19.8.09

Una salida

En algún lugar leí, o quizá me lo he imaginado, que las reglas de combate y el honor hacían que, en los tiempos de los asedios a los castillos, pasados unos días (ignoro si eran días o semanas y no quiero perder conexión buscando en antiparras, AKA Google), los asediados, si querían mantener el honor tenían que hacer "una salida".

Ello consistía, al parecer, en abrir las puertas del castillo y salir a caballo a arrear estopa al enemigo sitiante, que de tanto esperar y tirar burros podridos "pa dentro" con las catapultas tendía a empezar a tocarse los catapl... y así se les cogía desprevenidos.
La cosa tenía su peligro, por aquello de abrir las puertas, pero bueno... si se hacía rápido y con grandes gritos, la cosa como que valía para cumplir.

y... ¿a qué viene todo esto?

Muy sencillo: ¡estoy haciendo una salida!

La verdad es que no se me ocurría nada para postear sobre el sector que, bien fuese original, bien sesudo, bien novedoso, o quizá interesante y además lo que se me ocurría es del tipo y clase que cuando ya lleva unos días publicado lo ves como ese exabrupto en la calle o en el entorno más próximo que desearías no haber pronunciado.

Pero quizá dentro de unos días....
Por si acaso, que no se confíen.


No hay comentarios: