Ir al contenido principal

Año de Photokina

Estamos en año de Photokina, y si ello ha tenido siempre un significado importante para la industria fotográfica y los medios, ahora, en la era Internet, lo tiene –si no en mayor grado– si quizá bajo un grado de aceleración distinto, más acusado, y hasta cierto punto –solo hasta cierto punto– un tanto predecible.

Si en la época que pudiéramos llamar "clásica" de la Photokina, todos los nuevos productos a presentar se mostraban por primera vez al abrir los "Rheinhallen" de la magna feria alemana –los pabellones más próximos al río, ahora vendidos y en remodelación, en la actualidad– ahora un cuidado calendario oficial de anuncios anticipados, al que se suman filtraciones accidentales y/o intencionadas a efectos víricos, es el que marca la pauta.

Y resulta muy difícil sustraerse a esa nueva manipulación por parte de firmas y medios, situación de facto para la que no se vislumbra otra solución que la que supone decidir si "uno" entra en la carrera o no, o por lo menos en qué carrera, y también en que momento incorporarse a ella o abandonarla.

Cada firma tiene sus pautas, y así, en año de Photokina, algunos de “los grandes”, y entre ellos Olympus y Canon, suelen presentar modelos hacia finales de agosto, por lo que, rumores y filtraciones comienzan pronto a circular.

Tras la reciente presentación de la Olympus E-420 y su simpático objetivo ultra-compacto “pancake”, recientemente se produjo la filtración accidental de una supuesta E-520. Ello, por cierto, y como suele ocurrir en el 99,9% de las veces para todas las firmas, en una página directamente relacionada con la casa.

Es de imaginar, que esa supuesta E-520 sería o será a la E-510 lo que la E-420 ha sido para la E-410:
Live-View con autoenfoque por contraste (CAF), detección de rostros, mejoras de rapidez en ráfaga, Sistema de compensación de Sombras, incorporación de los avances derivados de la E-3 en lo que respecta a evaluación en la pantalla (en Live-View) de parámetros tales como ajuste de blancos, profundidad de campo, compensación de exposición, etc.

Se me pide opinión acerca de la posibilidad de crear un firmware que permita ofrecer Contrast AF (CAF) en la E-3 de Olympus…. Y no me cuesta mucho dar mi opinión, aunque pueda ser contraria a la de fuentes de Olympus más autorizadas que yo mismo.

Cuando se nos presentó en privado el primer prototipo de la Lumix L10 de Panasonic, la primera en ofrecer CAF, ya surgió el tema de que …”solo podían hacer CAF los nuevos objetivos y que ello no preocupaba mucho a los ingenieros de la casa, pues no disponían de muchos objetivos anteriores”…
La realidad, es que, actualmente, Panasonic ofrece ya una actualización de firmware para su L10 que permite utilizar en ese modo de CAF al Leica D Summilux 25 mm f/1,4. Que seguirá lo propio para el Leica D Vario-Elmarit 14-50 mm f/2,8 debería ser cosa cantada.

El caso de Olympus es ligeramente diferente, pero, en realidad, más favorable.
Al presentar la E-420 con su flamante CAF, anuncia que si bien solo es posible esa función con las nuevas versiones de los objetivos para “kit” y el nuevo “pancake” 25 mm f/2,8 ….”ofrecerá actualización de firmware para “convertir” los objetivos anteriores”….
Y no solo eso: los objetivos anteriores, ya hacen CAF sin actualizar el firmware, solo que lo hacen en el punto central, no con el potencial de los 11 puntos de enfoque disponibles en ese modo.

Pues bien: no me parece imposible, en absoluto, crear un firmware para cámara que permita a un modelo anterior que no disponga de CAF, realizar esa función. Todo es cuestión de que se haya dejado abierta la posibilidad de actualización –que la Olympus E-3 dispone de ella– y de que “quede hueco” en las memorias internas de los chips para albergar un firmware quizá más complejo, de mayor “peso”.

En el sistema de autoenfoque por contraste o CAF, que es el que emplean mayoritariamente las compactas digitales (a veces apoyado por un sistema externo de detección de fase) y también las nuevas y recientes SLR digitales que ofrecen esa función, lo que se hace es analizar la imagen generada por el captor, “mover el foco” a continuación hacia delante y hacia atrás, y finalmente determinar aquel punto de enfoque en el que se detectó mayor contraste de imagen.

