Ir al contenido principal

1:1 al poder

Hace años que vengo dando la lata a los ingenieros de distintas marcas, y especialmente a los de Olympus y Panasonic con la idea de desarrollar una cámara dentro del protocolo Cuatro Tercios o Micro Cuatro Tercios... ¡con un captor cuadrado!

En efecto, ambos protocolos fijan como parámetro fundamental –además de los propios de la bayoneta y contactos– el de la diagonal del captor. Dicho de otra forma: no se está hablando de dimensiones concretas de ancho por alto, sino de diagonal.
Y para una misma diagonal se pueden ofrecer muchos formatos.
Incluyendo el cuadrado. Sin saltarse el protocolo.

El concepto digital se presta excepcionalmente bien la utilización de un captor cuadrado en las nuevas cámaras EVF, EVIL o de visor electrónico a nivel del ojo con óptica intercambiable, ya que la decisión de toma “horizontal” o “vertical” puede llevarse a cabo por medios electrónicos, bien en cámara, bien en postproducción.

Puesto que hacerlo en cámara es mucho más purista, veamos las ventajas:

Desde el punto de vista del diseño y fabricación de las cámaras, el diseño –al no tener que considerar voltear el aparato para unas tomas u otras– puede ser mucho más sencillo y ergonómico: los mandos se podrían repartir de forma más lógica y sin necesidad de tener que ofrecer mandos duplicados como se hace ahora en las cámaras profesionales.
La estabilidad de toma también sería mayor, con los dos codos junto al cuerpo. No olvidemos que la decisión del formato de toma “H” o “V”, se realizaría simplemente mediante la pulsación de un botón. Otros formatos y proporciones podrían compararse fácilmente.

A ello se añaden otras ventajas de carácter óptico y mecánico:

La superficie de toma del formato cuadrado es más de un 10% mayor que el de uno rectangular al uso: en lugar de ofrecer la opción de un formato 1:1 recortando un 3:2 o un 4:3, como es el caso de ahora en muchas cámaras... ¡ofrezcamos un 1:1 nativo, mucho mayor y recortemos a los otros formatos!

Un sensor de arquitectura cuadrada permite una exploración y extracción de datos más lógica, así como un enfriamiento más racional, sin olvidar menos riesgo de viñeteado y una mejor explotación de las bondades de los objetivos.

Las cámaras podrían ser más pequeñas y ligeras, con un centro de gravedad más bajo.
Para usarlas en aplicaciones deportivas, sobre monópodes, serían también ideales.
Y por supuesto en estudio, sobre trípode...

¡Y muchas cosas más!

¿Se llegará a fabricar una cámara de este estilo?
Huhmmmm.... lo dudamos: el Sector, de la mano de Marketing, se han vuelto ultraconservador.
¿Y quizá los usuarios también lo sean?
El éxito del llamado “full frame”, así parece indicarlo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …

Film Ferrania: un preocupante silencio

Desde el pasado ocho de agosto de este 2017, que pronto finalizará, los responsables de Film Ferrania no han publicado noticia alguna tras su post "From Zero to P30 in 9 Months". Y afirmo esto ya que las publicaciones que se hacen en su muro de Facebook o en su cuenta de Twitter solo hacen referencias, bien a publicaciones en su "muro" de usuarios de la película P30 APHA, bien a tweets o retweets de otros usuarios.



Nunca –en ese periodo de ya casi cinco meses– ha ofrecido noticias de evolución de su proyecto original de crear una nueva película para diapositivas en color a través de una campaña Kickstarter que obtuvo un importante apoyo. También por mi parte, como "backer" como por la de nuestro medio, Albedo Media, como difusor de las actividades de Film Ferrania. Estamos hablando del primero de octubre de 2014, si bien el anuncio del nuevo proyecto es de finales de julio de 2013.

Es cierto que desde entonces, el valiente equipo inicial de Film Ferrania …