya realizado un muy buen trabajo de reducción de ruido.

(*) Aunque no resulta fácil dar una información precisa al 100% de las dimensiones reales de los captores, puede decirse que ese captor de 1/1,75 pulgadas, será marginalmente mayor que el de 1/1,8 pulgadas, que es de aproximadamente… ¡7,2 x 5,4 mm!















En cuanto al objetivo, habrá que esperar a ver el nivel de distorsión que ofrece a los extremos de focal. No se indica si se incorpora un firmware o se aporta un software de control de la posible distorsión…

Y finalmente, queda el tema del “buffer” o memoria intermedia. Uno de los puntos claramente menos favorables de la GRD (aparte del ruido a altos ISO), es el tiempo que se toma la cámara para “escribir” en las tarjetas los archivos que no sean JPEG, especialmente los RAW: entre 14 y 17 segundos como término medio, tiempo durante el cual no se pueden efectuar nuevos disparos. ¿Se habrá puesto solución a ese aspecto?

Lo veremos… y podemos decir, que estamos deseando poder comprobar de primera mano las prestaciones de esta nueva GX100.

NOTA: estamos en proceso de traslado de nuestro servidor de DSLR Magazine hacia uno más eficiente y de mayor capacidad. Entre tanto, aunque el portal DSLR Magazine sigue activo, utilizamos nuestro Blog para mantener la comunicación en caso de una eventual interrupción, por breve que pueda ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…