Ir al contenido principal

Tecnología y tendencias

Ya hace días que le vengo dando vueltas en la cabeza a ciertos temas técnicos, que aparentemente inconexos, entiendo que sin embargo tienen una conexión oculta, que en algún momento se nos hará evidente, y quizá escribir estas líneas y compartirlas con los lectores o visitantes del blog nos ayude a encontrarla.
Comenzaré por uno o a lo sumo dos de ellos.

Creo que todo arrancó con la presentación del ultimo “tour de force” de Steve Jobs, con su nuevo Mac ultrafino, el “MacBook Air”, que en su parte más gruesa mide 1,93 cm.



Desde luego, se trata de un bello artefacto si estamos dispuestos a desprendernos de casi 1.800 euros por un artefacto que tendrá –como todos los notebook– una vida relativamente limitada.

No vamos a extendernos ahora a describir todas y cada una de las funciones de este magnífico ordenador o “centro de comunicaciones”, pero a través de alguna de sus características, podemos descubrir otras tantas tendencias.

Existe la opción de comprarlo (por el mismo precio), con un disco duro tradicional, de los que giran a unas 7.000 revoluciones por minuto, o con una de las nuevas memorias flash internas, que hace las veces de disco duro. La capacidad, solo ligeramente inferior: 64 Gb frente a 80 Gb..
Esto no es nuevo, pues ya lo había visto en algunos de los ordenadores de nueva generación de HP.
Lo interesante, a primera vista, es que en teoría una memoria flash sería menos vulnerable a averías a causa de fallos mecánicos del disco duro, pues no existen piezas móviles.

Es de suponer que estas memorias flash de gran capacidad puedan adolecer de riesgos a enfermedades o achaques propios, pero a priori parece una buena idea. También el consumo de energía y el peso deben ser menores.

Se me ocurre pensar que existe aún un gran potencial de desarrollo para estas memorias flash, y que podemos esperar grandes evoluciones en lo que se refiere a las empleadas en las cámaras.
Quizá aumente mucho la capacidad de las tarjetas en los formatos habituales y también que baje su precio, pero tampoco veo imposible que se incorporen grandes memorias flash en las propias cámaras o en una suerte de empuñadura accesoria.





Volviendo al último juguete de Jobs, hay que hacer notar que no lleva disquetera para CD´s o DVD´s. Si se quiere acceder a ese tipo de soporte hay que recurrir al aparentemente anticuado sistema de una disquetera accesoria.

Y yo entiendo que esto va a ser una tendencia futura, algo que durante un tiempo nos complicará la vida a los fotógrafos e informadores. Veamos las razones.

Por el momento, a la hora de entregársenos información en ferias y presentaciones, se había migrado casi por completo del tradicional papel y fotografías en papel, al disco CD, acompañado quizá de una escueta nota explicativa.
Las ventajas (siempre que el disco “se abriese” son, por un lado, que el peso a transportar es mucho más llevadero, y por otro, que las fotografías, ya digitalizadas pueden emplearse –ajustando tamaños y subiéndolas al servidor– casi de inmediato.

Sin embargo, en los últimos años de ferias y “eventos” (sic) hemos observado dos tendencias diferentes, no excluyentes, pero desde luego, presentes.

Una de ellas es la entrega del dossier de prensa en un “Pen Drive” personalizado para la marca.
La otra tendencia es la que vengo en llamar “tarjetón y tente tieso”.
EL PenDrive tiene prácticamente las mismas ventajas que un CD, pero es más pequeño y es reutilizable (un cierto riesgo para la firma que lo regala). Si es bueno y bonito, mientras lo reutilizamos, la firma “nos habla”.

La opción del tarjetón, aunque hay a quien le gusta, me parece el clásico abuso de confianza: cuando te has desplazado a una feria sin ir “de gorra”, sin que te invite ninguna firma, cuando pasas por un estand para solicitar el dossier de prensa, te sueltan un tarjetón con una dirección de Internet y una clave para “que te bajes” fotos y notas de prensa. Muy bonito.

Pero me temo que esta es la tendencia. El CD que ahora damos por sentado, puede tener sus días contados como soporte de transferencia de datos para su intercambio. Las comunicaciones web y en un paso intermedio los PenDrive, creo que acabarán con el. Así los ordenadores, como el nuevo MacBook Air, podrán prescindir de un trozo de hardware más.
Un ejemplo: el dossier de prensa de Apple par ael MacBook Air no contenía ni CD ni PenDrive.


Y sin embargo, para los informadores “on location”, hoy por hoy el nuevo Mac me parece un producto fallido: demasiado caro, demasiado deseable, demasiado grande a pesar de su delgadez, todavía demasiado pesado.

Lo que necesitamos unos pocos o quizá muchos es un ordenador con una pantalla de menos de 12 pulgadas (el MacBook Air tiene 13,3), de menos de 1.000 gramos, con un teclado simplemente decente y con muy buena capacidad de comunicación inalámbrica. Hasta podemos pasar de disquetera y llevar una accesoria hasta que muera el CD como soporte para las aplicaciones comentadas.
Precio: entre 250 y 375 euros según prestaciones.
Ese ordenador ya existe: se llama Asus EEE, pero todavía no se comercializa en España. Buena prueba de ello lo teneís en el imprescindible sitio de Juan Castromil y Carolina Denia, "Clipset.net".

Qué tiene que ver todo esto , si es que tiene algo que ver, con "black is black", la nanotecnología, los filamentos de litio y alguna cosilla más espero que podamos verlo en unos días.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…