Ir al contenido principal

Canon, algunos Blogs y "Blogrider": pagar por material "redaccional"

La interesante y muy oportuna aportación de Man, de Rayuela Fotoblog, en la sección de comentarios, me ha llevado a investigar un poco a través de los enlaces aportados, y tras lo descubierto a resultas de ello, a publicar este "post".

Al parecer todo se inicia cuando la prestigiosa y poderosa revista gala “Chasseur d’ Images publica –en su página web– un claro editorial en el que -con pelos, nombres y señales– se indica que por orden de Vincent Vantilcke, director de marketing CCI Canon, la agencia de publicidad correspondiente le retira toda la publicidad de la firma contratada para el mes siguiente al de la publicación de un artículo informativo acerca de los fallos detectados y reconocidos en el modelo Canon EOS 1D Mark III.

Ello en si mismo merecería comentarios más amplios y extensos, pero personalmente no “me coge de nuevas”, pues en mi época de freelance y/o coeditor de revistas impresas en nuestro País he vivido experiencias si no idénticas, si bastante similares.

En mi opinión, lo más interesante es lo que se ha descubierto en relación a la acción arriba citada de Canon, y es que la firma ha estado al parecer pagando directamente a un numero determinado de “bloggers” para que publicasen en sus Blogs “reviews” o artículos acerca de la cámara Canon EOS 40D, unos artículos cuyo contenido era atenta y cuidadosamente monitorizado por el cliente –esto es, Canon– previamente a su publicación. Para los curiosos, podemos indicar que al parecer la remuneración oscilaba entre los 50 y los 1.000 euros por publicación, ¿o debiéramos decir.... soborno?

Ello se ha llevado a cabo a través de una especie de agencia de publicidad denominada “Blogrider”, desarrollada por “Adrider”.
Ya nada comienza a extrañarnos si llegamos a saber que, además de Canon, que se sepa entre los clientes recientes de Blogrider para campañas similares, figuran al parecer nada más y nada menos que Air France, Crédit Agricole, Garmin (GPS), BNP Paribas, y CanalSat... al menos.
Más de 30 blogs (ver lista de la propia página de Blogrider) figuran entre los que han colaborado en esas campañas.

Si la práctica de publicar material publicitario camuflado como el mucho más valioso material redaccional es repugnante en si, leer el –en nuestra opinión– bastante cínico planteamiento de los directivos de Blogrider y adrider (Arnaud Calonne y Nicolas Gut, respectivamente), resulta sorprendente e irritante.

Así, según Nicolas Gut, ante la sugerencia de que las prácticas más arriba comentadas suponen una clara perversión de la “blogosfera”, comenta que “al contrario, lo que hace es salvaguardarla, pues para conservar los buenos blogeros es necesario motivarlos, pues ello lleva su tiempo y deseamos tener con ellos una relación franca”.

Aunque se supone que los bloggers que publiquen esa clase de artículo pagado por la firma (350 de diversos sectores, hasta la fecha, según el propio Nicolas Gut), deben indicar que dicho artículo es “una colaboración con una marca”, lo que según el mismo Gut, lleva a una “total transparencia”, lo que no se dice es que para que existiese al menos un asomo de transparencia, ese contenido, ya que no “artículo”, debería ir claramente identificado como “publirreportaje” no con el eufemismo de “colaboración”.
Además, al parecer numerosos de esos “artículos” pagados se han publicado sin hacer referencia alguna a esa “colaboración”...

Para los que conozcan e sector editorial fotográfico, sea impreso u “online”, el sistema, tal como lo describen los propios directivos de Blogrider y Adrider antes mencionados, no puede ser más sutilmente perverso: ...“el bloguero que acepta participar en la operación recibe un informe (“brief”) gracias al cual, bien redacta un artículo (sic), o realiza un reportaje en vídeo si se trata del “test” de un producto. A continuación, el trabajo es enviado al anunciante (para su “supervisión”) antes de su publicación. A cambio de ello, el bloguero percibe entre 50 y 1.000 euros. El monto depende sobre todo de la capacidad de influencia de su blog y de criterios de medición de la calidad (grafismo, posicionamiento en Google, frecuencia de “posteo”, etc”.....

