Ir al contenido principal

"En el tiempo, Carlos Cánovas", en Museo ICO

El Museo ICO, en su sala de Madrid, presenta –dentro del programa de PHotoEspaña 2018– una retrospectiva de la obra del autor radicado en Pamplona desde el mismo año de su nacimiento (1), y no debe ser casualidad que tanto la muestra como el catálogo, estén realizados en colaboración con el Museo Universidad de Navarra, junto a –naturalmente– la Fundación ICO.

Vista de una de las salas de la exposición © Valentín Sama

Le exposición se compone fundamentalmente de seis series que se suceden en el tiempo: Tapias (1980), Extramuros (1983-1990), Vallés Oriental (1990), Paisaje sin retorno (1993-1994,) Paisaje anónimo (1992-2005), y Séptimo Cielo (2007-2017). Como puede intuirse por las fechas, salvo el caso de algunas series realizadas por encargo –como por ejemplo, la relativa al Vallés Oriental–  Cánovas "se resiste" a dar por cerradas las series, y tal como él mismo confiesa, la mayoría las considera abiertas, especialmente las más recientes.

Bilbao, 1993 © Carlos Cánovas, VEGAP, Madrid, 2018

Alicante, 2001 © Carlos Cánovas, VEGAP, Madrid, 2018

Para esta muestra, estamos hablando de algo más de cien fotografías –además de algunos vídeos– la mayor parte de ellas en blanco y negro, salvo la serie más reciente –Séptimo cielo– que es en color.
En lo que respecta al contenido, quizá lo más directo –que no necesariamente más sencillo– sea reseñar una parte del comunicado de prensa:

"Desde que Cánovas inició su andadura fotográfica en los años 80 hasta la actualidad, se percibe en su carrera la influencia de fotógrafos como Eugène Atget y sus vagabundeos urbanos; Walker Evans y el llamado "estilo documental"; o Michael Schmidt, de quien [Cánovas] dice: 'Aquella voluntad del fotógrafo alemán de neutralidad era una especie de bandera que yo también deseaba para mis imágenes'. Además, el trabajo de Cánovas registra las influencias de la célebre exposición New Topographics: Photographs of a Man-Altered Landscape (1976), o de Gabriele Basilico, con la arquitectura de Milán como protagonista."

En párrafo aparte, se cita la excelente relación personal que mantuvo Carlos Cánovas con autores tales como Paco Gómez y Humberto Rivas, así como la que mantiene con Manolo Laguillo, y el reconocimiento de la obra de Ferran Freixa...

Carlos Cánovas, durante la rueda de prensa, hablándonos acerca de dos de las panorámicas en B/N © Valentín Sama
Una rara imagen de Carlos Cánovas, en la que aparecen figuras humanas... cuestión "accidental". Bilbao-Olabeaga, 1994 © Carlos Cánovas, VEGAP, Madrid 2018

Y en todo eso radica –quizá– a mi juicio, el mayor inconveniente que ofrece la exposición actual del Museo ICO para aquellos que conocemos la obra de todos esos autores, además de –por ejemplo– la de Stephen Shore, en color: nos suena a conocido, a ya visto, y por tanto nos distancia un tanto de la emoción del posible descubrimiento de una mirada nueva.

Los sobrios montajes de la sala del Museo ICO, son siempre distintos y siempre soberbiamente adaptados a la obra © Valentín Sama
 No es menos cierto, que si tratamos de observar –no encuentro el equivalente al bello término inglés "to behold"– los paisajes urbanos / extraurbanos de Cánovas haciendo abstracción de esos referentes de tanto peso, podremos quizá encontrar la misma emoción que cita el autor cuando dice: ..."quisiera que mis imágenes fuesen canciones de alguien que recorre esas franjas de soledad que, alrededor de las ciudades, habitamos solo de paso, y en las que no reparamos".

Así, si sabemos verlas, encontraremos alguna de esas canciones en el hecho de que Cánovas pueda emocionarse con el sutil destello de algún humilde charco en un camino bacheado, más allá de los grandes cielos, ominosas oscuras moles industriales y los campos pronto invadidos –el tiempo– por urbanizaciones como chancros.

