Ir al contenido principal

Film Ferrania: un preocupante silencio

Desde el pasado ocho de agosto de este 2017, que pronto finalizará, los responsables de Film Ferrania no han publicado noticia alguna tras su post "From Zero to P30 in 9 Months". Y afirmo esto ya que las publicaciones que se hacen en su muro de Facebook o en su cuenta de Twitter solo hacen referencias, bien a publicaciones en su "muro" de usuarios de la película P30 APHA, bien a tweets o retweets de otros usuarios.

Una toma con un producto de Film Ferrania no previsto inicialmente: la P30 © Valentín Sama


Imagen de la campaña original de Film Ferrania © Film Ferrania
Nunca –en ese periodo de ya casi cinco meses– ha ofrecido noticias de evolución de su proyecto original de crear una nueva película para diapositivas en color a través de una campaña Kickstarter que obtuvo un importante apoyo. También por mi parte, como "backer" como por la de nuestro medio, Albedo Media, como difusor de las actividades de Film Ferrania. Estamos hablando del primero de octubre de 2014, si bien el anuncio del nuevo proyecto es de finales de julio de 2013.

Es cierto que desde entonces, el valiente equipo inicial de Film Ferrania tuvo que lidiar con multitud de imprevistos técnicos a la hora de recuperar las equipamientos de la antigua factoría Ferrania y reubicarlos en los espacios reservados a salvo de la demolición. A veces, para este tipo de operación, salvar una distancia de 100 metros puede ser casi equivalente a cruzar el Gran Cañón del Colorado en plan funambulista, sobre todo si te encuentras con obstáculos tales como asbesto en las instalaciones o líneas de suministro de energía cortadas.

Pero no lo es menos que desde entonces, se han ido inclumpliendo todos los plazos previstos para la producción de la supuesta primera colada de esa película en color (1) y la entrega de las "recompensas" o "rewards" a los "backers" o patrocinadores individuales de la campaña Kickstarter inicial. De las razones de esos retrasos Film Ferrania ha ido dando cumplida publicación según se presentaban las soluciones y avances relativos. Hasta que llegó el que –desde mi punto de vista– es... el punto de inflexión: la presentación de la película experimental –en versión "ALPHA" P30.

Un bello embalaje para un producto interesante... aunque no fuese lo prometido © Valentín Sama

 El día uno de febrero de este año, esto es, aproximadamente dos años después de expirar el plazo inicial previsto para la entrega de las primeras muestras de la supuesta película para diapositivas en color, se presentaba la película negativa en blanco y negro FILM Ferrania P30, y ello en versión "ALPHA", esto es, antes de "BETA", o dicho de otra forma, claramente experimental, con la idea de que el "feedback" o retroalimentación de los usuarios se aplicase a la mejora del producto.

La puesta en producción de esta película en blanco y negro se justificaba como un modo de poner a punto la maquinaria de emulsionado, cortado y empaquetado, más allá de poner a prueba la fórmula en sí, que se supone es una recreación de la de la película cinematográfica de los años sesenta del siglo pasado. Nada que objetar en principio, sobre todo partiendo de la base de que una película en color se compone –entre otras cosas– de al menos tres emulsiones negativas en blanco y negro especializadas en cuanto a su sensibilización a los distintos colores... o longitudes de onda correspondientes. Pero se daba un conflicto de planteamiento y económico.

Una película en color requiere de múltiples capas especializadas, algunas de ellas en blanco y negro © Valentín Sama

Por un lado, al producir esta película y no la de color, se estaba incumpliendo el compromiso original de producción de película en color por medio de la financiación por micromecenazgo (Kickstarter) y por otro, se tomaba la decisión de comercializar este nuevo producto –la P30– aun siendo material experimental...y a un precio no precisamente "de ganga". Terreno pantanoso.

Se ofrecieron dos opciones:
a) "Volcar" lo pagado originalmente por los backers en una pequeña cantidad de la película P30
b) Mantener el apoyo original en espera de la película en color prometida y además adquirir hasta un máximo de 5 rollos 135-36 de la nueva P30 ALPHA a un precio de más de cinco euros unidad.
Por mi parte, decidido a llegar hasta el final, no solo mantuve mi apoyo inicial, sino que me rasqué el bolsillo, adquirí "mis" cinco rollos y me dispuse a probar la nueva P30.

La P30 de Film Ferrania es –sin duda– un interesante "bicho raro"... © Valentín Sama


Al margen de defectos físicos en la emulsión, la calidad de imagen ofrecida por la P30 es muy elevada © Valentín Sama

El resultado fue la que es probablemente la más seria y exhaustiva prueba realizada hasta la fecha de esa P30 ALPHA, publicada en nuestro medio Albedo Media, y en la que certificaba que –aparte de sus buenas propiedades de alta acutancia y grano fino– su sensibilidad real está más próxima a los 32 ISO que a los 80 "ASA" anunciados, así como una particularmente baja sensibilidad al rojo. En este último sentido obtuve un innecesariamente seco "comentario" en Twitter por parte de los responsables de Film Ferrania, hasta este momento sin respuesta al tema planteado. Y en este punto es en el que estamos.

Gráfico de la –atípica– sensibilización cromática de la P30 © Valentín Sama

Resumiendo: tal como indico al comienzo de este post, desde hace casi cinco meses no se ha publicado ninguna actualización de información en la página oficial de Film Ferrania, aparte de una "Felicitación de Navidad" publicada –curiosamente– hace escasos minutos (a las 10h 45 minuto del día 22 de diciembre de 2017).

En definitiva, me preocupa la deriva de Film Ferrania y –a día de hoy– tengo serias dudas de que puedan llegar a cumplir con su promesa de crear una película en color, no ya en los plazos previstos y largamente ignorados, sino en un plazo razonable de tiempo. Quizá lo más preocupante es que esa deriva lleve hacia un posicionamiento tipo "Lomography" o incluso "Impossible Project", según el cual se vayan comercializando productos "ALPHA" o Beta, más o menos imperfectos, como un medio de hacer caja. Espero, sinceramente, equivocarme.

No retiraré mi apoyo inicial como "backer" a Film Ferrania, pero dudo que apoye cualquier nuevo intento de comercialización de productos bajo esa posible "deriva". En este momento, soy de la opinión de que hace ya un tiempo que Film Ferrania tenía que haber emitido un nuevo comunicado de "estado de la situación".

(1) Abril de 2015

Ver: "La vida secreta de la P30 de Film Ferrania"




Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …