Ir al contenido principal

Telecentrismo y retrofoco invertido: casi 40 años después

Resulta que Nikon decide introducir una nueva montura –la Nikon Z– para sistema de "formato completo" (24 x 36 mm) –el primer cambio radical en 59 años– y Canon hace otro tanto 30 años después de dar un hachazo a su montura FD, creando la montura EOS-R, y presentando ahora la nueva montura EOS-RF.

"Sí, Virginia, la estructura de un sensor –a la izquierda– es muy distinta de la de una película"...

Coincide que ambos fabricantes lo hacen para acceder, dentro de ese terreno del formato "Barnack", el famoso 24 x 36 mm,  ídolo de las masas, y más concretamente en el concepto de cámaras "mirrorless", que algunos comienzan a llamar "no réflex", por aquello de que "less" es como que "menos".

© Nikon

Les ha costado tomar esa decisión a los dos fabricantes, que ya antes habían entrado a regañadientes en la cuestión sin espejo, con productos menores –Nikon 1 y EOS-M– que han llevado al cese en la producción del primero y a éxitos dudosos al segundo.

Mi opinión personal es que ahora, con los nuevos sistemas Z y R, tanto Nikon como Canon –por el momento– se han vuelto a "quedar a medias", pero ese es otro tema sobre el que quizá tenga tiempo de hablar en otro post...


© Canon

Hoy, aprovechando la información ofrecida por Nikon y por Canon –racaneramente por parte de la primera y más generosamente por la de la segunda– quería hacer algunas lucubraciones personales.
Así, resulta particularmente interesante el Whitepaper" de Canon, en el que se presentan en el lenguaje más llano posible las razones que les conducen al nuevo sistema de ópticas y cámaras.

¡Ambas firmas han llegado a diversas conclusiones extraordinarias, y en base a ellas, se han convencido de que los nuevos sistemas para "formato completo" (24 x 36 mm), los Z y RF debieran ser como son por una serie de razones coincidentes!

El diámetro de la nueva montura RF es, en realidad, igual al de la anterior EF. Ocurre que –al tiempo que se añaden contactos– se modifica la forma de la pletina portadora, para dejar un paso más ancho a la luz. © Canon

Veamos los puntos principales:

  1. Una montura de gran diámetro relativo a la diagonal del formato a cubrir, ofrece mayor libertad para el diseño de las ópticas. Ello incluye, natural y principalmente, poder emplear lentes posteriores de gran diámetro en cada objetivo.
  2. Ese mayor diámetro permite –si se suma a una distancia de registro más corta– acoplar adaptadores que permitan el uso de ópticas de sistemas anteriores con capacidad para enfoque a infinito.
  3. Cuanto menor sea el ángulo de refracción –alteración de la dirección de los rayos de luz– en cada una de las lentes que componen el objetivo, menor incidencia de aberraciones cromáticas tendremos.
  4. Cuanto menor sea el ángulo de incidencia de los rayos de luz formadores de imagen al llegar al sensor, menores son las aberraciones cromáticas y el viñeteo.

Vamos, que en definitiva han "redescubierto", por un lado la obra  "Opticks: or, a Treatise of the Reflexions, Refractions, inflexions and Colous of Light" del año 1704, y por otro lado, los principios básicos del concepto del telecentrismo. También veo que han "reinventado" el objetivo retrofoco invertido, pero sobre ambas cosas os hablaré en breve.

Edición original (1704)



Reedición de 1979 ISBN 0-486-60205-2

¡Ah el telecentrismo! Sí, ese concepto óptico que puso de actualidad Olympus con su "Cuatro Tercios", cuando introdujo el primer sistema fotográfico digital concebido desde cero (1), con su cámara Olympus E-1 y la batería de objetivos Zuiko-Digital calculados bajo ese concepto. Concepto que –con ciertas modificaciones– fue trasladado hace ahora 10 años, al sistema Micro Cuatro Tercios.

Como es ya costumbre histórica, en su momento el concepto de telecentrismo fue ninguneado y sometido a la mofa y befa habitual de muchas innovaciones de Olympus, innovaciones que a la postre son "asimiladas" posteriormente por otros fabricantes... como es el caso ahora de los nuevos sistemas "no réflex" de Nikon y de Canon.

Recurramos –en el mejor sentido del término– a lo que nos dice Sidney F. Ray (2):

"Cuando se usan dos sistemas ópticos en tándem, puede utilizarse una lente de campo ("relay") para interconectarlos, no solo para que queden en un mismo plano focal, sino además para acoplar la pupila de salida del primer sistema y la pupila de entrada del segundo sistema, con muy poca pérdida de luz. Cuando la pupila de salida del segundo sistema coincide con el foco principal posterior del primer sistema, nos encontramos ante un sistema telecéntrico".

Sigamos con una segunda frase de Sidney F. Ray:

"Esta disposición se utiliza cuando es necesario que la imagen se forme esencialmente por rayos paralelos a partir de la pupila de salida, antes que por un cono de rayos de luz".

¡Vaya!... Justo lo que propone en su Whitepaper Canon como parte del desiderátum alcanzado por su nueva sistema "no réflex" EOS R.
Naturalmente que, en "Canonspeak" no se emplea la palabra "telecéntrico" de la misma manera que no se invoca a lo tonto –por si acaso, aunque se haya "retirado" el Infierno– (3) el nombre de El Maligno.

