Ir al contenido principal

Leica Summilux-M 35 mm f/1.4 ASPH.: mejoras mecánicas

Leica presenta una nueva versión de su Summilux-M 35 mm f/1,4 ASPH.,  con interesantes mejoras mecánicas. 

© Leica Camera AG

La más llamativa es la distancia mínima de enfoque, que pasa de ser de 70 cm a 40 cm, con un giro del aro de enfoque de 176 grados desde infinito (*). A ello se suma un –corto– parasol incorporado extensible por giro del mismo –circular, claro– y un nuevo diafragma de 11 palas en lugar de las 9 del anterior. Según la firma, número y forma de las palas supone una mejora apreciable en el bokeh.

© Leica Camera AG

Puesto que el sistema telemétrico de las Leica M sólo acopla hasta los 70 cm de distancia, más de uno se puede preguntar acerca de la utilidad de esos nuevos 40 cm de distancia mínima...

© Leica Camera AG

La razón más evidente viene de los portavoces de Leica: mediante el Live-View que ofrecen los sensores CMOS de las Leica-M digitales actuales podemos encuadrar y enfocar con precisión en esa gama de distancias, y más si nos apoyamos en um Visoflex moderno. También sugieren el uso de la aplicación Fotos.

Por mi parte, veo algunas pocas razones más. Una de ellas sería la utilidad de esa gama ampliada de rango de enfoque en una posible e hipotética futura Leica-M «de visor electrónico».

Otra adicional es, por supuesto, la posibilidad de usar –mediante adaptador– las ópticas Leica-M sobre las «despejadas» de la firma, de la serie SL, pero quizá, también, que existen usuarios empleando estas altamente perfeccionadas ópticas sobre otras cámaras, como puedan ser las Sony de las series 7 y 9 (abajo).

© Valentín Sama

Ajuste macro en una Leica Q2 © Valentín Sama

De todas formas, tengo la impresión de que –para esta nueva versión del Summilux-M 35 mm f/1,4 ASPH.– Leica debe estar empleando una tecnología anteriormente disponible: la que permite pasar al mayor rango de distancia mínima de enfoque de las Leica Q2... ¿por qué no aprovechar el diseño y utillajes disponibles?

El diseño óptico permanece inalterado –9 lentes en cinco grupos, con una superficie aesférica– al igual que la rosca para filtros de Ø 46 mm (E46). El diafragma, cierra hasta f/16 con ajustes de medios clics.

Aproximadamente 486 mm3 de alta precisión © Leica Camera AG


El peso indicado es de 338 gramos para un Ø de 58 mm y un largo de 46 mm.

Las nuevas versiones, negro (11726) y «plata» (11727) sustituirán a las anteriores (11663 y 11675) según se vayan agotando los stocks.

Actualizado: en cuanto al precio, será muy similar a de la versión anterior: 5.895 € para la versión «plata» y 5.695 € para la versión negra. Es de suponer que los stocks anteriores remanentes –serán pocos– se ofrezcan con alguna reducción.

(*) Tal como me hace ver mi amigo Augusto Liger, y experto en Leica, al estilo del APO-Summicron-M 35 mm f/2 ASPH.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Olympus OM-1: de OM SYSTEM

A media mañana del día  24 de junio de 2020 recibía yo una llamada confidencial: ¡en breves horas se haría público que Olympus se desprendería de su división de cámaras, objetivos y accesorios fotográficos! Cuando ya fue noticia la venta de esa división a la empresa japonesa JIP, pronto toda clase de titulares –entre lo catastrófico y lo amarillista– aparecieron «certificando» la defunción de la marca y el cese en la producción del sistema Micro Cuatro Tercios (MFT) por parte de la firma. Ello, incluso en algunos medios «especializados». No en mi caso, desde luego. Hoy «OM SYSTEM» , heredera de la marca a través de OM Digital Solutions (OMDS), tras incorporar al sistema al menos tres ópticas notables ad interim, presenta el modelo de cámara de alta gama prometido desde un principio. Y lo hace –mire Ud. por dónde– luciendo no sólo la marca OLYMPUS en su frontal , sino además bajo el simbólico nombre de «OM-1» , el del primer modelo (1) comercializado por la firma dentro del sistema

Sobre el disparatado precio de la película en color

A lo largo de las últimas semanas el precio de las películas en color ha alcanzado niveles que se me antojan difíciles de asimilar. Kodak ya había anunciado hace meses una subida y Fujifilm, por su parte, ya nos tenía acostumbrados a su doble política: primero la de subir precios y después el cese de producción «por baja demanda» de determinadas referencias, y no sólo de color. Los aranceles de importación tienen un gran protagonismo en los precios a nivel europeo. A continuación, os aporto algunos datos, seguidos de mis lucubraciones al respecto. © Valentín Sama Primero, unos precios «actuales». De los más «baratos» encontrados online/tienda física. En ocasiones puede encontrarse alguna diferencia a la baja –casi siempre en una fecha de caducidad al límite– pero también algunas más altas. Excluyo películas de «submarcas», por razones que explico más adelante en el apartado (1) . La muestra si bien no es completa ni mucho menos al 100%, representa lo que puede adquirirse en una buen

Leica M11: a prueba

Leica presenta su rumoreada M11 , una telemétrica que se ubica plenamente dentro de la saga de las Leica M. Dos son sus rasgos novedosos fundamentales: un sensor retroiluminado (BSI) de 60 Mpx. , que ofrece dos resoluciones adicionales a 36 Mpx. y 18 Mpx., operando en modo «pixel binning» y una nueva base de cuerpo «tipo Q2» que abandona la clásica tapa separable que acompañaba a las telemétricas de la firma desde aproximadamente 1925. © Valentín Sama Rojo A ello se suma un puerto USB-C para control por cable («tethered») y la astuta disposición de una memoria interna de 64 Gb, capaz de operar como «una segunda ranura» adicional a la simple disponible para albergar una tarjeta SD. Por lo demás, la M11, sería casi idéntica en formas y configuración a las últimas Leica M 10-R y Leica M 10-R Monochrom. © Valentín Sama Durante unos pocos días he tenido la oportunidad de probar una unidad de M11 dotada ya del firmware final «autorizado» de la nueva producción de Wetzlar, el 1.2.0.0  (1