Ir al contenido principal

Espejito, espejito....


Sony está comenzando a experimentar, en sus Alfa 33 y Alfa 55 los primeros problemas derivados de su inicio de navegación por los procelosos mares de la óptica relacionada con los espejos parcialmente espejados.

Dos son los problemas surgidos por el momento: El primero de ellos es la aparición de imágenes dobles ("fantasma") en determinadas partes de algunas de las tomas realizadas, y el segundo es la incompatibilidad con los objetivos fabricados por Sigma en montura Sony Alfa (en su origen Konica-Minolta).

Aunque no se cita cual es el factor que hace que esos objetivos funcionen bien en otros modelos de cámaras Sony Alfa y experimenten por el contrario problemas de abertura de diafragma y den aviso de error justamente en las Alfa 33 y Alfa 55, hace pensar que el conflicto radique en algún aspecto derivado del concepto del semiespejo.
Si bien Sigma, con política finamente japonesa sea la que pide excusas y asegura que modificará –más que reparará– esos objetivos libre de cargo, la causa no parece radicar precisamente en los objetivos, sino más bien en las cámaras.

A algunos, les molesta que se expresen dudas técnicas razonadas acerca del 100% de la viabilidad de ciertos proyectos, pero en ocasiones, la realidad puede darnos la razón o al menos parte de ella. Ya manifesté oportunamente que, desde el punto de vista óptico, colocar un semiespejo a 45º en el paso de los rayos de luz que han de conformar la imagen es “poner una zancadilla a los mismos” (*) y esas dobles imágenes parecen darme la razón, aunque aún aparecerán más “cosas”.

Si con la tolerante película el asunto tenía su importancia, con los poco tolerantes captores la cosa se pone más fea.
Al margen de los problemas de refracción y por tanto aberraciones cromáticas añadidas al atravesar el semiespejo, existe –ahora claramente– uno adicional. Ya más de un fabricante de objetivos se ha visto obligado a modificar las lentes posteriores de sus objetivos y los revestimientos antirreflejos de estas debido a los reflejos que se producían al incidir los rayos de luz sobre la superficie altamente reflectante de los captores (muy distinta de la película), imagínense lo que puede hacer –como factor añadido– esa cara posterior del espejo colocado a 45º.

En cuanto al problema con los objetivos Sigma, no conozco las interioridades del sistema, pero probablemente es cuestión del concepto de funcionamiento derivado del atrevido y bonito espejo, que o bien no ofrece información suficiente al sistema por reducción de la luz transmitida, o bien engaña al mismo por asunto de distintos caminos ópticos a los previstos en el diseño de caja de espejo original.

Una cosa está clara: si Sony deseaba disponer de un buen banco de pruebas para desarrollar sus propios sistemas ópticos y tecnología de imagen más allá de la mera electrónica, una vez superada la etapa de la compra de tecnología réflex a través de la adquisición de los restos de Konica-Minolta, a fe que lo tiene a través de estas Alfa 33 y Alfa 55, así como con su 16 mm “pancake” para las NEX 5 y NEX 3, un objetivo sobre el que en breve volveremos en un análisis de DSLR Magazine.

Y con esfuerzo, humildad y... dinero, esas “cosillas” se pueden superar.

(*) Por cierto: un prisma divisor de rayos es otra cosa, que un espejo aire-capa espejada-vidrio-aire

Ver nota de prensa de Sigma

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…