Claro que para alcanzar esa telecentricidad, estamos hablando de una suerte de "dobles sistemas en tándem", lo que en principio, supone objetivos relativamente más largos, pero sobre todo con un mayor número relativo de lentes, eso que ahora algunos vienen en llamar "elementos".

Esquema simplificado de un objetivo telecéntrico © Olympus
En este esquema simplificado, se muestra cómo –en un objetivo telecéntrico– la imagen se proyecta con los rayos casi paralelos entre sí y perpendiculares sobre el elemento sensible.


A continuación, examinemos el corte transversal del nuevo Canon RF 50 mm f/1,2:

© Canon

¡Cáspita! Cuántas lentes, y que alargado es el esquema óptico... casi parece que fuesen dos sistemas en tándem en torno al diafragma... Y con un poco de imaginación, ¿observan el grupo de lentes, el "relay",  compuesto por varias lentes por delante de segundo grupo?
Un objetivo telecéntrico "de manual", vamos....

Para no hacer este post muy largo, vamos a "saltarnos" los objetivos zoom de Canon recién presentados y vamos a echar un vistazo al Canon RF 35 mm f/1,8 Macro IS STM, un interesante objetivo de cuyo diseño Canon, en su "White Paper" se muestra particularmente orgullosa por su ingeniosidad. Acerca de ese diseño, se pone énfasis en el pequeño diámetro de la lente anterior y el grande de la posterior...

© Canon

Bien, ahora, examinemos el corte técnico del objetivo Olympus M.Zuiko Digital ED 30 mm f/3,5 macro presentado en 2016:

© Olympus
¡Ah... vaya! Bueno... en realidad, esa disposición es lo que se llama "de retrofoco invertido". No estoy en posición de asegurarlo al 100%, pero si no me equivoco, se aplicó en gran serie por primera vez en la compacta telemétrica Olympus XA del año 1979. La idea era ofrecer una óptica cuya lente posterior –de mayor diámetro que la anterior– quedase muy próxima al plano focal.

@ Valentín Sama Olympus XA. Obsérvese el pequeño diámetro de la lente frontal...

...respecto a la posterior © Valentín Sama

© Olympus
De esa forma, se conseguiría un cuerpo razonablemente compacto, sin recurrir a potencialmente frágiles sistemas retráctiles, además de ofrecer alta calidad de imagen. El objetivo F. Zuiko 35 mm f/2,8 empleaba ya –por cierto– enfoque interno para esquema de seis lentes en cinco grupos.

© Albedo Media / Valentín Sama
Estamos –ni más ni menos– que ante los principios y sistemas que ahora preconiza Canon para su sistema R en general y para su objetivo RF 35 mm f/1,8 Macro IS STM actual en particular.
Esa misma disposición, fue la adoptada por Fujifilm para el Fujinon 23 mm f/2 de su X100 del año 2010 y evoluciones posteriores.

Conclusiones

En conjunto, "resulta de consideración" que firmas importantes –pero muy conservadoras– como pueden ser Nikon y Canon, abracen ahora, para sus gamas medias/altas (que serán sus futuras altas...), conceptos tales como el del "mirrorless", el telecentrismo  e incluso el retrofoco invertido, aunque sea aproximadamente entre 13 y 40 años después de haber sido propuestos y aplicados respectivamente por otras firmas.

Eso sí: sin nombrar ni citar los mas "comprometidos" de dichos conceptos y buscando para ellos más o menos acertados eufemismos.

De los sistemas de prevención contra el polvo ya os hablé recientemente.

¡Es historia, amigos!



  1. En la Photokina de 2002, y con patente aprobada en 2005
  2. Applied Photographic Optics ISBN: 0-240-51350-9
  3. Según el Papa Francisco

Comentarios

Oscar Bejarano ha dicho que…
Muy interesante y didáctico, gracias
Valentín Sama ha dicho que…
Gracias por sus amables palbras, Óscar.
Saludos

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Una Photokina que –finalmente– podría ser interesante, o cómo esconder el polvo bajo la alfombra

Con el cambio de política de la organización de Köln Messe para la Photokina (1), más de un expositor –alguno de ellos relevante– ya ha anunciado su decisión de no participar en esta edición.

Se anticipaba una “Kina” aburrida, descafeinada, cuando pocas semanas antes de la misma, Nikon lanza sus mirrorless Z7 y Z6 para “formato completo” (24 x 36 mm), se filtra todo lo relacionado con el producto competidor de Canon en ese formato y concepto “sin espejo”, la EOS R y de repente ¡surge el rumor de que Panasonic –la originaria, hace 10 años, del concepto, en Micro 4/3– podría presentar otra mirrorless en el dichoso formato 24 x 36 mm!, formato que recordemos, no es sino un “apaño”, una solución de fortuna, obra de un buen mecánico alemán hacia 1920/1925.



No voy a hablar a fondo de productos que no solo no he tocado, sino que además –como en el caso de las Nikon Z7 y Z6 presentadas a algunos medios, al parecer llevaban el firmware…¡0.5 o 0,53! Cosa que por cierto no se han comentado en…