Ir al contenido principal

Fotos fallidas, y dudas ante el espejo

Ver fotos, siempre me hace reflexionar. Pero el problema es que –en una gran parte de mi tiempo– ver fotos forma parte de mi profesión. Ver las fotos de los demás. Por lo general de personas que se inician. E incluso tratar de ofrecer una opinión honesta acerca de las mismas. Que por un lado no ofrezca falsas expectativas a los creadores de esas fotos, y por otro, que no les quite las ganas de seguir haciéndolas.
Lo reconozco: son pocas de las fotos que veo últimamente que me lleguen a emocionar.

Lo que peor llevo es el “ersatz”, la multitud de fotógrafos y fotógrafas que imitan lo que se ha hecho hace años y “funciona”. Asomarse a lo que ofrecen las galerías en algunos de los “eventos” artísticos oficiales me hace –en ocasiones– mirarme al espejo para ver si soy yo mismo, si tengo algún extraño tic o una pupila anormalmente dilatada o contraída...
Algo parecido me ocurre cuando leo los “premios” concedidos por diversas Instituciones o, sobre todo, la argumentación de las razones que han llevado al jurado a conceder tal o cual...
¿Hacer fotos de niños en la miseria y volverte para casa de verdad que es “protegerles”, luchar por sus derechos?

La diferencia es que, en esos casos, en lugar de mirarme al espejo, suelo asomarme a la ventana de esta calle de Madrid, para comprobar si la misma no ha sido invadidas por zombies...
Pero... llegado el caso, ¿sería capaz de percibir la diferencia entre ellos y yo mismo?

Pero en realidad, hoy, quería hablar de algo así como de la foto fallida como icono fotográfico, o del valor coleccionable del fracaso comercial.
No preocuparos, será rápido, pero no estoy seguro de que resulte indoloro.



Automóvil Delage
Gran Premio del ACF, 26 de junio de 1912
Fotografía de J H Lartigue © Ministère de la Culture – France / AAJHL


Veo, una vez más, la foto del coche de carreras captado (¿?) por Lartigue, quizá una de sus fotografías más famosas, y una de las más icónicas de la historia de la fotografía probablemente por la sensación de velocidad que parece ser transmite esa rueda deformada...

Y la realidad es se trata de una foto fallida:
• Al amigo Lartigue se le escapó el coche del encuadre
• La rueda sale deformada porque el obturador planofocal de su cámara era lento, un desastre
Y sin embargo....

Otro aspecto que me llama la atención de Lartigue es que, teniendo unos recursos económicos más que holgados a su alcance, nunca llegase a corregir del todo la filtración de luz que sufría su cámara panorámica. Esa filtración aparece en numerosas de sus fotografías y de nuevo, en una de ellas, en una situación de competición automovilística, pasa a tomar protagonismo:

• No solo es que entre la luz en la cámara y por tanto en la placa, es que ha entrado polvo, y el polvo, fuertemente destacado por la luz rasante de la filtración de luz, se incorpora a la propia imagen.



Grand Prix de Antibes, Mayo de 1929
Fotografía de J H Lartigue © Ministère de la Culture – France / AAJHL




Bibi, sombra y reflejo
Hendaya, agosto de 1927
Fotografía de J H Lartigue © Ministère de la Culture – France / AAJHL


En la fotografía de la sombrilla, ¿se tolera la filtración por la misma razón, o es que no había forma de repetir la toma?
Dos accidentes... ¿bien aprovechados?
¿Cómo es posible que Lartigue no arreglase/cambiase esa cámara tan problemática?
Del viñeteado en ese mismo lado, mejor no hablamos.
Misterio.

Quizá en parte, por estos hechos de fotos más que imperfectas radicalmente fallidas técnicamente, cuando me las enseña alguno de mis fieles alumnos/as, trato de mirarlas bajo otro ángulo y en ocasiones les digo: “amplíala a 1,5 x 2 m, móntala en metacrilato o algún otro montaje arriesgado similar, y para ARCO. Eso si, fírmala con algún nombre extranjero, alemán, por ejemplo”.
Se dan cuenta de que hablo en broma, con un poco de dolor.
Pero toman nota.

Ver nota acerca de la reciente exposición en Madrid


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…