Ir al contenido principal

Sigma Apo 50-150 mm f/2,8 EX DC HSM



Hace ya varios días que se presentó un interesante objetivo de Sigma: el Apo 50-150 mm f/2,8 EX DC HSM.
A buen seguro habéis leído acerca de el, pero no por eso debo obviar esa nueva incorporación a la completísima lista de objetivos Sigma, la mayoría de ellos ofrecidos en una gran variedad de monturas.
Este objetivo “DC”, destinado a las cámaras con captores de tipo “APS-C”, tendría sobre ellas focales equivalentes a aproximadamente 75-225 mm, y si se llegase a comercializar en montura para el protocolo 4/3, sus focales equivalentes serían no menos interesantes: 100-300 mm. Puesto que el nuevo objetivo es compatible con los teleconvertidores Sigma 1,4x EX DG y 2x EX DG Apo… podéis “echar cuentas”… pero los nuevos puntos de partida, antes de calcular “equivalencias” serían un 70-210 mm f/4 y un 100-300 mm f/5,6. Desde luego me parece más interesante la combinación con el teleconvertidor 1,4x, pues la mayoría de los sistemas de autoenfoque comienzan a encontrase al límite de posibilidades ya a f/5,6.
Pero claro, la auténtica “guinda” la ponen su abertura constante de f/2,8 y sus dimensiones de tan solo 13,3 cm de largo (según monturas) para 7,6 de ancho, con una rosca para filtros de Ø 67 mm. Además, por si fuera poco, una distancia mínima de enfoque de 1 m, a todas las distancias…

¿Quien nos iba a decir, en los años sesenta, que podríamos gozar de semejantes parámetros y además con calidad de imagen?
El peso, eso si, no es bajo: 770 gramos. Pero tiene su justificación y es que el vidrio óptico (el “cristal”, en óptica, es otra cosa) pesa lo suyo, y este objetivo, para cumplir con los parámetros anteriormente citados, utiliza nada más y nada menos que 18 lentes repartidas en 14 grupos.
De esas lentes, cuatro de ellas son de vidrio de dispersión baja especial (SLD), con objeto de reducir a un máximo las aberraciones cromáticas.
Debido al elevado numero de lentes –me parece contar 28 superficies aire/vidrio– se ha trabajado mucho al parecer sobre los tratamientos antirreflejantes, a fin de evitar “flare” y otros problemas por luz parásita.

El motor de enfoque incorporado, HSM, de tipo ultrasónico, ofrece autoenfoque y enfoque manual en todo momento.
Otro importante esfuerzo se ha realizado en el aspecto del diafragma: al dotarlo de nueve palas, se consigue una abertura muy circular, con lo que la belleza de las áreas desenfocadas –el bokeh– de la imagen será más armónico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los "carretes de 120 mm" no existen...¡idiota!

Sitios web, buenos fotógrafos, e incluso profesores... nos hablan en [demasiadas] ocasiones de "rollos de 120 mm" para referirse a los rollos 120 de película que podemos adquirir para nuestras cámaras y respaldos de formato medio.

Pero, vamos a ver... ¿cómo es posible que sobre esos rollos de 12 cm (120 mm) sólo podamos hacer tomas de un alto máximo de 6 cm nominales?
Pues la respuesta es muy sencilla: porque los rollos de 120 mm no existen... ¡idiota!(1).

En la imagen, frente a la caja de película "de 120 mm"(*), aparecen películas en los formatos 118, 120 (en el centro) y 127. A notar, la bobina con núcleo de madera original del año 1901 y una moderna de plástico actual: la compatibilidad con las cámaras actuales y las de hace 120 años es –como veremos– absoluta.

Kodak, que durante casi un siglo fue dominante en casi todos los ámbitos fotográficos, estableció –sobre todo en los primeros tiempos– un sistema de numeración muy simple para sus formatos o –quizá mejor…

7Artisans 75 mm f/1.25 en montura Leica-M: a prueba

Hace ahora aproximadamente un año, publicaba yo en Albedo Media –con una separación de una semana– los artículos "La Amenaza Amarilla (I) – 1957-1964" y "La Amenaza Amarilla (II) – 7Artisans y Leica-M: desde China, con amor"; en ellos, hablaba de la serie de objetivos en montura para las telemétricas Leica-M (y cámaras compatibles) así como de la cada vez mayor calidad de estas ópticas –35 mm f/2 en ese caso– que apuntan claramente a marcas tales como la propia Leica por un lado y a Voigtländer por otro.
Os recomiendo, sin ambages, la lectura de esos dos artículos a fin de... entrar en situación.


Leica y sus "Noctilux"
La muy luminosa óptica Leica Noctilux-M 50 mm f/0.95 ASPH. para las telemétricas de la serie M –introducida en septiembre de 2008– se vio acompañada, en noviembre de 2017, por la extraordinaria referencia Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH.
Como era de esperar, para ese tele corto "de retrato", Leica "ha echado el resto"

Lucubracions de un enero de 2020 (II): Canon y su sistema EF

Canon ha hecho recientemente dos importantes anuncios, que aún sin relacionarlos desde la firma, están –desde mi punto de vista– íntimamente relacionados: por un lado la presentación de su impactante cámara Canon EOS-1 DX Mark III, y por otro, el cese en el desarrollo de [nuevas] ópticas de su sistema EF... el que da servicio a esa misma nueva cámara y a todas las de la firma que dan servicio a esa montura "veterana" de 33 años.

La lista de especificaciones de la más reciente Canon EOS es apabullante: podría decirse que [casi] (1) todo lo que pudiera desear un fotógrafo profesional de acción y deporte en su réflex monocular, está ahí. A "un precio", naturalmente: 158 x 168 x 83 mm para 1.440 gramos de peso y 7.000 / 7.500 €.
Con un sensor de formato Barnack (24 x 36 mm) de 20 Mpx. efectivos, ofrece 16 fps en modo réflex, con ráfagas de "más de 1.000" fotogramas en RAW+JPEG (81 en la Mark II), y 20 fps en modo "Live View". El resto, para no hacer…