Ir al contenido principal

Forte

El cierre anunciado por Forte, para el 26 de este mismo mes, es, sin duda, una noticia triste para los aficionados al mundo de la fotografía argéntea.

Si bien en España Forte no ha tenido nunca la fuerza de otras firmas, tales como Ilford, la realidad es que, en los últimos años, y gracias a la labor de unos pocos importadores, se había hecho un lugar propio, sobre todo entre aquellos amantes del blanco y negro tradicional que buscaban papeles con fuerte gramaje, o de tonos cálidos, con la muy particular característica tonal de los papeles Forte.
Aunque las películas Forte negativas en blanco y negro tenían en productos de otras firmas competidores de altura casi insalvable, también eran apreciadas por unos pocos que buscaban una respuesta tonal y de grano más tradicional.

Quizá ahora pueda entender personalmente mejor el empeño de los directivos responsables de Forte, cuando en la pasada Photokina, al tratar de negociar, con algún gran comprador español, los pedidos para el 2007, hacían mucho hincapié en intentar conocer cuáles serían las cantidades previstas para sus pedidos a lo largo del año: se estaban jugando la supervivencia de la empresa.

No conozco la ubicación de las fábricas de Forte, pero es muy probable que a lo largo de los años hayan ido quedando en una localización muy golosa para los especuladores urbanísticos, que serán los que al final sacarán partido de una evolución de la fotografía fotoquímica hacia la digital.

En todo caso, y tal como comento en otro lugar, tenemos todavía amplias opciones a la hora de elegir nuestro material en blanco y negro, y más concretamente los papeles, y así, rápidamente, se me vienen a la cabeza nombres tales como Foma, Ilford-Harman, Kentmere, Maco.... y algunos más, sin olvidarnos de los stocks que puedan quedar de material Forte muy fresco, pues últimamente, solo se producía bajo pedido.

Lo que si parece que es una tendencia que se va consolidando, es que, aquellos fotógrafos que tengan previsto crear un cierto cuerpo de obra con unas características estéticas determinadas, deberían hacer pruebas exhaustivas sobre dos o tres tipos de papel, para, a continuación, adquirir una cantidad de material suficiente que les garantice la compleción de su proyecto.
De esa forma, quedarán a salvo de posibles interrupciones en el suminstro de "su" papel preferido.
Conquistemos un espacio adicional en nuestros frigoríficos y congeladores.

En otro orden de cosas, vuelven a producirse, y a estar disponibles, tres productos históricos, de gran importancia para las escuelas de fotografía:
Los reveladores Agfa Rodinal (negativos) y Neutol (papel), así como el fijador Agfa Agefix, corren de nuevo por las cubetas de los que se inician en la magia de la imagen latente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…