En definitiva: algunas firmas, entre ellas al parecer Canon, habrían estado pagando a determinados blogueros para publicar seudoartículos de contenido inevitablemente controlado por la propia firma. Eso que pensamos se llama publicidad encubierta o información engañosa.

Según los más diversos medios franceses, esta práctica ahora detectada “habría perjudicado seriamente la imagen de Canon, reforzando innecesariamente la imagen manipuladora de la firma, existiendo alternativas limpias y claras, como es la simple y pura publicidad directa".

Según los medios franceses citados (ZONE NUMÉRIQUE, LeJournal du Net), en cuyas informaciones basamos nuestros comentarios, se ha dado derecho de réplica tanto a Canon como a Blogrider, por lo que, de producirse, actualizaremos estos contenidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olympus OM-1: de OM SYSTEM

A media mañana del día  24 de junio de 2020 recibía yo una llamada confidencial: ¡en breves horas se haría público que Olympus se desprendería de su división de cámaras, objetivos y accesorios fotográficos! Cuando ya fue noticia la venta de esa división a la empresa japonesa JIP, pronto toda clase de titulares –entre lo catastrófico y lo amarillista– aparecieron «certificando» la defunción de la marca y el cese en la producción del sistema Micro Cuatro Tercios (MFT) por parte de la firma. Ello, incluso en algunos medios «especializados». No en mi caso, desde luego. Hoy «OM SYSTEM» , heredera de la marca a través de OM Digital Solutions (OMDS), tras incorporar al sistema al menos tres ópticas notables ad interim, presenta el modelo de cámara de alta gama prometido desde un principio. Y lo hace –mire Ud. por dónde– luciendo no sólo la marca OLYMPUS en su frontal , sino además bajo el simbólico nombre de «OM-1» , el del primer modelo (1) comercializado por la firma dentro del sistema

Sobre el disparatado precio de la película en color

A lo largo de las últimas semanas el precio de las películas en color ha alcanzado niveles que se me antojan difíciles de asimilar. Kodak ya había anunciado hace meses una subida y Fujifilm, por su parte, ya nos tenía acostumbrados a su doble política: primero la de subir precios y después el cese de producción «por baja demanda» de determinadas referencias, y no sólo de color. Los aranceles de importación tienen un gran protagonismo en los precios a nivel europeo. A continuación, os aporto algunos datos, seguidos de mis lucubraciones al respecto. © Valentín Sama Primero, unos precios «actuales». De los más «baratos» encontrados online/tienda física. En ocasiones puede encontrarse alguna diferencia a la baja –casi siempre en una fecha de caducidad al límite– pero también algunas más altas. Excluyo películas de «submarcas», por razones que explico más adelante en el apartado (1) . La muestra si bien no es completa ni mucho menos al 100%, representa lo que puede adquirirse en una buen

Leica M11: a prueba

Leica presenta su rumoreada M11 , una telemétrica que se ubica plenamente dentro de la saga de las Leica M. Dos son sus rasgos novedosos fundamentales: un sensor retroiluminado (BSI) de 60 Mpx. , que ofrece dos resoluciones adicionales a 36 Mpx. y 18 Mpx., operando en modo «pixel binning» y una nueva base de cuerpo «tipo Q2» que abandona la clásica tapa separable que acompañaba a las telemétricas de la firma desde aproximadamente 1925. © Valentín Sama Rojo A ello se suma un puerto USB-C para control por cable («tethered») y la astuta disposición de una memoria interna de 64 Gb, capaz de operar como «una segunda ranura» adicional a la simple disponible para albergar una tarjeta SD. Por lo demás, la M11, sería casi idéntica en formas y configuración a las últimas Leica M 10-R y Leica M 10-R Monochrom. © Valentín Sama Durante unos pocos días he tenido la oportunidad de probar una unidad de M11 dotada ya del firmware final «autorizado» de la nueva producción de Wetzlar, el 1.2.0.0  (1