Ir al contenido principal

A unos seis meses de Photokina...

Los años en los que “toca Photokina”, tienen algo de especial, sobre todo cuando se está a seis meses más o menos de la cita de cada dos años en la ciudad de Colonia o Köln.
Creo que ya os he contado alguna vez que en casi todas las ediciones te encuentras con un viejo colega de la “prensa que te dice , por algún pasillo, en el centro de prensa, o quizá en alguna celebración nocturna aquello de: ...”this is my last Photokina”...
Lo normal es que a pesar de ello, le vuelvas a ver dos años después... en Photokina, y otros años después, y...
Claro que uno no puede dejar de pensar en cuándo será ese mismo personaje que diga... this is my last Photokina.
Pero por el momento, no toca.

Lo normal, es que las firmas reserven algún cartucho de buen calibre para la feria germana, y también es bastante frecuente, a pesar de ello, anunciar algo de importancia hacia mediados de agosto, teniendo en cuenta que las fechas de feria son entre septiembre y octubre.
Entre las firmas que siguen esa estrategia suelen estar Canon, Leica, a veces Olympus, quizá Panasonic... depende.

Con ese anticipo, de lo que se trata es de que los visitantes vayan ya “calentitos” en busca de poder tocar esas novedades de tener esa primera “toma de contacto” con la cámara en la que a priori están interesados.
Claro que personalmente pienso que deberíamos revisar el sentido de lo que significa “toma de contacto”... en relación a las cámaras. ¿Tocarlas? ¿Hacer alguna toma con ellas? ¿Jugar con los menús aunque sean mockups y no funcionen? ¿Aunque no podamos meter una tarjeta?
Hombre desde luego, cruzarnos con una chica o un chico por la calle y mirarle fugazmente a los ojos porque nos interesa, si somos optimistas, podemos comentar con nuestros colegas, en la oficina o en el bar, que “hemos hecho una toma de contacto”... si.

Pero en fin, parece que el próximo día 10 de mayo Leica monta en Berlín un sarao de los que gustan... a los elegidos. Elegancia, mucha “M” colgada al hombro, si se puede con un Noctilux, flores... ya se verá cuales son las novedades. Si que sabemos que estarían trabajando en dos nuevas cámaras, pero que se presente una M10 en esa fecha o que se anuncie una suerte de CSC para “la Kina”, ya es otra cosa.

En lo que respecta a Canon, no sería de extrañar que se tirasen por fin a la piscina, y que lanzasen “su” CSC. Hace unos días uno de los responsables de la firma, hablando de la G1 X “nos explicaba” las virtudes de su captador tipo Cuatro Tercios (o Micro Cuatro Tercios, que es lo mismo): “cosas veredes, Sancho”....
Estoy casi convencido de que la G1 X es una suerte de banco de pruebas para el sistema CSC de Canon, pero me puedo equivocar, como algún caso me ha ocurrido con Leica.

Y parece lógico que Panasonic de respuesta a la OM-D de Olympus, AKA E-M5, y podemos prepararnos para un buen cuerpo. Los prototipos de zoom “splashproof” de abertura f/2,8 constante que van enseñando por las ferias comienzan a mostrar “fatiga de feria”, pero a buen seguro que serán las ópticas “en kit” para el nuevo cuerpo de alto nivel.
Eso si, por lo que me comentó un ingeniero de la firma en la CP+, es pronto para que incorpore una obturación totalmente electrónica, a través del captor.

Sony, por su parte, sigue con sus planes... de difícil lectura si sigue empeñada en utilizar un espejo “translúcido”, esto es, “cuerpo a través del cual pasa la luz, pero que no deja ver sino confusamente lo que hay detrás de él”.
La terminología pienso que tiene su importancia, y si una lente es una lente y no un objetivo, un espejo parcialmente espejado es eso, y no una cosa translúcida.

Por cierto, un día de estos voy a dar ordenes a mi patrulla del vicio en el sentido de “search and destroy” a aquellos que –para referirse al 24 x 36 mm o “double frame”– lo hagan diciendo aquello de “captador (o sensor) de formato completo”. Con lo de “full frame” ya teníamos bastante, y personalmente, he repasado todas y cada una de mis cámaras –ninguna digital de 24 x 36 mm– y a ninguna de ellas le falta, en absoluto, un trozo de sensor y he determinado por tanto que todas son de formato completo. De “su” formato completo.
Pobre Oscar Barnack, ¡la que lió haciendo la chapucilla aquella de juntar dos fotogramas de cine de 18 x 24 mm para hacer el “double frame” de 24 x 36 mm!
Y que conste: el que la patrulla del vicio esté ocupada con este tema no quiere decir que puedan dormir tranquilos los del “medio formato” (por formato medio) ahora que parece que no hemos dejado supervivientes entre los que se atrevían a decir o escribir “mediano formato”...

Pero volviendo a lo de Sony.
Mientras casi siete meses después de su presentación la NEX-7 sigue siendo algo casi fantasmal si se pretende conseguir con el objetivo Carl Zeiss 24 mm f/1,8, se habla ya de la cámara de gama alta ¿A99? que estará por encima de la A77 y será una suerte de Sony Professional SLT, esto es, con el espejo parcial, una sustituta de la Alfa 900.
Hace unos días se ha presentado la A57, con tecnología SLT, y comentaba, con responsables de la firma que ya va siendo hora de que cambien –al menos la estética– del objetivo en kit que se viene entregando con las réflex (las SLT son unas réflex) casi desde el principio de la introducción de la primera Alfa.
Hacen falta objetivos de calidad y no lo digo solo yo, lo dicen los fieles a la firma y los fieles a Konica-Minolta.
También le comentamos, a respuesta de una pregunta suya, que las presentaciones de la firma van mejorando, claramente pero que no se libran de un sesgo un tanto... maniqueo en puntos aislados muy concretos de dicha presentación a la hora de comparar con la competencia. Podríamos elaborar sobre ello, pero no es momento ni lugar.
¿Convencerán a alguno o a todos de los –cada vez más– “jóvenes bloggers” que vemos por allí? Si es así... malo para todos.

Pero bueno, de aquí a Photokina, seguro que no nos falta trabajo, con sorpresas, pues las firmas, con sedes centroeuropeas, tienden a ignorar que en España, ¡qué País! hasta la justicia se toma vacaciones totales en agosto.

Lo malo es que entre la fina lluvia de novedades de interés de aquí a Photokina, caerá más de una granizada de cámaras compactas, de esas de las que uno ya ni siquiera tiene tiempo de averiguar qué ofrecen que no estuviese disponible en algún modelo anterior.
¿Quizá un nuevo filtro artístico? ¿Detector de pedorretas de bebés?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…