Ir al contenido principal

Compactas de alta gama: ¿room at the top?

Ahora que Olympus, con la presentación de su Pen E-P1 ha certificado la validez inicial del concepto Micro Cuatro Tercios (MFT) iniciado comercialmente por parte Panasonic con sus G1 y GH1, es de esperar que otros fabricantes ofrezcan respuesta o “batalla”, que no tiene por qué ser dentro del propio concepto “EVIL” de cámaras con visor electrónico y óptica intercambiable.




La G1 de Panasonic fue la primera Micro Cuatro Tercios

Leica, a través de Stefan Daniel, ya ha hecho saber oficiosamente que no entrará en la comercialización de cámaras para el MFT pero también “que podría presentar, eventualmente, objetivos para ese protocolo”.

El tema, ya de por si, es interesante, pues, tal como hemos comentado en algún otro lugar, se dan unas ciertas discrepancias por parte de Leica con Panasonic, y con Olympus (y Hasselblad..) en lo que se refiere a confiar una parte sustancial de la corrección de aberraciones al firmware de la cámara, en lugar de a la sabia –y costosa aplicación de vidrios especiales, lentes aesféricas, etc., lo que, por cierto, no está reñido con lo anterior.



El sistema Micro Cuatro Tercios supone la posibilidad de objetivos intercambiables sobre cámaras con un sensor de tipo Cuatro Tercios

Ya sabemos que Samsung, al parecer irritada por el Micro Cuatro Tercios, presentó a toda prisa en la pasada PMA, en respuesta a ello, sus mock ups del sistema NX, pensados para captores APS-C. Eso nos hace recordar los malos modales de Samsung hacia los medios de comunicación, tras el reciente incidente –amenazas de abogados por medio– con nuestros colegas de ClipSet, totalmente excesivo e injustificado a nuestro modo de ver.



Un "dummy" o "mock up" de Samsung NX

De momento, de ese sistema NX, no hemos vuelto a saber nada, salvo los comentarios tangenciales de Akira Watanabe (Olympus) en el sentido de que –al utilizar un tamaño de sensor mayor al MFT y a Cuatro Tercios– las cámaras y objetivos no podrían ser probablemente mucho más pequeños que los de una SLR digital al uso.

Por cierto que el contacto diario con fotógrafos y alumnos de fotografía nos hace en más de una ocasión pensar que quizá el nombre de “Micro Cuatro Tercios” no haya sido acertado del todo: un 90% de los citados creen que el captor ha de ser más pequeño que el del sistema Cuatro Tercios y se sorprenden cuando se les saca del error…. lo que tiene que verse acompañado a continuación de una explicación del concepto.

Llegados a ese caso, resulta muy fácil saber quién se lee y quién no se lee lo que nos tomamos el trabajo de escribir y publicar: nada nuevo desde los tiempos en que teníamos presencia en los medios impresos.

Pero.. volviendo al tema.
Pensamos que, al margen del concepto general “EVIL”, hay espacio para que los fabricantes ofrezcan cámaras interesantes, compactas de alta gama evolucionadas.


Ricoh GX 200: opción de visor electrónico accesorio





Nikon P6000: visor óptico
Ambas hacen RAW

En realidad, ese “nicho” o categoría viene a estar cubierto por modelos tales como los Panasonic Lumix-LX3, Ricoh GX200, Nikon P6000 y Canon G10, por comentar los más significativos, bien por que ofrezcan RAW, bien porque, además, ofrezcan en algunos casos, visor óptico o electrónico (accesorio) a nivel del ojo.

Pero dentro de esa categoría existe una subcategoría que es la de las cámaras digitales de alta gama de óptica fija, dentro de la que es de ley enmarcar las Ricoh GRD II y las Sigma DP1 y DP2.

No son baratas, no llevan zoom, tampoco visor a nivel del ojo, y sin embargo tienen su importante aceptación y hueco para las ventas.



La Sigma DP1, una original cámara monofocal

En general, salvo las cámaras de Sigma, que ofrecen un captor Foveon de tipo APS-C y resolución contenida (¡y se nota!), la mayor parte de las compactas, incluso las de alta gama, adolecen de una debilidad: captores pequeños de muy alta resolución, de hasta más de 14 megapíxeles en algunos casos.
Ello supone una desfavorable relación señal/ruido.

Pensamos que existe una
solución doble que algunos fabricantes debieran explorar, en todo o en parte.

La primera, dentro de lo posible, sería montar captores algo mayores –incluso de tipo Cuatro Tercios, esto es 13 x 17,3 mm– y siempre dentro de resoluciones moderadas: entre 10 y 12 Mpx. Para éstos y como mucho 9 o 10 Mpx. para los de tamaño menor.

La segunda, sería emplear ópticas fijas, al estilo de las Sigma DP1 y DP2, pero en otra dirección distinta: incrementando su luminosidad.

Esa mayor luminosidad permitiría, para muchas situaciones, no tener que recurrir a los índices ISO más altos, lo que redundaría en un menor nivel de ruido.
Dado el menor tamaño de los captores, no habría problemas excesivos de profundidad de campo, ya que, por ejemplo, un f/2 sobre un captor Cuatro Tercios equivaldría aproximadamente en ese terreno a un f/4.
Por otra parte, al ser el enfoque por AF Contrast, la mayor luminosidad no solo no supondría problema de error posible de enfoque, sino que mejoraría la discriminación del mismo en bajas condiciones de luz.



La Pen-D, ya incorporaba un objetivo de lumonosidad f/1,9 en el año 1962... y eso que el "captor" de la película era de 18 x 24 mm, igual o mayor que un APS-C y la diferencia entre las tecnologías disponibles entonces y las de hoy, sencillamente abismales.

Desde luego que no es tan fácil diseñar objetivos de alta luminosidad, pero al tratarse de ópticas fijas, la cosa no sería tan complicada, sobre todo para captores no muy grandes.

Al fin y al cabo, si Olympus lo pudo hacer para el F-Zuiko 32 mm f/1,9 de su compacta analógica Pen-D para el medio formato de 18 x 24 mm ya en 1960, hoy día, para captores similares o menores en tamaño, con la tecnología disponible en óptica y firmware, la cosa es tangible.

Pensamos que firmas tales como Canon, Leica, Nikon, Pentax y Ricoh deberían seguir ese camino de la compacta digital evolucionada con objetivo de alta luminosidad y captor de afortunado equilibrio de densidad de píxeles.

Sigma, en cierta forma ya lo ha emprendido y Olympus y Panasonic lo cubrirán a través de su sistema Micro Cuatro Tercios, si bien queda por ver si son capaces de introducir un objetivo para su sistema, que siendo compacto sea de luminosidad superior a f/2,8.




Si existe espacio para unidades especiales, ¿no lo habrá para una nueva generación de compactas de aún más alta gama?

Como siempre, a los fabricantes les preocupa mucho “cuántas unidades se venderán” de un producto semejante, pero pensamos que no “solo es eso”: es como tratar de medir el valor de un medio en Internet, solo por el numero bruto relativo de visitas ignorando el factor calidad y poder prescriptor de las mismas.
Un error.....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…