Ir al contenido principal

Leica M digital: estado de la cuestión

La revista “LFI” (Leica Fotografie International) ha publicado muy recientemente una entrevista con responsables de Leica (*), de la que me permito extraer algunas conclusiones particulares que pienso pueden complementar y matizar mis recientes “posts” en relación a posible evolución de productos de la marca.

Así, la futura “M Digital” (nombre "de guerra", MD) incorporará un captador con “factor” 1,33 x, no 1,37 como yo había aventurado. Según los responsables, ese “factor”, o tamaño de captador si se prefiere, se ha determinado en base a una serie de planteamientos, como son el equilibrio en la calidad de imagen obtenible con los objetivos Leica M, el desarrollo actual de los captadores y, en gran parte, para alcanzar unas “focales equivalentes” dentro de la lógica del sistema M: el 21 mm “pasa” a ser aproximadamente un 28 mm, el 28 mm se hace equivalente a un 35 mm y el 35 mm a un 50 mm.

Los entrevistados reconocen que, bajo ese planteamiento, se genera un "hueco" en el campo de los angulares, y en respuesta a ello, afirman que puesto que la MD obedecerá a “un concepto de conjunto”, …”se introducirán al mismo tiempo (que la cámara) soluciones angulares interesantes, que serán, como todos los objetivos futuros de la serie M, compatibles con los cuerpos para película”…

A partir de esos datos, tendríamos que, al menos, reconsiderar lo que escribí en el pasado post en relación a un “nuevo equivalente a un 28 mm" y un “nuevo Tri-Elmar”. En efecto, en esa “conversión de focales”, parece que una de las que falta, la del "hueco", sería la de 24 mm, y por supuesto, otra más extrema, la de 21 mm. Pues bien: para producir el equivalente de un 24 mm, “nos haría falta” un 18 mm. Y para conseguir la equivalencia de 21 mm, lo que tendríamos que producir es un 15 o un 16 mm. Todo muy justo y difícil, si queremos hacer que “cubran”, además, con “calidad Leica M”, el cuadro de 24 x 36 mm…
Estimo relativamente viable un 18 mm, o quizá una focal nueva, ligeramente por debajo. Ello no es imposible, pues Voigtländer (Cosina), tiene en su catálogo tanto un 15 mm como un 12 mm, y ambos cubren el cuadro completo y no ofrecen malas prestaciones (si bien su centrado es mejorable).

Bajo el planteamiento de que todos los nuevos objetivos cubran el formato completo de 24 x 36 mm, se nos abren tremendas especulaciones en torno a lo que podría ser ese nuevo “Tri-Elmar” que podría, pura y simplemente, ofrecer focales angulares muy, pero que muy bajas, tales como las mencionadas algo más arriba. De ser así, ese “Tri-Elmar II” o “Tri-Elmar W”, podría ofrecer , por ejemplo focales de 21 mm, 28 mm y 35 mm, frente a las 28 mm, 35 mm y 50 mm del actual. Para las Leica M7, MP y modelos anteriores, el Tri-Elmar II debería recurrir, al menos para parte de las focales, a un visor externo. En cuanto a qué levas deberían actuar estos objetivos en los visores, se me ocurren soluciones y alternativas, pero esperaremos a ver que hacen los ingenieros…

Pero hay más cosas interesantes
En una traducción aproximada, pero bastante fiel, los entrevistados comentan …”las experiencias derivadas de la Leica M digital , como solución integral que es, se reflejarán a corto o largo plazo en el desarrollo futuro del sistema R…”
Bajo mi punto de vista ello refuerza mi hipótesis en el sentido de que detrás del horizonte hay una Leica “RD”, nueva, digital integral, pero además al menos parcialmente compatible con los objetivos Leica R actuales.

Lo que los responsables de la firma Leica dejan despejado libre de toda duda son determinados aspectos técnicos.
Así, la nueva Leica “MD” obedecerá a parámetros de dimensiones, peso y selección de materiales de la más alta calidad, muy similares a los de las Leica M actuales. De hecho, …”por supuesto, dispondrá del muy apreciado y valorado telémetro óptico”…
No “un” telémetro óptico sino “el”, telémetro óptico. Lo más probable por tanto, es que no se vaya a un sistema distinto, mayor base mecánica, sino el muy refinado actual. Parece lógico, tanto por cuestión de los enormes costes de desarrollo de un sistema nuevo, sino también por coherencia con el concepto de que la “MD” tiene que ser la M digital, no “otra cámara”.
Y sin embargo, otra cuestión queda no menos clara: el obturador horizontal textil no dejaría sitio (en un cuerpo del mismo tamaño) a los elementos necesarios en una digital, y por tanto, se empleará un nuevo obturador de laminillas metálicas y recorrido vertical, más que probablemente de control electrónico. Se dispondrá por tanto de tiempos de obturación en el entorno de 1/4000 o 1/2000 de segundo, con valores de sincronización para flash de al menos 1/125 de segundo. Mi apuesta es que el cuerpo de la MD será ligeramente más alto (hasta 1 cm más) que el de las Leica M para película.

El captador
No se habla del numero de pixeles del captador, pero todo hace pensar que pueda estar en el entorno de los 10 megapíxeles. Igualmente, no se especifican las proporciones… ¿será una relación 1,5:1 o una relación 1,33:1? Ello nos dificulta bastante, pero no hace imposible, en base a la diagonal, calcular las dimensiones exactas del captador, pero si se nos dice que se trata de un captador muy evolucionado. Así, tanto los filtros como el vidrio protector son extrafinos a fin de interferir lo menos posible con los haces de luz que puedan incidir en ángulos extremos. De forma similar al captador incorporado en el Leica Digital Modul-R, tamaño de microlentes y disposición de las mismas de centro a esquinas es variable para el máximo rendimiento posible.
¿Se habla en esa entrevista del nuevo modelo “Four Thirds”? No directamente, pero si indirectamente, muy indirectamente.
Hay muchas más cuestiones interesantes, en esa entrevista, pero su extensión se sale de las posibilidades de este blog: mejor leer la versión original en la revista "Leica Fotografie International".
(*) Stefan Daniel y Gero Furchheim


Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…