¡No hace falta motor alguno adicional! Simplemente, el firmware que de las instrucciones al motor de enfoque existente, y los algoritmos que analicen el contraste y vuelvan a dar órdenes finales al motor de enfoque.

Parte de esos algoritmos ya están presentes en el firmware de la cámara, a efectos de determinar la temperatura de color, e incluso la exposición por zonas, vinculada en ocasiones al sistema de enfoque.

En mi opinión, de nuevo… poder, se puede.
Otra cuestión, como he comentado anteriormente, es que quede espacio para un firmware de mayor peso.

¿Quizá entre en este tema la futura Olympus del E-System de dos dígitos?

A la vista de lo que ofrece la E-3 actual y lo que pueda ofrecer la E-520 a la vista de las características finales de la E-420, no parece –salvo sorpresas muy propias de Olympus– adivinar lo que pueda suponer una –llamémosla E-XX.

Esa E-XX incorporaría lo ofrecido por la E-420 más la estabilización de la E-520, en una versión más avanzada, próxima o igual a la de la E-3.
Lo difícil es imaginar qué se podría “restar” a una E-3 para evitar que la nueva E-XX la canibalizase.
Quizá la estanqueidad total y la posibilidad de utilizar empuñadura. Un visor de pentaespejos se diferenciaría del pentaprisma de más calidad, peso y volumen de la E-3. Pero siendo así… cómo diferenciar más esa E-XX de una “simple” E-520?
No parece fácil, salvo por el precio y algún detalle que no podamos prever en la actualidad, como podría ser un captor de algo más de resolución.

Lo más normal, sería poder ver el modelo E-520 a no mucho tardar, y el E-XX un poco antes de Photokina. Si se nos pidiese un calendario, nos atreveríamos a decir que se podría presentar a la prensa, bajo estricto embargo, un poco antes de junio.
Pero con Olympus.. ¿quién lo sabe?

Otro asunto “pendiente” es el del Zuiko Digital 7-14 mm f/4 “para pobres” “AKA” (Alias Known As) Zuiko Digital 8-16 mm f/4-5,6 (luminosidad figurada).

Este objetivo, que sería equivalente a un 16-32 mm, tendría un precio mucho más asumible para el aficionado que el mítico 7-14 mm, y es virtualmente seguro que se presente finalmente. Esperemos que no ocurra como con el Zuiko Digital 14-35 mm f/2 que ya va para dos años y tres meses desde su presentación original bajo vitrina.
¿El primer Zuiko Digital Shift o Tilt and Shift? Para el año que viene, si los Dioses…. del Olimpo quieren.

Pero mientras tanto, los partidarios de Canon pueden irse frotando las manos.
Nuestros sistemas de escucha en la Fosa de las Marianas han detectado un intenso tráfico de señales que, una vez descifradas dejarían entender que Canon prepara un viaje de presentación para los días 21 al 24 de abril, esto es, para dentro de poco más de un mes.
Aunque no se han determinado todavía las coordenadas del impacto, es de pensar que lo que se vaya a catar en ese “evento” sea alguna de las nuevas SLR digitales que vienen preparando hace tiempo.

Se llamará “7D” o “5D Mark II”, pero parece ser que la evolución de la 5D debería ser la próxima candidata a aparecer. Se habla ya de un captor de 15 “plus” megapíxeles, pero aparte de la incorporación de un sistema de prevención contra el polvo, el resto está, como el polvo… en el aire.
Como es tradicional en Canon, la presentación de la nueva “5D Mark II” vendría acompañada de algún nuevo objetivo “adaptado”… que falta hace.
Queda pendiente, en Canon, la rumoreada SLR de muy bajo precio… pero de eso se lleva hablando ya hace varias “Kinas”.

Para el resto de marcas, la cosa es menos clara, pero no se sería de descartar que Nikon se descolgase con una respuesta ad-hoc a la Sony-alto-de-gama (“Alfa 900”) con captor de 24 x 36 mm y 25 Mp con un producto equivalente, competidor además, de la Canon EOS 1Ds.

Leica, mantendrá –probablemente mejorado a equivalente versión “II”– su sólido concepto M8, y se dejará entrever algo acerca de la posible R1O de la que ya se habló en su momento.

Habrá más cosas de otras firmas, como una Sigma SD-15 mientras esperamos “el tercer advenimiento” de la DP-1 … pero eso lo podemos dejar para más adelante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…