© Valentín Sama
 Del catálogo –de excelente factura... los fondos para algunas Autonomías brillan–  me llaman la atención gratamente, por un lado la honestidad de Carlos Cánovas al nombrar a todos sus referentes –algunos de ellos más arriba citados– y por otro sus interesantes y no menos sinceras explicaciones de la relación entre la aproximación estética a sus imágenes y los formatos de cámara –e incluso los tipos de película– utilizados, algo –por contraste– muy poco común entre los autodenominados artistas.
Y ello en la lógica transición del 24 x 36 mm, al 6 x 6 cm del formato medio y al 4x5 pulgadas de la cámara de banco óptico; y finalmente –¡Ay!– para el color, a la toma digital aplicando la técnica del "stitching".

Zizur Mayor, 2009 © Carlos Cánovas, VEGAP, Madrid, 2018
A aquellos que vivan en Madrid –es cuestión de logística–, me atrevería a hacerles una extraña y tal vez atrevida recomendación: adquieran primero el catálogo –y sin ver la exposición– degústenlo en casa, y de forma singular los textos, (2) y después, solo después, vayan a ver la exposición y disfruten de la misma. Hasta el 9 de septiembre, tienen tiempo.

(1) Hellín (Albacete, 1951)
(2) Tanto los del crítico de arte, Alberto Martín, como –muy especialmente– los del propio Carlos Cánovas

"En el tiempo. Carlos Cánovas"
Del 30 de mayo al 9 de septiembre de 2018
Museo ICO, C / Zorrilla, 3
28014 Madrid
Tel.: 91 420 12 42
www.fundacionico.es

Entrada libre
Horarios:
De martes a sábados: 11h a 20h
Domingos y festivos: 10h a 14h
Lunes: cerrado








Comentarios

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Una Photokina que –finalmente– podría ser interesante, o cómo esconder el polvo bajo la alfombra

Con el cambio de política de la organización de Köln Messe para la Photokina (1), más de un expositor –alguno de ellos relevante– ya ha anunciado su decisión de no participar en esta edición.

Se anticipaba una “Kina” aburrida, descafeinada, cuando pocas semanas antes de la misma, Nikon lanza sus mirrorless Z7 y Z6 para “formato completo” (24 x 36 mm), se filtra todo lo relacionado con el producto competidor de Canon en ese formato y concepto “sin espejo”, la EOS R y de repente ¡surge el rumor de que Panasonic –la originaria, hace 10 años, del concepto, en Micro 4/3– podría presentar otra mirrorless en el dichoso formato 24 x 36 mm!, formato que recordemos, no es sino un “apaño”, una solución de fortuna, obra de un buen mecánico alemán hacia 1920/1925.



No voy a hablar a fondo de productos que no solo no he tocado, sino que además –como en el caso de las Nikon Z7 y Z6 presentadas a algunos medios, al parecer llevaban el firmware…¡0.5 o 0,53! Cosa que por cierto no se han comentado en…

Telecentrismo y retrofoco invertido: casi 40 años después

Resulta que Nikon decide introducir una nueva montura –la Nikon Z– para sistema de "formato completo" (24 x 36 mm) –el primer cambio radical en 59 años– y Canon hace otro tanto 30 años después de dar un hachazo a su montura FD, creando la montura EOS-R, y presentando ahora la nueva montura EOS-RF.


Coincide que ambos fabricantes lo hacen para acceder, dentro de ese terreno del formato "Barnack", el famoso 24 x 36 mm,  ídolo de las masas, y más concretamente en el concepto de cámaras "mirrorless", que algunos comienzan a llamar "no réflex", por aquello de que "less" es como que "menos".


Les ha costado tomar esa decisión a los dos fabricantes, que ya antes habían entrado a regañadientes en la cuestión sin espejo, con productos menores –Nikon 1 y EOS-M– que han llevado al cese en la producción del primero y a éxitos dudosos al segundo.

Mi opinión personal es que ahora, con los nuevos sistemas Z y R, tanto Nikon como Canon –por e…