Ir al contenido principal

"The Pond-Moonlight", Steichen: nuevo récord de precio de venta en subasta


Edward Steichen 1904 "The Pond-Moonlight"

De nuevo se ha batido el récord de precio de venta en subasta de una sola fotografía.
Una copia de la obra “The Pond-Moonlight” (El estanque-luz de luna) de la época pictorialista de Edward Steichen se ha vendido por 2,928 millones de dólares (aprox. 2,46 millones de euros en una subasta celebrada en Sotheby´s, en Nueva York, la semana pasada.
La fotografía fue captada en 1904 en Moranoke, Long Island (Nueva York), y parte de la razón del alto valor alcanzado es que de esa imagen solo existen tres copias, y las dos restantes son ya propiedad de distintos museos. Se trata de una copia al platino y ferroprusiato. Como es costumbre en estos casos de tan alto precio alcanzado, no se ha desvelado la identidad del comprador. La copia vendida tiene un tamaño aproximado de 40 x 48 cm.
El precio estimado de venta había sido establecido por los expertos de la casa de subastas en aproximadamente entre 600.000 y 850.000 euros.
La obra de Steichen formaba parte de un lote de algo menos de 140 fotografías cuya subasta había encomendado a Sotheby´s el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, grupo de fotos segregado desde la colección Gilman Paper Co., colección que el museo había recibido el año pasado, y que consta, o constaba de 8.500 fotografías.
El récord anterior había sido alcanzado por una "fotografía" de Richard Prince, por un precio de 1,248 millones de dólares, comisión incluida.


Actualizar Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

Por qué nunca hice hojas de contacto

La Fundación Canal muestra estos días la magnífica exposición "Magnum: hojas de contacto". En ese contexto, y volviendo al título de este post, quizá debería matizar que casi nunca hice hojas de contacto, porque unas [muy] pocas hice, las suficientes como para llegar pronto a la conclusión de que no eran para mí. Me voy a explicar, partiendo de la base de que revelo mis propias películas desde aproximadamente el año 1953 hasta ahora mismo. (1)

En los primeros tiempos, no necesitaba hojas de contacto por una razón muy sencilla: mi cámara era una Kodak Vest Pocket Autographic para formato 6,5x4,5 cm sobre rollos 127, y de los negativos escogidos hacía contactos directamente sobre papel baritado de 7x10 cm, mediante la clásica prensa de contacto de madera.


Ya unos pocos años más adelante, cuando se me otorgó autorización para utilizar "la cámara buena de la familia", una Kodak Retina 1b, para formato original KB de Leica (lo que ahora ha venido en llamarse "Full …