Ir al contenido principal

De atascos, amigos y cámaras clásicas

Los atascos, si tiene un la suerte de poder llevarlos bien, pueden tener sus ventajas, y eso me ocurrió ayer.
La verdad es que había quedado para comer con Francisco, al que –todavía sin su permiso- no puedo llamar mi amigo, pero todo el desarrollo fue mucho más placentero de lo que primera vista podía haber sido una simple comida de trabajo; “de negocios” podría ser una afirmación excesiva, dada la cuantía de las transacciones puras y duras concretadas hasta la fecha.

Pero, puestos a tomar decisiones de recorrido para recoger unos equipos y depositar otros, el parcial desconocimiento por parte Francisco de los entresijos de la M30, le hizo (¡pobre!) confiarse en mi, y decidimos “recoger” primero y “dejar” después.
Ello nos permitió compartir coche con aire acondicionado (alabado sea el Señor), así como comprobar la buena fe de camioneros de reparto y mecánicos en funciones varios a la hora de solicitar ayuda para encontrar direcciones en polígonos industriales que más parecen –al estilo de hablar sevillano, “políngonos”.

A la vuelta, a la hora de “dejar”, merced a un fino atasco que “navegamos” desde Valportillo a Embajadores, la charla que habíamos comenzado entre antipasto y postre a base de mascarpone, se concretó en una suerte de animado concurso en el que Francisco y yo mismo nos zambullimos de forma voluntaria y relajada: un recordatorio a suerte de reto, de cámaras, películas, objetivos y accesorios de “otros tiempos”. Porque lo que no me había podido imaginar –gran error por mi parte- es que Francisco, además de vivir de la fotografía, amaba la fotografía y gozaba del tormento y el éxtasis del coleccionismo.

Así, entre parada y parada, coche delante y coche detrás, la cosa transcurrió más o menos así…
- ¿La cámara SLR japonesa clásica más rara?
• Déjame pensar, lo tengo en la punta de la lengua…. Tenía unos objetivos muy luminosos…
- Empieza por “zeta”..
• ¡Zunow!
- Exacto..
• Son carísimas, no he visto ninguna pero si en fotos en subastas de eBay…
- Dicen que eran las precursoras de las Miranda…
• Mi primera SLR, con 15 años, fue una Miranda…
– Tenían muchos fallos…
• Pero llevaban doble montura, bayoneta y rosca universal…
- Es cierto…
- Siempre me gustaron las cámaras de la generación de las Nikon F…
• Tengo una F de la segunda serie.
-¡¿De cortinilla de tela?!
- No…. De las de titanio enrollado, después de las 100 primeras, pero de las de palanca de arrastre hueca por debajo, y sin prisma Photomic, más bonitas…
- Cierto…

Y así siguió la cosa, con preguntas, respuestas, contrapreguntas, valoraciones, reflexiones, recuerdos recuperados, aportaciones… una maravilla.
Comentarios acerca del olor de la grasa de una réplica Leica china frente al de una Fed soviética… nombres de amigos, autores de libros, anécdotas de vendedores, tiendas, ocasiones únicas, acertadas o perdidas…

Así, por ejemplo, descubrí, además, que existe las Tashihara en versión 20 x 25 cm , algo que desconocía… y que su precio no es superior al de una SLR digital de gama media/baja… y también la auténtica historia de las Kardon, las famosas y raras copias de Leica made in U.S.A… en parte con piezas de Leica.
¡Ah! Los atascos.
Son para disfrutarlos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …