Ir al contenido principal

Olympus M. Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO: razones y otras cuestiones.

OM Digital Solutions (OMDS) ha publicado su nueva hoja de planificación de desarrollo de ópticas, pero... eso ya lo habéis leído de sobra en otros medios, y no os voy a hablar aquí de eso. Tampoco voy a "meter el dedo en ojo" –todavía– a los agoreros que todos conocemos: por prudencia debida, esperaré a ver cómo es esa nueva cámara que OMDS ha registrado ya, cara a su homologación electrónica, ante los organismos internacionales. En este artículo voy a reflejar más bien mi sorpresa frente que, a algunos, incluso expertos... les sorprenda que se anuncie la producción del equivalente a un 40 mm f/1.4 en formato Barnack, el "prime" M.Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO.

Ya en los años 50 del siglo pasado, Olympus ofreció los primeros 40 mm para las SLR de 35 mm de la época © Valentín Sama

De alguna manera, hace tiempo que se estableció considerar "focal estándar" o "normal" de un objetivo, a la más aproximada a la diagonal del formato a cubrir (1).

Recordemos, antes de seguir adelante, que la diagonal del formato Four Thirds, común a las Micro Cuatro Tercios, es de 22,5 mm teórica (13,5 x 18 mm) y 21,64 mm práctica (13 x 17,3 mm útiles). Por eso, en general, hablamos de una diagonal de 22 mm  –el promedio– para el Micro Cuatro Tercios.

Así, por ejemplo, la diagonal del famoso formato Barnack de 24 x 36 mm –mal llamado "full frame"– es de 43,266 mm. Y sin embargo, desde la propia concepción del formato –en realidad una solución de fortuna– se considera como focal estándar la de 50 mm. ¿Por qué?

Dos razones fueron fundamentales:

  1. Mayor facilidad de cálculo, diseño y producción: una óptica de focal de 50 mm ofrecía mejor iluminación periférica (ley del coseno), y requería menor numero de lentes que una de 40 mm o 35 mm. A la sazón las capas antirreflejantes, bien no existían, bien eran muy simples, por no decir primitivas. Incluyo aquí a las primeras cámaras Leica, telemétricas o no. Estamos hablando de 1925.
  2. En las cámaras réflex para película de 35 mm –a partir de 1936– existía una dificultad adicional: En ópticas hasta f/4 o f/3,5 se podía bajar a duras penas a los 40 mm o incluso –pisando la cuerda floja– 38 mm de focal (2), pero para llegar a un f/2 por lo general había que subir hasta los 55 o 58 mm. La razón no era otra que el mayor número de lentes (elementos) necesarias para esa luminosidad, suponía un choque inevitable entre la lente posterior del objetivo y el espejo de la cámara. La focal algo más larga ofrecía la separación necesaria. No fue hasta el desarrollo de las ópticas retrofoco por parte de Angénieux que se pudo trabajar con ópticas de 35 mm y más cortas con esas cámaras réflex y el espejo funcional.
A esta distancia de la superficie de la lente posterior de un Meyer-Optik Görlitz Primoplan 58 mm f/1.9 pasa el borde del espejo de una Exakta © Valentín Sama

Los primeros objetivos de focal menor de 38/40 mm para cámara réflex monocular destinada a película de 35 mm fueron los retrofoco R1 35 mm f/2.5 de Pierre Angénieux: el ecosistema angular había cambiado para siempre. © Valentín Sama

Pero bien... no quiero apartarme demasiado del tema. Para las cámaras "despejadas" o "mirrorless", no existe el problema del movimiento del espejo, y la distancia de registro queda mucho más libre.
Desde el punto de vista del concepto de la relación diagonal/focal, parece claro que la focal más lógica para el formato Barnack seria la de 40 mm antes que la –establecida– de 50 mm. Y sin embargo, los objetivos de 40 mm de focal, se consideran una "rareza",  una suerte de especialidad, si bien existen muchos más modelos de lo cabría pensar en un primer momento: la mayor parte de los fabricantes disponen o han dispuesto de uno de ellos en sus catálogos. De hecho, hoy mismo Nikon ha anunciado uno...

Unos –muy pocos– ejemplos de distintas épocas y monturas, pero todos para 24 x 36 mm (Barnack): Canon EF 40 mm f/2.8 STM; Contax Zeiss Tessar 40 mm f/2.8; Konica Hexanon 40 mm f/1.8; Leica Summicron-C 40 mm f/2; Nikkor Z 40 mm f/2 (anunciado hoy mismo); SMC Pentax-DA 40 mm f/2.8 Limited, Sony FE 40 mm f/2.5 G; Voigtländer Ultron 40 mm f/1.4... e incluso hubo un muy raro Voigtländer Ultron 40 mm f/2 SL Aspherical para Olympus OM. Así, podríamos complementar una lista de un largo interesante siguiendo el abecedario... ¡pero, por supuesto, también Olympus jugó en esa liga! Y muy temprano; décadas antes que todos los más arriba indicados.

Dos raras versiones de un muy raro objetivo: Olympus Zuiko C. 4 cm f/3.5 en montura para Exakta. Hacia 1950. Al parecer sólo se fabricaron 500 unidades. © Valentín Sama

El Olympus Zuiko C. 4 cm f/3.5 montado sobre una Exakta VX II: la pasión por lo reducido y exquisito, ya estaba presente © Valentín Sama

Como vemos, ya desde muy pronto –hace ya unos 70 años– Olympus comenzó ofreciendo la focal de 40 mm para las SLR de 35 mm y seguro que a estas alturas de artículo sabíais que íbamos a llegar hasta el OM Zuiko Auto-S 40 mm f/2, un objetivo de tipo casi-pancake que –con el tiempo– se ha convertido en un objeto de deseo.

El raro Zuiko Auto-S 40 mm f/2 sobre una poco común OM-1 negra © Valentín Sama

El Zuiko Auto-S 40 mm f/2 no sólo es muy compacto, sino que además incorpora refinadas protecciones posteriores para evitar reflejos en la cámara oscura del espejo, sobre todo cara al uso con las OM-2, OM-3 y OM-4 con medición TTL en tiempo real © Valentín Sama

Por todo lo anterior, no debería sorprendernos en absoluto que OMDS anuncie el M.Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO, un objetivo equivalente en ángulo de toma a un 40 mm, ahora con la alta luminosidad de f/1.4. Y ello a pesar de que, quizá para seguir "la norma", Olympus nos ofrece actualmente tanto el M.Zuiko Digital 25 mm f/1.8 como el espectacular M.Zuiko Digital ED 25 mm f/1.2, ambos equivalentes en Barnack a 50 mm.

De hecho, recuerdo, en fechas anteriores a la presentación de la Olympus PEN-F digital en 2016, ya "en el secreto" de parte de sus características, haber comentado a ingenieros –y otras personas– de la firma, que ..."sería una buena ocasión para presentar simultáneamente un "prime" f/1,4 en focal estándar, y además en "edición limitada", en estuche y con parasol y tapas con logos especiales"...

Evidentemente no se hizo así, y se presentó el M.Zuiko Digital 17 mm f/1.8, un muy buen objetivo, equivalente a un 34 mm en Barnack, pero que –en mi opinión… carece del atractivo que merecía la cámara, y ello debido al muy reducido diámetro de su lente frontal. La estética –no sólo la técnica– es muy importante.
Pienso que la nueva óptica "estándar" f/1.4 de OMDS es la que se debía haber presentado en aquel momento, pero bienvenida sea ahora. Pero, de entrada, estimo algún que otro caveat... veamos.

"Render" del futuro M.Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO sobre una OM-D E-M5 Mark III © OMDS

En este tipo de "imagen", que no fotografía, las firmas –y Olympus no se libra de ello– nos suelen ofrecer perspectivas más bien engañosas. Cierto es que todavía son objetivos de dimensiones y acabados sin determinar (tbd), pero, muy pequeño no parece. Veo otra cuestión más: todos los últimos objetivos de la serie PRO (salvo el 150-400 blanco) se vienen presentando exclusivamente en acabado negro, y –de nuevo en mi opinión– el nuevo objetivo debería ofrecerse en "plata" también. En cuanto a la estética de la parte frontal... vaya. Pero es pronto. Esperemos.

¿Objetivo zoom o focal fija?

Los objetivos zoom ofrecen la ventaja indudable de su versatilidad ya ampliamente demostrada, acompañada ya hoy día por una calidad de imagen espectacular. No obstante, en términos de peso y compacidad, la cuestión es más discutible. Comparemos "tres focales" de 17 mm, más abajo:

Todos a la focal de 17 mm. Frente a una apertura máxima de f/4, el más pequeño nos ofrece un valor de f/1.8. Algo a considerar adicionalmente. © Valentín Sama

Cuarenta milímetros: una bella e incomprendida focal

Fotografiar con el ángulo de toma tan... especial, precisamente por ser tan natural de las ópticas de 40 mm o equivalentes, es algo que deberían probar todos los fotógrafos. No es ya "angular" como el 35 mm, pero no es tan "tele corto" como el 50 mm. Es perfecto.
Lógicamente, podemos ajustar esa focal o equivalente en uno de nuestros objetivos zoom polivalentes, pero nada que ver con la compacidad, ligereza y posible luminosidad de una focal fija, que además, nos hará pasar más desapercibidos.
¿Será este uno de los objetivos de dotación –o el principal–  de la nueva "Wow camera" que OM Digital solutions ha anunciado para 2022? Veremos...

En todo caso, pienso que es un acierto que OMDS incorpore a su catálogo el nuevo M.Zuiko Digital ED 20 mm f/1.4 PRO.
Cosa bien distinta es que tenga éxito comercial. Todo depende del precio, sus características técnicas finales –peso, dimensiones– y, "last but not least", de lo que cuiden los responsables de la firma su promoción: lo ocurrido con el M.Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO no parece un buen ejemplo-
¡Ah!, insisto: un acabado especial, ayudaría. Al tiempo.


(1) Formatos panorámicos y atípicos aparte. Por otro lado, nunca he estado de acuerdo con el mantra de "objetivos de 50 mm: el ángulo normal de visión del ser humano", pero es otro tema.
(2) En 1939 se comercializó el Som-Berthiot Olor 38 mm f/5.7 en montura Exakta. El objetivo de focal más corta compatible con el movimiento del espejo de las SLR de 35 mm de la época.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los "carretes de 120 mm" no existen...¡idiota!

Sitios web, buenos fotógrafos, e incluso profesores... nos hablan en [demasiadas] ocasiones de "rollos de 120 mm" para referirse a los rollos 120 de película que podemos adquirir para nuestras cámaras y respaldos de formato medio. Pero, vamos a ver... ¿cómo es posible que sobre esos rollos de 12 cm (120 mm) sólo podamos hacer tomas de un alto máximo de 6 cm nominales? Pues la respuesta es muy sencilla: porque los rollos de 120 mm no existen... ¡idiota! (1) . ¿Existen los rollos de "120 mm" (12 cm)? © Valentín Sama En la imagen, frente a la caja de película "de 120 mm" (*) , aparecen películas en los formatos 118, 120 (en el centro) y 127. A notar, la bobina con núcleo de madera original del año 1901 y una moderna de plástico actual: la compatibilidad con las cámaras actuales y las de hace 120 años es –como veremos– absoluta. Kodak, que durante casi un siglo fue dominante en casi todos los ámbitos fotográficos, estableció –sobre todo en los

Olympus M.Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO.: prueba técnica (I)

En sentido estricto quizá fuese lícito afirmar que esta nueva óptica –avanzada ya en la hoja de ruta de la firma hace meses– es el primer producto presentado ya bajo el paraguas de la nueva empresa «OM Digital Solutions» (OMDS), ya que el M. Zuiko Digital 150-400 mm ED f/4.5 TC 1.25X IS PRO había sido presentado anteriormente.  © Valentín Sama S Zuiko 28-48 mm f/4 del año 1981 © Valentín Sama Así, este nuevo Olympus M. Zuiko Digital ED 8-25 mm f/4 PRO  sigue la tradición de Olympus –desde los tiempos de las OM fílmicas– de ofrecer a sus usuarios una óptica que tenga el recorrido desde un angular hasta la focal considerada desde hace tiempo como «estándar»: la más aproximada a un 50 mm equivalente para el formato Barnack (24 x 36 mm). Un ejemplo de ello era el S Zuiko 28-48 mm f/4  del año 1981 cuya prueba muestro en este mismo blog. Eso sí: cubrir un formato Cuatro Tercios, notablemente menor [13,5 mm  x 18 mm útiles] al del formato Barnack –unido a las tecnologías actuales– permite

El Mundo Leica pierde al gran Erwin Puts, definitivamente

No hay artículo sobre Leica que haya escrito yo para el que –antes y durante– no haya consultado con alguno de los libros o escritos de Erwin Puts , probablemente el mayor experto en la marca y entusiasta usuario que jamás haya existido. © Valentín Sama Ahora ha fallecido, a los 77 años de edad, «tras una breve enfermedad», y según su buen amigo Don Morley, ...«Erwin se sintió devastado hace unos meses cuando le diagnosticaron su enfermedad, al tiempo que le comunicaban que no existía cura alguna para la misma.» Ignoro si ese aldabonazo influyó o no en su decisión de «abandonar el Mundo Leica» hace no tanto, pero me inclino a pensar que –Erwin, siempre leal– la tomó de forma independiente y probablemente (en 2019) con anterioridad. Poco más puedo añadir yo al sentido artículo de Don Morley en MACFILOS, salvo reiterar mi admiración y mi agradecimiento por ser mi guía en todo lo relacionado con Leica. A nuestra derecha, Erwin Puts. No he podido localizar la autoría de esta imagen web,