Ir al contenido principal

Sigma Apo 50-150 mm f/2,8 EX DC HSM



Hace ya varios días que se presentó un interesante objetivo de Sigma: el Apo 50-150 mm f/2,8 EX DC HSM.
A buen seguro habéis leído acerca de el, pero no por eso debo obviar esa nueva incorporación a la completísima lista de objetivos Sigma, la mayoría de ellos ofrecidos en una gran variedad de monturas.
Este objetivo “DC”, destinado a las cámaras con captores de tipo “APS-C”, tendría sobre ellas focales equivalentes a aproximadamente 75-225 mm, y si se llegase a comercializar en montura para el protocolo 4/3, sus focales equivalentes serían no menos interesantes: 100-300 mm. Puesto que el nuevo objetivo es compatible con los teleconvertidores Sigma 1,4x EX DG y 2x EX DG Apo… podéis “echar cuentas”… pero los nuevos puntos de partida, antes de calcular “equivalencias” serían un 70-210 mm f/4 y un 100-300 mm f/5,6. Desde luego me parece más interesante la combinación con el teleconvertidor 1,4x, pues la mayoría de los sistemas de autoenfoque comienzan a encontrase al límite de posibilidades ya a f/5,6.
Pero claro, la auténtica “guinda” la ponen su abertura constante de f/2,8 y sus dimensiones de tan solo 13,3 cm de largo (según monturas) para 7,6 de ancho, con una rosca para filtros de Ø 67 mm. Además, por si fuera poco, una distancia mínima de enfoque de 1 m, a todas las distancias…

¿Quien nos iba a decir, en los años sesenta, que podríamos gozar de semejantes parámetros y además con calidad de imagen?
El peso, eso si, no es bajo: 770 gramos. Pero tiene su justificación y es que el vidrio óptico (el “cristal”, en óptica, es otra cosa) pesa lo suyo, y este objetivo, para cumplir con los parámetros anteriormente citados, utiliza nada más y nada menos que 18 lentes repartidas en 14 grupos.
De esas lentes, cuatro de ellas son de vidrio de dispersión baja especial (SLD), con objeto de reducir a un máximo las aberraciones cromáticas.
Debido al elevado numero de lentes –me parece contar 28 superficies aire/vidrio– se ha trabajado mucho al parecer sobre los tratamientos antirreflejantes, a fin de evitar “flare” y otros problemas por luz parásita.

El motor de enfoque incorporado, HSM, de tipo ultrasónico, ofrece autoenfoque y enfoque manual en todo momento.
Otro importante esfuerzo se ha realizado en el aspecto del diafragma: al dotarlo de nueve palas, se consigue una abertura muy circular, con lo que la belleza de las áreas desenfocadas –el bokeh– de la imagen será más armónico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…